Sigo recordando ese día

Ahora mismo tengo a varias amigas embarazadas. Y siempre que estamos a la espera de que alguna nos informe porqué está de parto no puedo evitar tener flash backs de mi parto y de las horas previas.

Sigo recordando las primeras contracciones a las cinco de la mañana, intenté relajarme y volver a dormir pero después de media hora me levanté porque eran muy molestas. Recordaré siempre esos momentos cuando escuché “la música de los dioses” para relajarme, me tomé un vaso de leche a la luz pequeña del salón, sentada en ese sofá marrón en el que tantas veces me acomodé con mi barrigón.

Sigo recordando la ropa que llevaba (las dos veces que fuimos con horas de diferencia), unos pantalones beig de embarazada que, porque no decirlo, me hacían un culito monísimo, me los tuve que cambiar al llegar a casa porque del tacto sangré un poco.

Sigo recordando que me apoyaba en todas las mesas que encontraba mientras esperaba, y hacía girar mis caderas con las contracciones, era tan instintivo.

Sigo recordando mi fustración cuando me mandaron a casa porque por muchas contracciones que tenía no estaba de parto, sólo eran las previas.

Sigo recordando la ducha templada que me di al regresar, consejo de una enfermera al ver mi cara de ahoraquéhago?

Sigo recordando el vaso de leche que me preparé después y que nunca llegué a terminar porque llegaron las contracciones verdaderas y muy seguidas.

Sigo recordando como respiraba en las contracciones cogida de la agarradera del coche de mi cuñado y como estanjano y él me iban mirando desde los asientos delanteros.

Sigo recordando la habitación de dilatación donde rompí aguas a medio camino del baño a la cama. Como de seguidas venían las contracciones que no me dejaban remonerme.

Sigo recordando a estanjano sentado al fondo de a habitación y el sonido de los latidos del corazón.

Sigo recordando como se sorprendió la matrona cuando ya estaba dilatada y hacía poco más de tres horas que estaba de tres cms justos.

Sigo recordando a estanjano decidido a entrar al paritorio, a su mano en mi espalda cuando yo apretaba al empujar con cada contracción y que sentí gracias a la poca epidural que me pusieron.

Sigo recordando el momento exacto en el que sacaron a estanjanito y me lo pusieron encima; sigo sintiendo la alegría y felicidad que nos embargaba y la cara de estanjano.

Y ahora estamos aquí, todas las amigas unidas por velas que nos dan esperanza y le mandan fuerza a una mujer que espero que no tarde mucho en tener a su bebé entre sus brazos.

Espero que cada una de esas mujeres recuerde sus partos como yo recuerdo el mío.

Anuncios

Acerca de estanjana

Soy estanjana, mama de un niño de 6 años (estanjanito), de una niña de 1 año (estanjanita), trabajaba como arquitecto técnico (ahora emprendedora), y estoy rejuntada con estanjano (compañero incansable de viaje). Catalana de nacimiento y cántabra de adopción. Me gusta viajar, leer, la fotografía, el cine, internet, soy asidua de foros, facebook, twitter y por supuesto de los blogs Ver todas las entradas de estanjana

2 responses to “Sigo recordando ese día

Estanjanucos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: