Ahorra: Quítate los zapatos

Y diréis :”¿qué dice esta de ahorro y zapatos?”

No me he vuelto loca (todavía, no). Pero igual sí se me va un poco la pinza, ya veréis… Os cuento:

En casa de mis padres siempre fue costumbre que según llegábamos, nos quitábamos los zapatos y cada uno se iba a su habitación a cambiarse de ropa. Es un hábito que cogimos desde muy pequeñas, mi hermana y yo, y que yo he seguido desde el día de hoy. Bueno, casi todo, porque lo de cambiarse, a veces, se me hacía imposible cuando estanjanito era pequeño, así que al final me cambio después de cenar, pues según llego intento hacer el máximo de cosas para poder tumbarme con mis hombres casi después de cenar.

Por suerte, estanjano tenía la misma costumbre. Así que en casa, según llegamos, lo primero que hacemos es quitarnos todos los zapatos, y digo todos, porque estanjanito ya ha cogido el hábito. Y qué conseguimos con ello?

Bueno pues varias cosas relacionadas con el ahorro:

1- Ahorramos en limpieza. Quitarse los zapatos en la entrada (o en su defecto pasillo)nos ayuda a ahorramos en tiempo de limpieza, porque la suciedad de la calle se deja en la entrada. Vale, a muchos les dará igual, pero la encargada de la limpieza estará más encantada si en vez de tener que limpiar mañana y noche, debe dedicar menos tiempo a ello.

2- Ahorramos en suelos. Sí, aunque parezca una tontería, las zapatillas de andar por casa rozan menos el suelo (sobretodo en tarimas) y se cuida más, al cabo de los años no habrá que cambiarlo o arreglarlo, pues, sobretodo los tacones, suelen crear problemas. Es un ahorro a largo plazo, pero cualquier ahorro, por pequeño que parezca es bueno.

3- Ahorramos en ruido. Qué no es importante este punto? Bueno, pregúntadselo al vecino de abajo, a veces, una tontería nos hace más agradable la estancia, tanto a nosotros como a nuestros vecinos, si todos mirasemos un poco más por los demás, todos iríamos mejor. Y el ahorro acústico es algo en auge, que aunque se tenga en cuenta en nuevas construcciones, en las anteriores al CTE (Código técnico de la Edificación) no se tenía en cuenta.

4- Ahorro en olor. Bueno,  reconozco que este punto está cogido con pinzas. Pero descalzarse es bueno para nuestros zapatos y nuestros pies. El pie respira y ahorraremos en olor, al no encontrarse tanto tiempo encerrado en un zapato.

Y… hoy hasta aquí la ida de olla, vosotros qué pensais? También lo hacéis? Encontráis otro punto de ahorro?

Anuncios

Acerca de estanjana

Soy estanjana, mama de un niño de 6 años (estanjanito), de una niña de 1 año (estanjanita), trabajaba como arquitecto técnico (ahora emprendedora), y estoy rejuntada con estanjano (compañero incansable de viaje). Catalana de nacimiento y cántabra de adopción. Me gusta viajar, leer, la fotografía, el cine, internet, soy asidua de foros, facebook, twitter y por supuesto de los blogs Ver todas las entradas de estanjana

7 responses to “Ahorra: Quítate los zapatos

  • Laura

    jjajaja te entiendo perfectamente! Yo también tengo esa costumbre desde pequeña, a mi marido se la estoy pegando y a mi chiquitin por descontado 🙂

    Me gusta

  • Princesafol

    Aqui también lo hacemos, los zapatos fuera según entramos y la ropa muchas veces 🙂

    Me gusta

  • Diana

    Es vital y además ahora que vivo en medio de un desierto (el de Sonora, en México) es una costumbre que NECESITAMOS empezar a tener porque la casa se llena mucho de polvo y arena a pesar que esté pavimentada la calle o vayas del coche al centro comercial, así que es algo que haremos, desde luego que sí.

    Me gusta

  • arual

    Mi hijo siempre lo hace y no es porque se lo haya enseñado, le sale natural, pero con tu reflexión mi marido y yo creo que nos apuntaremos a la idea, además tenemos parquet y con lo caro que es renovarlo vale la pena conservarlo bien.

    Me gusta

  • estanjana

    Me alegro mucho de tal seguimiento! voy a convertirme en guru del ahorro!! jejeje
    Gracias chicas ya me contáis que tal os va a las que lo pongáis en práctica

    Me gusta

  • Susana

    Calla, calla, no me nombres el tema….
    Lo primero que hago cuando llego a casa (salvo a mediodía, pero porque salgo de nuevo en una hora) es cambiarme de ropa y POR SUPUESTO quitarme los zapatos y ponerme unos piales. Pero no consigo que mi señor esposo copie la costumbre. Él llega a casa de trabajar (a las 2-3 de la tarde) y se pone ropa de calle porque claro, a la noche tendrá que sacar a la perra. Alucinante, verdad? Pues eso.
    Eso sí, lo que tengo clarísimo es que cuando tengamos niños será lo primero que aprendan.

    Abrazos.

    Me gusta

  • Rebe

    Jajajajaja

    Nunca había ni de lejos llegado a esta conclusión. Desde pequeña en mi casa hemos tenido la misma costumbre y ahora en la mia la mantenemos. Nada más llegar nos quitamos los zapatos y yo me pongo el pijama (me da igual las veces que me tenga que cambiar) pero yo en casa no se estar con ropa de calle. A las niñas no las cambio hasta por la noche, claro, porque si no seria un caos.

    Lo cierto es que me parece un poco asquerosito estar en casa con los zapatos, se pisan pises y porquería devetetuasaberdonde

    Un abrazo

    http://Www.disfrutandojuntos.blogspot.com

    Me gusta

Estanjanucos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: