Mamá ya no baila

“Aquí estoy un día más. Encerrada entre estas cuatro paredes que hoy se me hacen desagradables. Contando las horas y los minutos que faltan para marcharme desde que entro por la puerta. Aquí donde trabajé feliz, donde eché horas y sueños, donde venia feliz a trabajar. Ahora se me hace durísimo el levantarme todos los días y vestirme para volver a encerrarme entre estas paredes y contar las horas, los minutos y hasta los segundos para volver a casa. No estoy a gusto, siento que soy un preso esperando la horca. No se cuanto más podré aguantar, levantándome un día tras otro para encerrarme a contar las horas entre estas paredes que se me caen encima mientras estoy aquí.  Cuando suena el despertador tengo ganas de llorar, de rabia por tener que encerrarme de nuevo, esclava de la incertidumbre de cuanto tiempo voy a permanecer aquí y cuando llegará el día de mi condena. Condena o liberación, porque más condena que la incertidumbre no será. Me espera la libertad, un futuro que no se donde me llevará pero libre de estás paredes de incierto. Podría sentirme mejor, podría pensar que me pagan para pasar las horas, podría verlo diferente pero no valgo para eso, necesito sentirme útil, productiva y no pensar que estaría mejor en casa poniendo lavadoras o limpiando el parqué. Por lo menos aquí no tengo que mirarle, ni sentirme culpable por todas las cagadas continuas que me echa en cara como un padre que quiere educar a sus hijos con severa disciplina.
No lo soporto, no soporto nada de mi vida. Como puedo levantarme todos los días para vivirla? Mis hijos, ellos son el motor que me empuja diariamente a seguir, si no fuera por ellos ya me hubiese abandonado a no vivir.
Quiero cambiar, cambiarme a mi misma y volver a ser joven, este cuerpo y esta mente han envejecido drásticamente desde hace meses, lo que se me hacen años, un letargo que no ve fin.
Tendré que empezar por cambiar algo, pequeño aunque sea, mi vestimenta o maquillarme, hace tiempo que no me maquillo, si no es por tiempo es por vagancia o porque siempre hay algo mejor que hacer que dedicarme a mi. Mi, yo, ya no se que es eso, soy un nosotros, una familia, un tu, un los niños, la madre de… Ya no soy yo, mujer a la que mirar, que fascina con sus andares sobre tacones, en vestidos bonitos, lista y admirada por su inteligencia, soy otra, una persona gris que apenas se mira en el espejo y que cuando lo hace no le gusta lo que ve, la imagen que percibe es de una mujer vieja de espíritu y fea de mirada.
Cambio, qué puedo cambiar?…”(continuará)

(parte del libro “mamá ya no baila” que he escrito y aún no he publicado, espero te guste)

Anuncios

Acerca de estanjana

Soy estanjana, mama de un niño de 6 años (estanjanito), de una niña de 1 año (estanjanita), trabajaba como arquitecto técnico (ahora emprendedora), y estoy rejuntada con estanjano (compañero incansable de viaje). Catalana de nacimiento y cántabra de adopción. Me gusta viajar, leer, la fotografía, el cine, internet, soy asidua de foros, facebook, twitter y por supuesto de los blogs Ver todas las entradas de estanjana

Estanjanucos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: