Archivo de la categoría: abuelaestanjanito

Feliz día de la madre

Primero de todo, felicidades a todas las mamás y las que lo serán en breve!
Segundo, me felicito a mi misma porqué es mi primer día de la madre siéndolo por partida doble y la felicidad es máxima.
Tercero quiero felicitar a mi madre y mi abuela que desde el cielo nos protegen.
Y finalmente quiero darles las gracias, sobretodo a mi madre:
“mamá, gracias por protegerme cuando era un bebé indefenso, gracias por darme alimento y quererme.
Mamá, gracias por educarme y enseñarme valiosas.   Cuando era pequeña.
Mamá, gracias por escucharme y apoyarme en mis decisiones cuando ya era adulta.
Y gracias por seguir protegiéndome desde el cielo ahora que soy madre”


Se murió el pez

Ayer en casa pasó algo triste que me ha hecho pensar como enfocar varias cosas.

Ayer nuestro pez, naranjito, nos dejó, se murió. Después de casi cuatro meses con nosotros decidió dejar de respirar y traumatizarnos a todos un poco.

Y ha sido la primera vez que he tenido que explicarle directamente la muerte, tema que nos plantea siempre dudas de como enfocar el tema en niños pequeños.

Le dijimos que dejó de respirar y se murió, papá quiso optar por decirle que estaba en el cielo de los peces. Estanjanito preguntó qué había en el cielo de los peces: “¿Más peces muertos?”

La muerte es un tema que no se puede eludir, hay que responder a sus preguntas sin que parezca un tabú, para que los niños se puedan enfrentar a ello, lo que más miedo les da es no tener información.

Pero yo no me esperaba lo que vendría después, una vez en la habitación, ya para dormirse, estanjanito repasó las fotos de nuestro árbol familiar, y habló de mi abuelo, de su bastón, que tenemos nosotros, y me preguntó si no lo necesitaba. Como anteriormente, estanjanito había dicho que mi madre estaba en otro planeta, decidí en milésimas de segundo, que mi abuelo también estaba en ese planeta. Terminamos los dos echando la lágrima, estanjanito porque quería ver a su “besavi” (bisabuelo) y me preguntaba porqué se fue a otro planeta y si ahí no necesitaba bastón. Le conté que se había puesto muy malito y se había muerto, creo que la palabra muerto es de vital importancia aquí, y que ahora estaba en otro planeta al que sólo se iba pero no se volvía, y que ahora ya no estaba malito y no necesitaba su bastón.

Podría haber optado por decirle lo del cielo, pero con la imaginación de mi hijo me da que se pensaría que les ves mirando el cielo o vete tú a saber, y cómo ya hace tiempo que dijo lo de mi madre pues preferí seguir con la historia del planeta.

¿Como explicarles la muerte? Si es algo que ni nosotros mismos sabemos, a veces, como aceptarlo. El más allá, la recarnación, la nada,… cada uno creerá en algo, pero si otras cosas se las endulzamos un poco, porqué no la muerte? Ya irán siendo mayores y irán preguntando, no creo que haya nadie de 40 años que crea que se van al cielo. Otra cosa es la creencia religiosa que asocia el más allá, pero que no es algo físico como el cielo o las estrellas.

Como decía mi madre, no sabemos qué hay más allá de la muerte porque nadie ha vuelto para contarlo. Así que cada uno que crea lo que quiera no? Yo todavía ando pensando en qué creer, depende de la época pienso que nos respaldan, que nos miran desde las estrellas, que no hay nada pues el alma muere con el cuerpo, pero lo más bonito es que viven en nuestro recuerdo, y eso sí lo tengo claro.

Di gracias porqué estanjanito no siguió preguntando por las fotos, pues entre muertos, desaparecidos y que viven lejos, lo tenemos claro.


Porqué llegó Navidad…

Un árbol verde lleno de bolas azules, de adornos rojos y dorados, algunos hecho a mano y una estrella arriba de todo haciendo equilibrios para no caerse. El salón está embargado por la magia de la navidad, luces, postales de años anteriores, el saco de papá noel hecho hace más de diez años por mi abuela y que sigue parece nuevo, los villancicos de fondo llenando el silencio del ocaso. Esos villancicos que años atrás llenaban la casa de mis padres, cerrando los ojos me transportan a esos tiempos a los que echo de menos, aunque me siente feliz de tener mi propia familia, de ser madre de un maravilloso hijo que se emociona descubriendo los secretos que trae esta época.

A veces, me enojo por no poder compartir mis dos vidas y recuerdo esos momentos pasados iluminados por un dorado rebosante de felicidad, una lágrima y una sonrisa, la tristeza por no poder compartirlo con mi hijo y la felicidad egoista por haberlo vivido. Veo un bigote, unas gafas, un bastón, unas arrugas y unos rizos, veo tres generaciones juntas compartiendo mesa, risas, sueños y amor. La piel de gallina se apodera de todo el cuerpo, me quedo paralizada pensando en si fue realidad, una voz al fondo, una vocecilla rota porque lleva días cantando villancicos a voz en grito me devuelve al presente. Es mi presente, es lo que vivo, lo otro ya lo viví y no lo olvidaré pues me hizo como soy, me forjó de esperanza, de fuerza, de ilusión y de pasión. Ahora toca pensar en seguir y vivir el futuro, ahora toca luchar y transportar ese pasado a las nuevas generaciones para que no se pierda.

Tantos abrazos, tantos besos, risas, y buenos momentos, vividos y por vivir. Siento como si los que faltan estuviesen sentados a mi lado, dándome ese calor que me daban y espero que los que están lejos se acuerden de mi, aunque sea un segundo, como yo me acuerdo de ellos; tantos familiares y amigos separados por la distancia, pero cerca del corazón. Espero poder transmitirles todo el cariño que siento por ellos, aunque sea recordándolos, y que sientan ese confort que yo siento al mirar a mi marido, a mi hijo y a mi familia cercana.

Os deseo a todos que seáis felices, aunque sean unos segundos de felicidad, para que viváis con vuestros seres queridos, estén o no junto a vosotros, que estas fechas no sean tristeza, que la esperanza, el optimismo nos llene las almas de energía positiva, que nos impulse a seguir adelante, aunque sea para ver la sonrisa de un hijo, de un sobrino, marido, familiar, amigo o desconocido. Que compartamos la mesa con quién podamos, que disfrutemos de la compañía del que nos la ofrezca y que la magia e ilusión nos vista un poquito, que para estar tristes, enfadados o deprimidos ya tenemos el resto del año.

Gracias por pasar por este lugar, por mi casa, por leer mis palabras sinceras…sed felices o, como decía mi madre, tened muchos momentos de felicidad.

Feliz Navidad!!!

Un poco de nostalgia, no puedo oirla sin llorar, besos a todos, en especial a mi madre y mis abuelos que no están:


Segundo proyecto ayuda: firma por el cribado de cáncer de colón

Siguiendo con un proyecto que me toca muy cerca, el cáncer de colón. Mi madre murió hace casi ocho años de cáncer de colón, un cáncer detectado tarde y mal, (las primeras veces que fue al médico le decían que le dolía la barriga por nervios), después de detectarle unos nódulos en el intestino, de una operación donde le cortaron parte de éste, y el diágnostico fue Metastasis, en grado II (perdonadme si no sé explicarlo científicamente) es decir, que el cáncer estaba extendido por no detectarle antes. Cuando se lo detectaron mi madre tenía todavía 49 años, y murió casi un año después; antes pasando por quimio, radio, y pastillas. No os quiero contar por ahora más, quiero que tenga su momento, porque algun día quiero contar la historia que vivió. Lo unico que sé por ahora es que mi hermana y yo nos quedamos sin madre, y que mi hijo nunca tendrá posibilidad de conocer a su abuela, una de las mejores y más buenas personas que jamás habría conocido.

Y quiero que sigáis leyendo, por favor, porque quiero dar a conocer un proyecto y que sepáis más al respecto.

Primero, os voy a decir una cosa y en mayúsculas EL CÁNCER SE CURA, el cáncer de colón (colorrectal, para ser correctos) se puede curar en un 90% de los casos, siempre que se detecte a tiempo. ¿Cómo lograr detectar un cáncer a tiempo? con un cribado, es decir, que a la población con más factores para sufrirlo se le hagan unas pruebas para su detección precoz. En este caso, la población de riesgo a la que se debería hacer pruebas se encuentra entre los 50 y 69 años.

Este tipo de cáncer es el más frecuente en España, cada semana se detectan más de 500 nuevos cassos, cada semana! El coste medio del diagnóstico y tratamiento del cáncer colorrectal es elevado. Según datos publicados en España en el año 2008, éste superaba los 27.000€ por paciente, sin contabilizar los fármacos biológicos utilizados en pacientes con enfermedad avanzada.

Y entre tanto números hay algo a lo que mirar más, el coste social y económico se puede rebajar. ¿Cómo? hay una prueba, la que detectaría precozmente y reduciría muertes y costes sanitarios, que cuesta sólo 2€!!! se trata de una detección de sangre oculta en heces que contribuye a reducir en un tercio la mortalidad de la enfermedad.

La mejor pregunta: ¿COMO PODEMOS NOSOTROS AYUDAR? pues de momento firmando una carta de Isabel Oriol, presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer, al grupo de expertos en programas de cribado de cáncer que se reunieron el 8 de noviembre en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. A ver si así hacen caso. Para firmar tenéis el enlace aquí

Se ha creado un Alianza formada por sociedades científicas, asociaciones de pacientes y organizaciones no gubernamentales, tiene como objetivos fomentar y divulgar la importancia del cáncer de colon y promover las medidas encaminadas a su prevención. Se hizo hace unos días una reunión para hablar de la eficacia de la prueba analizando el coste-eficacia y coste-efectividad. Me estuve leyendo el documento resumen (que si queréis leer lo encontráis en la página de aecc, aquí) y resulta que el cáncer de colón es uno de los menos conocidos, teniendo en cuenta que hay tanta población que lo sufre, hay algo que hay que hacer! hay que informar sobre ello.

Las claves extraídas durante la investigación como

argumentos movilizadores son:

–Mensajes que transmitan los beneficios asociados a un diagnóstico precoz, en tasa de curación, en el caso de obtener un resultado positivo y de confirmar el buen estado de salud de la persona que tiene un resultado negativo.

–Implicar al médico de atención primaria/médico de familia en la importancia de participar en los programas de cribado de cáncer así como la promoción por parte de las instituciones sanitarias.

–Fomentar las ventajas del test de sangre oculta en heces, considerablemente mejor aceptada que la colonoscopia y sin embargo apenas conocida.

–Facilitar información sobre el cáncer colorrectal ya que su desconocimiento frena su participación al considerarlo no necesario.

Si podemos salvar vidas, y además hacer menos tratamientos costos, si además, se podría ahorrar en ese aspecto en sanidad, y poder dedicar ese dinero a menos recortes y a otras cosas que nos ayudaría a todos, por qué no hacerlo? YO YA FIRMÉ

Fuente: aecc.es (asociación español contra el cáncer)


Los 60 y 70, mi infancia y estanjanito.

Una cosa que no he comentado de mi estanjanito es que canta. Bueno, ya cantaba antes con los cantajuegos (época ya pasada de moda en casa). Pero ahora canta de otra forma; a parte de saberse canciones de anuncios y seguirlas cuando las oye, a veces en casa o cuando vamos en coche se pone a cantar las canciones de cole, es una ricura! Bueno y nuestra canción, que transformé en nana y cantamos después del cuento para dormirse.

Ya sabéis que estanjanito ha ido este invierno a clases de música, que le han ido fenomenal, que hace que se interese mucho por la música (y a su padre, sobretodo, se le caiga la baba cuando ve a su hijo seguir a la perfección un ritmo). Es un niño que tiene mucho potencial.

Ahora nos pasamos a los éxitos de los setenta, pues yo estoy intentando escribir un libro de esa época (primicia que os doy, jeje), y la música de los 60 y 70 nos invade a todas horas. Pues mi hijo se ha hecho fan de los diablos y los sirex, y canta la canción de la “escoba” y se pone con la guitarra a tocarla en mitad del salón (bueno a tocar los botones de la guitarra de juguete, que tampoco os vayais a pensar). Y en el coche me la pide una y otra vez. Como el cd que tengo en el coche es una recopilación especial, la canción “La escoba” va acompañada de la versión española que hicieron de “yellow submarine” y, claro, mi hijo también la canta, incluso la versión original la canta en castellano que es la que se sabe. Me encanta! para mi los éxitos de los 60 y 70 me traen grandes recuerdos de mis padres, de mis padres pegados, sobretodo de mi padre pegado que me enseñó mucho sobre esa clase de música y todavía le visualizo cuando sale alguna canción que le apasionaba, con la camisa abierta y enseñando alguna camiseta rockera. Le echo de menos, te quiero papápegado (ya os hablaré de él algun día).

También me recuerdan a mi madre, le gustaba mucho la canción de “San francisco” todavía se me ponen los pelos de punta cuando la escucho.

Son sus tiempos, los de mis padres y sus amigos, que me hicieron vivir muy feliz infancia, porque en sus fiestas privadas o en las fiestas del pueblo, cuando sonaban me hacían partícipe de ellos, de su juventud, sigue invadiéndome una felicidad que no soy capaz de explicar.

 

Espero que os gusten

 


Gracias “Cuéntame”

Gracias a todo el equipo de “Cuéntame”, y en especial a Ana Duato, por meterse en un personaje con cáncer. Habéis hecho un gran trabajo. Los diálogos y situaciones son tan reales que duele, sí, duele a todas aquellas personas que en un momento o otro hemos pasado por ello, sea en primera persona o con un familiar.

Yo lo viví con mi madre, y ayer mientras veía el capítulo sentía el dolor, la tristeza, la sensación de estar perdido que sentían los personajes. Las situaciones eran casi iguales, con la diferencia que mi madre lo vivió en un hospital y que fueron las últimas tres semanas de su vida sin saberlo (nos encontramos sin información y apoyo médico). Me hubiese gustado, y seguro que a ella también, que no la acompañaran los tubos si no su familia. Hubiese sido mejor en su casa, rodeada por sus padres, por sus hijas y marido, por sus amigos y allegados. Por toda esa gente que la quería y que muchos ni sabían lo que estaba sufriendo y otros ni se imaginaban por lo que estábamos pasando. Porque mi abuela (que era como la madre de “Merche”) no pudo estar por la distancia, porque sus mimos la hubiesen ayudado.

Los dolores y cansancio que sentía ayer “Merche” no eran reales, pero muchos enfermos de cáncer lo pasan, y muchos otros  no llegan a imaginarse lo que es ver a tu madre así, ese pilar que lo aguanta todo, a punto de rendirse. Lo que sentían los “Alcántara” ayer no era sólo fruto de un guión, se vive así, los que acompañan al enfermo se sienten perdidos y agotados, solos y sin saber qué hacer. Yo me sentí en esas tres semanas como algo inútil y solitaria, con una bolsa en el maletero del coche como armario, una cama de hospital que turnaba con mi padre y un ir y venir del hospital al trabajo. Sí, tenía amigos que me acompañaron,  estaban ahí como los amigos de “Carlos”, no lo dejaron todo como hicieron en la serie, pero  sí, mis amigos me llamaban y preguntaban; y en esos momentos te encierras en ti mismo y es bueno que alguien te saque a tomar un café, te cuente cualquier chorrada y te abrace por que sí (gracias estanjano)

Y sí, fue doloroso ver el capítulo de ayer, mi marido me dice que si eso es bueno que yo lo vea, sí, lo es, porque me hace recordar esos momentos, duros y tristes, pero que te enseñan a tirar para adelante sin frenar nunca. Porque me parece muy bien hecho, sin morbo, porque espero que esto enseñe a mucha gente lo mal que se pasa, lo que los amigos te pueden necesitar, porque del cáncer se sale, pero a parte de la medicina necesitas a la familia, que esté junta, que el ánimo ayuda mucho a superar una enfermedad así.

Gracias a todos los que hacen “Cuéntame” porque lo habéis hecho muy bien y espero que eso sirva a muchos como me sirvió a mi vivirlo. Para que los que conozcan a alguienen esa situación sepan ayudar, porque se debe hablar de esta enfermedad pero también es bueno reírse. Yo aprendí algo y espero no olvidarlo: La lucha constante.


Conversaciones con mi madre…

Hoy mi madre haría 57 años, aunque sólo llegó a cumplir los 50, en mi interior sigue estando ahí de alguna forma. Y aunque siempre me acuerdo de ella, a veces como que se me olvida, y aunque alguna vez pienso que estoy algo loca (aunque creo que si hablo de ella tan mal no estaré), en días señalados suelo hablarle en mi interior para ponerla al día de las cosas:

Hoy como día de tu cumpleaños te pongo al día de como están las cosas, bueno, ya sabes que la iaia murió hace casi un mes, daba penita verla, estaba muy muy delgada, se ve que apenas comía incluso escondió las últimas comidas, y yo sin enterarme. Me apena no haber estado con ella los últimos días, ni siquiera hablamos por teléfono o skype como hacíamos los domingos desde que se cayó dos semanas antes de morir. Estoy triste, mamá, porque os habéis marchado todos los que erais míos, primero tu, luego l’avi, y la iaia. En seis años, me he quedado sin mi familia. Si, claro queda la bebé (mi hermana) pero sabes que me saca de quicio porque no madura y no se deja aconsejar, al final, como siempre terminamos peleadas, ya sabes que no por mi, si no por esa forma suya de ver las cosas tan distorsionada (y sabes que no solo lo digo yo). Estanjanito no se percató de nada, aunque nombró a la iaia alguna vez y nos encogió el corazón, él vivirá sin su recuerdo, aunque se lo pasaran los dos estupendamente cuando hablaban por el skype. Tuve que hacer un esfuerzo para aguantar delante del niño, porque no le podía explicar porqué mamá estaba triste, así que no lloré, y me ha ido saliendo días después, sobretodo los domingos que es cuando hablábamos, siempre estoy pendiente del reloj cuando sé que era la hora. Estanjano también aguantó, sabes como quería a la iaia que le acogió como un yerno al faltar tu. Cuando habla de ella se emociona y hace que le quiera mucho más. Él estuvo ahí, mamá, a mi lado (no como otros), y aunque parezca mentira nos enamoramos más, y sé que os llevaríais de maravilla (lo sé, cada vez te lo digo)

Cambiando de tema, pues bueno, la crisis sigue haciendo mella y nos aprieta, esperemos que no ahogue, en cierta forma, estoy tranquila porque hasta ahora hemos salido de todos los obstáculos. Sabes como confío en estanjano, y que creo que juntos podemos con todo lo que se ponga por delante. Así que mejor o peor de esta saldremos, tu también pasaste por algo parecido, así que lucharemos como tu lo hiciste y me enseñaste.

Estanjanito está muy mayor, espero que puedas verlo desde donde estés, porque sé como le querrías. Está hecho un niño grande, muy inteligente, muy independiente, y tiene unas salidas que son para reírse, aunque tiene el genio de su padre, también tiene lo bueno que no es poco. Tiene mis ojos, cosa que me encanta, porque también son los tuyos, cuando estuvimos en Barcelona la gente que me paraba por la calle me decía que cada día me parecía más a ti. Me gusta mucho recordarte, aunque cuando te fuiste se me olvidaron muchas cosas, y mucho de lo que me enseñaste, intento cada día recuperarlo. Le hablo a estanjanito de ti a veces, aunque a veces no sé muy bien como explicarle que tiene una iaia que le quiere mucho pero que no está, bueno, no quiero explicarle tanto, pero ya sabes lo que quiero decir. Te mantendré en la memoria.

Te imagino, a veces, como una hada que nos protege de cosas peores, así que te pido que protejas a mi niño, aunque ya sé que lo haces. Tengo una familia, la he hecho yo, les quiero y estoy feliz, así que quédate tranquila que estamos bien. Te quiero mamá.


Hoy hace 32 años…

Un 22 de junio de hace 32 años ocurría un gran acontecimiento, al menos para mí, claro, una tarde de viernes 32 años atrás, venía al mundo Estanjana, bueno yo!!!! porque estanjana realmente nació años después! jeje.
Realmente no sé muy bien como ocurrió el parto, me gustaría que mi madre me diera detalles ahora que he pasado por ello y que estoy sensibilizada con el tema. Lo que sé es que mi madre casi tenía los 25 años cuando me parió después de unas 13 horas del inicio del parto, no recuerdo si rompió aguas conmigo y se marcharon para Barcelona a la clínica, pero tardé eso en llegar, bueno y 18 días según el médico que llevaba el embarazo de mi madre, es algo que recuerdo que se comentaba cuando yo era pequeña, pero no sé si lo entendí mal porque me parecen muchos días de espera (aunque mi madre dice que según sus cálculos llegué cuando ella me esperaba).
Fui una niña muy querida, y tuve de todo pero sin ser mimada en exceso, era la primera, por parte de las dos familias, la primera hija, la primera nieta, la primera sobrina, … así que andaba yo muy feliz.
Qué me viene a la mente cuando pienso en mi infancia? pues con mi poca memoria, lo recuerdo gracias a los vídeos familiares, y me viene una imagen que debe ser mi primer cumpleaños, que estaban todos los abuelos paternos en casa, una de mis bisabuelas, mi tía jovencisima, los primos de mi padre, y andaba yo observada en mitad de todos ellos, con un vestido larguísimo que no me gustaba y me molestaba al agacharme que me acababan de regalar y que mi madre me cambió enseguida. Y que intentaba coger el reflejo en el suelo de la pelota amarilla con la que jugaba.
Ya he comentado que en mi familia eramos de mucho celebrar las cosas y más que los regalos me encantaban esas reuniones, en las que después de comer venían los amigos de mis padres (mis segundos padres diría yo) y con los que nos reíamos mucho.
Ahora me gustaría poder repetir esos encuentros, en mi mente lo hago, y en mi corazón viven, no os olvido a ninguno.

Pero sabéis lo que más me gustaba de mi cumpleaños? que lo compartía con mi abuelo materno, bueno, que era mi “avi” (abuelo) y con el que siempre lo celebraba hasta hace 4 años que nos dejó. “Avi” felicidades!!!
Y ya voy a dejar este repaso por no aburriros con mis cositas, antes, contaros la anécdota de hoy de mi estanjanito:

Estanjano y estanjanito me cantaron el cumpleaños feliz, estanjanito me cogió las manos (lo deben hacer en la guarde) y me cantaba “…años, elIz, … años, elIz!”, vamos, que se me han saltado las lágrimas!!

Y ahora voy a ver todos los que me han felicitado!! jeje


De donde saqué el espiritu navideño

Yo soy como unos cascabeles en Navidad (bueno hace unos años que menos). La Navidad para mí es magia, no sabría muy bien como explicarlo, es algo irracional que me invade en esta época.
En casa siempre era momento de reunirnos, un día con unos, otro día con otros, otro día todos juntos… y unos despiporres con los amigos de mis padres! que en casa se solía hacer siempre en días señalados, y bueno en días no tan señalados. Pero para mi la Navidad era especial, porque eran muchos días seguidos de diversión y familia.
De donde vino eso? pues principalmente de mi madre, era una mujer muy detallista, le gustaba vestir la mesa, tener detalles con todos, pues a veces muy sencillos, comprarle a uno su plato favorito, a otro un buen cava porque le gustaba, a otro turrón de chocolate porque disfrutaba (esa era yo!)… siempre tenía detalles pero esos días se juntaban. También eran unos días donde parecía que todos los problemas se paraban, seguramente para ella no y probablemente eran más, pero se la veía disfrutar teniéndonos a todos bajo su techo, riendo y dándonos cariño.
Hay que decir que cuando yo empecé en la universidad, nos veíamos los fines de semana, y cuando más mayor el tiempo juntas era menos, y estaban también los viajes de negocios de mi padre, así que esos días nos tenía con ella a todos juntos. Y esa felicidad me la transmitió
Otro factor era mi abuelo (el cinéfilo, era mi abuelo más querido) hacía un belén que ocupaba toda una mesa, con reyes, pastores, un río, la fogata… tenía las figuritas, de piedra, todas guardadas en protecciones y dentro de unas cajas  para que no se rompiera ni una. Días antes de navidad me iba a su casa, era todo un acontecimiento, nos poníamos villancicos y montábamos el belén. Era una tarde especial para mí, porque la pasaba con mi abuelo, casi a solas (porque aparecía mi abuela a controlar que no nos pasáramos ensuciándole el suelo, ejeje), comíamos chocolate y nos reíamos.
De ahí mi espíritu navideño, hace unos años que mis espíritus se fueron, casi uno detrás de otro, y en estas fechas se echan de menos (algo más que durante el año), encima tener a mi familia lejos no ayuda mucho. Aunque conservo ese espíritu no es tan libre como lo era antes, aunque soy feliz de tener a mi propia familia, y poder celebrarlo con la de mi marido con la que no nos reunimos muy a menudo y a los que quiero mucho.
Así que me perdonaréis a los que no les guste la navidad, sé que no puede gustar a todo el mundo, pero para mi siguen siendo días mágicos (y si os fijáis en ningún momento he mencionado compras navideñas ni aglomeraciones, que es lo peor de este consumismo)

así que FELIZ NAVIDAD a todos!


Hasta en sueños me peleo!

Hace unos días soñé que estaba en un parque, como el que no quiere la cosa, con estanjanito y estaba conmigo mi madre y una amiga suya, que ya es mucho soñar. Y de golpe, se ponían tercas y yo más, con la forma de criar al niño, me decían que eso de la teta después del año no lo veían y que suerte que ya no dormía el niño con nosotros en la cama! y algo muy curioso, me decían que eso que  no le dejara juegos al niño no era normal! juegos? resulta que en mi sueño no dejaba a mi hijo jugar con juegos de construcciones y demás porque le sobreestimulaba? como que qué? que cosas más raras sueño! total que me enfadé y me fui porque no me entendían!

Me hizo pensar, en como vería mi madre la crianza de mi hijo, era una mujer abierta de mente y una gran madre, me imagino o quiero pensar, que mi madre me apoyaría en la mayoría de las cosas, como siempre hizo, y que bueno igual algo le chocaría pero haría un sencillo comentario, no me reprocharía nada.
Ella no dio pecho porque en esa época se decía que la leche de fórmula era mejor que la materna. Pero recuerdo que mi hermana durmió en la cuna pero en la habitación de mis padres hasta los dos años pasados que fue cuando la pasaron a la cama. Le ponía, a mi hermana por lo menos, que es lo que yo recuerdo, claro! polvos de talco en el culete para que no se le enrojeciera. Usaba pañales Dodot, no sé si había muchas marcas por aquella época, pero se supone que compraba “los mejores”. Y pocas cosas recuerdo más, yo tenía nueve años cuando nació mi hermana, pero me gustaría que me contara mi madre cositas. Qué os cuentan vuestras madres de vuestra crianza?
Como cambian algunas cosas! mama espero que me apoyes


A %d blogueros les gusta esto: