Nueva ciudad, nuevos hábitos

Lo he dejado caer en alguna ocasion, pero por si acaso, nos hemos mudado!!!

Y no, no os preocupéis que no os voy a contar las mil y una historias de una mudanza, aunque ya seamos unos expertos en cambiar cosas de sitio, siempre nos pasa más de una y más de dos! Pero por si tenéis mudanza a la vista, sólo un consejo rápido: haceros con el teléfono del chino más cercano!

Desde que estanjanito fue bebe que ha crecido en una casa y un pueblo a las afueras de Santander, en algun post, ya dije que mi hijo era un niño de pueblo, y es que de muy pequeno, lo de las aglomeraciones no era lo suyo y le han tirado mucho los tractores, tanto que se pidió uno para reyes!

Ahora, varias circunstancias nos han hecho trasladarnos, y encontramos un piso muy mono en una pequeña ciudad más cerca de Santander, pero sin la aglomeración que representa una ciudad capital. Un término medio, vamos. Y la verdad es que yo por el momento estoy muy contenta. Bueno, mi marido dice que yo sería feliz hasta en una cueva si me tocaba vivir en ella, y es que soy la optimista por excelencia y una happyflower.

Pese a que todo tiene sus pros y sus contras. Vivir en una pequeña ciudad me hace recordar la ciudad donde me crié. (aunque en su momento disfruté de vivir en barcelona capital, nunca viví en el centro) Y me siento doblemente feliz porque puedo ahorrar y ser sostenible, además de tener todo a mi alcance.

He recuperado el andar a todos sitios, el coche sólo lo uso para ir a currar y a según que sitios. Pero cuando llego a mediodía, aparco el coche y uso mis lindas patitas. Me voy a buscar al peque al cole andando (a 20 minutos), vamos de paseo, nos paramos en alguno de los parques que nos rodean, a merendar y correr, nos vamos a comprar si toca o a ver cositas, y para casa.

El echo de poder salir en cualquier momento, no tener que organizarme, a ver… “espera si tengo que comprar o necesito algo…”. Es una relajación!

También he recuperado la cultura del carrito de la compra, me compré uno lila monísimo y así ni cargo peso ni gasto bolsas de plástico y voy más contentaaa!

Los paseos nos hacen bien, nos toca el aire y el sol, que mi madre siempre decía que tenía vitaminas, y ahorramos. Porque además hacemos compra en las tiendas de barrio y así ayudamos al pequeño comerciante. Estamos todavía descubriendo fruterías y carnicerías y hemos reencontrado el sabor a los tomates, sobretodo, para hacer un buen “pa amb tomàquet” que en casa hay la mezcla de tradiciones.

Así que si ves una tonta riéndose con un carrito lila y un niño guapisimo cerca de santander puede que sea yo!

Anuncios

Acerca de estanjana

Soy estanjana, mama de un niño de 6 años (estanjanito), de una niña de 1 año (estanjanita), trabajaba como arquitecto técnico (ahora emprendedora), y estoy rejuntada con estanjano (compañero incansable de viaje). Catalana de nacimiento y cántabra de adopción. Me gusta viajar, leer, la fotografía, el cine, internet, soy asidua de foros, facebook, twitter y por supuesto de los blogs Ver todas las entradas de estanjana

Estanjanucos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: