Archivo de la categoría: estanjana

Cuidados del bebé

Este post debería haberlo publicado hace casi dos años. Pido disculpas pues la vida se complicó y yo desaparecí de la vida online casi por completo. Sobretodo al doctor Isidro Vitoria Miñana. Así que ahora que he vuelto y que es el mes de la lectura os recomiendo…
“Cuidados del bebé. Verdades, mitos y errores” (guía para padres y abuelos actuales) autor: Isidro Vitoria Miñana

Al nacer estanjanita recibí este libro. Y pude conversar con el doctor. Inevitablemente debo recomendarte que lo compres si vas a ser madre, padre o abuel@.

A través de la historia del nacimiento de un lactante, con mucho humor y de forma distendida. Puedes encontrar consejos sobre las dudas que se te van a plantear con un bebé.

Este libro es una revisión de la primera edición de 2004. Completado con los cambios y avances que se han producido en estos diez años. Contando los mitos y los principales errores sobre los temas que envuelven la maternidad, paternidad y abuelidad?

Lo del anís estrellado y la punta de perejil que son errores que aún se suelen recomendar de generación en generación.
Temas como la lactancia materna o artificial, con las ventajas de una y como preparar la otra. Una gran frase que dice el autor que mientras das el pecho mires a los ojos de tu hijo para el apego.
También sobre la alimentación, recetas, las vacunas, la seguridad, los dientes…

Es muy ameno, de verdad.

Os explico un poco la conversación que tuvimos el doctor y yo sobre los temas que comenta en el libro:

1.-Tema mochilas. Le recomendé la web de redcanguro para que viese el tema de los portabebés y la diferencia con las colgonas. Me dijo:
“Me ha encantado la Web
http://redcanguro.org/
y en concreto me alegro de haber podido aprender más sobre la posición
frontal en
http://redcanguro.org/wp-content/uploads/2013/11/Folleto_RC_Cara.pdf
Muchas gracias por tu información,que tendré en cuenta en la próxima edición”

2.-Tema chupete. Le comenté el conflicto que puede parecer el bebé si se introduce el chupete demasiado pronto.
Doctor: “Efectivamente estoy de acuerdo con tu apreciación pero creo que no está demostrado que deba ser exactamente” 3 ó 4 semanas.
En el estudio Cohcrane
Cochrane Database Syst Rev. 2012 Jul 11;7:CD007202. doi:
10.1002/14651858.CD007202.pub3.
Effect of restricted pacifier use in breastfeeding term infants for
increasing duration of breastfeeding.
Jaafar SH1, Jahanfar S, Angolkar M, Ho JJ se concluye, basándose en tres estudios amplios, que la introducción precoz del chupete no se asocia con una menor duración de la lactancia materna.
Creo que no debemos ser tan “exactos” diciendo 3-4 semanas pues hay niños que a la semana distinguen perfectamente la succión del chupete
de la mama.De todos modos, en el libro pongo “DESPUÉS DE LOS 7-10 DIAS”

3.-Tema canastilla, le comenté que en los hospitales públicos no hay que llevar pañales ni mudas para la estancia.
Doctor: “Tienes razón, en un hospital público no hace falta llevarse nada (de momento es así,pero trabajo en un hospital público y no sé si al final
no será cierto).

4.-Termómetro y culito. Introducir un termómetro en el culito del bebé.
Doctor: “Hay una situación en el niño de 1 mes a 6 meses que se llama pseudoestreñimiento en el que hay una inmadurez del esfínter anal, por lo que parece que van estreñidos porque no hacen caca todos los días y sin embargo con el termómetro untado con vaselina se les puede estimular y hacen unas cacas líquidas (no de estreñimiento). En esta situación no hay ningún peligro de hacer un reflejo condicionado.

5.-El caso de los chupetes termómetro y termómetros de sien.
Doctor: “… chupeteo en la sien…Pienso que son fruto del
consumismo. No aportan nada y no hay estudios imparciales fiables.”

6.-Amas pasiegas. Le hable de las amas pasiegas a las que admiro.
Doctor: “A mí también me encanta todo lo del arte y la lactancia materna.
Te paso el enlace a una Web que he hecho con mucha ilusión.
http://www.art-breastfeeding.com/es/index-es.html

8.-Tema baby led wearing o alimentación complementaria a demanda. Le preguntaba qué pensaba él al respecto.
Doctor: “No tengo las ideas claras. Hay estudios en el sentido de progresividad en la textura y otros anglosajones que apoyan este tipo de alimentación.

9.-Colecho.
Doctor: “Estoy de acuerdo con la postura actual del Comité de
Lactancia Materna de la AEP.
http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/colecho-sindrome-muerte-subita-lactancia-materna-consenso

Le agradezco al Doctor Isidro Vitoria su libro, su paciencia y su conversación


Postparto: cuidados de mamá

Una vez terminada la cuarentena, siempre que el parto no haya sido por cesárea (creo que hay que vigilar varios meses más con la cicatriz) se pueden empezar con ejercicios para recuperarse, y en eso ando.

Lo primero vamos a centrarnos en la vagina (el chichi para los amigos, jeje) dependiendo de como haya sido el parto, si con episotomía, con desgarro, … En mi caso (con desgarro y muchos puntos) una vez curado y sin problemas por ahora, he hecho caso a las recomendaciones de matronaonline, y me he comprado un hidratante externo y un lubricante tipo mucus, de cumlaude (21 € ambas). La verdad es que noté diferencia al usar el lubricante, es como natural, refrescante y se nota mucho como desaparece la sequedad en las relaciones sexuales. Matronaonline me comentó, y yo os transmito su sabiduría por si no leísteis su comentario al post de la visita a la matrona, que no usara lubricantes de estas marcas conocidas por sus condones porque cambian el ph.

 

2014-05-05 16.18.51

Otro cuidado es el de la piel del cuerpo. He notado desde la segunda semana más o menos, que tengo la piel muy seca, pero seca de que me escamaba. Cuando me acuerdo, y es que soy muy mala para los cuidados pero hay que ponerse, me hidrato con una crema para pieles secas, aunque me gustaría comprarme una de rosa mosqueta de babaria que me fue muy bien en el otro postparto, pero hay que terminar esta a ver qué tal me deja.

Otra parte a cuidarse es la cara, la verdad es que fui a por una crema para pieles secas normal y no noto mucho avance, la cara se me cae a cachos de lo seca que está y la crema no me refresca, me hicieron una recomendación por twitter  sobre vichy pero quiero ver más opciones, porqué me pica de la sequedad.

Bueno ya nos hemos hidratado, o en eso estamos, hay que beber mucha agua, y más dando pecho. Por supuesto comer sano y eso, aunque no he llegado a organizarme y estoy a lo que pillo muchas veces.

La vista es algo importante, recomiendan los especialistas, aunque sea algo poco extendido de comentar a las mamás, que se haga una visita postparto. Yo me la hice porqué quiero volver a usar lentillas después de cinco años y resulta que no tengo apenas lágrima porqué tengo el conducto extruido, así que tengo que sumar a mi tiempo unos minutillos para desmaquillarme todos los días (aunque no me haya maquillado) con una gasa con agua caliente y unos ejercicios para intentar desatascar el lagrimal y poder así usar las lentillas.

Ahora el ejercicio, lo más importante es nuestro suelo pélvico, eso a lo que no hacemos caso y no sabemos que existe hasta que parimos y aparece la incontinencia. La otra vez, en el hospital me dieron unas fotocopias con ejercicios para reforzar el suelo pélvico y como no le hice mucho caso al principio, tuve algo de incontinencia y me puse a ello.

Esta vez no tengo recomendación alguna, tengo la cita para suelo pélvico en el hospital a los cuatro meses de dar a luz por mi enorme desgarro pero nada más. Así que me he buscado la vida por internete. Encontré un vídeo del hospital de valencia que es gimnasia postparto con bebés, que me encanta eso de hacer gimnasia con los peques.

Y en una página de productos para la incontinencia hay vídeos para hacer con la pelo suiza que me gustan. (podéis verlo en mi playlist de youtube: “baile recuperación postparto” donde me he puesto música para bailar mientras caliento un poco)

Intimina se puso en contacto conmigo y me mandó un aparatito el KegelSmart para hacer los ejercicios kegel con un “minientrenador”. Y de nuevo, matronaonline, me hizo una gran recomendación, y es que me valoren como está mi suelo pélvico para probarlo. Así que en julio después de que me valoren os contaré mi experiencia con ello.

2014-06-06 10.46.26

Estoy buscando algo más completo, no sé si yoga, pilates, baile, sé que lo mejor son los ejercicios hipopresivos,… igual para hacer con estanjanita y así disfrutamos las dos un ratito en casa, tengo que organizarme todo para dedicarme cinco minutillos.


Peripecias de una doble mamá

Cuando tienes a tu primer hijo haces muchas peripecias, pero al tener al segundo las peripecias se multiplican.

– Ejemplo 1: Dar el pecho al bebé mientras te vas comiendo las patatas que te da el mayor a supervelocidad, que no tienes tiempo de tragarte una que ya te da otra.

– Ejemplo 2: 08:00h de la mañana, acabas de dar el pecho a la pequeña y te levantas a ver qué hace estanjanito mientras estanjano se ducha. Te das cuenta que vas con las tetas al aire, camino de la cocina para preparar el aperitivo te abrochas, una vez preparada la mochila desayunas de pie en la cocina mientras esperas a que se vayan los chicos al cole ya que estanjanita está durmiendo y no sabes lo que durará.

– Ejemplo 3: Este es una variación del anterior. Si estanjanita no ha terminado con el pecho, te levantas con ella enganchada, mientras preparas con la mano libre la ropa de estanjanito y su aperitivo. Tu desayuno quedará a la espera de que estanjanita termine y se duerma.

– Ejemplo 4: Este es variación del anterior. Haces lo mismo con estanjanita enganchada a la teta, pero como tu hambre (y la suya) no esperan, te preparas el descafeinado, el muesli y la tostada con una mano, y te lo tomas rodeando a estanjanita para que no se le caiga encima, (en el caso de cosas que no quemen, le pones una servilleta encima)

– Ejemplo 5: Media tarde, estás intentando escribir un post, mientras estanjanita está a la teta, en estas aparece estanjanito que quiere que le pongas celo a uno de sus proyectos, así que con estanjanita a la teta y el ordenador en las piernas, con una mano y la ayuda de la otra por debajo la cabeza de estanjanita, te pones a pegar celo siguiendo los pasos que te indica estanjanito para terminar con su proyecto.

– Ejemplo 6:
Levantarte un dia de fiesta a por un donuts de chocolate que te apetece un montón. Dejarle en la mesita porque estanjanita pide teta, y luego erupta y luego no sabe y luego tiene hipo…y casi cuando esta dormida y estas pensando en comerte el donuts. Aparece estanjanito en escena lo ve y te pide con carita de ángel si puede comérselo. Grrr pero no le vas a decir que no.

– Ejemplo 7: sentarte o tirarte en el suelo con estanjanita enganchada a la teta mientras haces un megapuzzle de spiderman con estanjanito.

– Ejemplo 8… Igual da para más posts jeje


Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer

Hoy 28 de mayo se celebra el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, es un día que lleva celebrándose desde 1987, en ese año, en la reunión de la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Sexuales Reproductivos realizada al terminar el V encuentro Internacional sobre salud de la mujer, en Costa rica, se decidió que esta fecha sería una oportunidad para recordar, difundir y reivindicar el derecho de toda mujer a gozar de una salud (sexual, mental, reproductiva…) de calidad y sin exclusiones ni restricciones.

Es un día para mirarnos a nosotras mismas, para luchar por nuestra salud que muchas veces dejamos en el último puesto de la lista, para cuidarnos y mimarnos, no sólo físicamente, también psiquícamente.

Como ahora mismo estoy viviendo mi segundo postparto estoy muy sensibilizada con el tema de la salud y cuidarse (pronto publicaré un post de los cuidados al respecto).

Sabéis que “La mitad de españolas que han tenido partos naturales sufre prolapso pélvico”? Éste es el título de un artículo del CorreoGallego.es que podéis ver íntegro aquí. El postparto es una parte de nuestra vida y sexualidad, es una época en la que hay que cuidarse mucho para que vuelva todo el cuerpo a su estado inicial y sobretodo nuestro suelo pévico, aquel gran desconocido por la mayoría de la sociedad.

Gracias a Intimina me han hecho llegar una infografía que me parece interesante sobre el suelo pélvico, los ejercicios Kegel y la recuperación postparto:

Recordad: CUIDAROS MUCHO! Una mujer cuida mejor de los suyos si se cuida ella misma


Mi postparto: la cuarentena

En resumen: ha sido una buena cuarentena. No sé si por el parto natural, por mi optimismo y felicidad, por tener otro niño que atender o por todo a la vez. Pero no se me ha hecho pesado ni me ha costado. Con estanjanito sólo tengo el recuerdo de estar en casa y en bata todo el día, en esta cuarentena no he parado mucho, sin forzar, claro, pero hemos salido y aprovechado el buen tiempo.

El postparto se inicia al alumbrar la placenta, y ya os conté esa parte, pero creo que olvidé contar que empecé con tiritonas, no es que tengas frío, empiezas a temblar, tu cuerpo ahí por libre, pero no os asustéis que es normal en un parto vaginal sin anestesia. De ahí pasas a la siguiente fase: los entuertos, que son espasmos del útero para volver a su estado, y me dolían la verdad, pero después de los pinchazos en el “xixi” (con perdón) ya lo demás nada. Para pasar el dolor me dieron “gelocatil”, me podía tomar dos de golpe y la verdad es que al rato me olvidaba, y sólo era a ratos cuando notaba el dolor, al segundo día ya me los salté y me dolía cuando la niña mamaba porqué la lactancia materna ayuda al útero.
Una vez en casa, antes de quitarme los puntos, yo seguí con la forma de limpiarme que dicen en el hospital, ya lo hice con el postparto de estanjanito, y es que lo de limpiar con suero me deja más tranquila, después dos compresas gordas y andando. Es un engorro y, a parte de la barrigota que aún me quedaba, los pantalones no me entraban.

Pasada la visita a la matrona, ya sin puntos usé sólo una compresa y para salir de casa, de las finitas. Así pude recuperar algún pantalón, el que más ilusión me hizo, un vaquero de los míos estrechos, los demás no abrochaban. Pero vestirme algunos días, con las ganas que tenía de lucir un poco, a veces, se hacía difícil. Un domingo me llegué a probar cinco pantalones distintos.
La barriga bajó a buen ritmo, a las tres semanas y con un buen “saboir efer” de estilismo casi no se notaba nada y en el espejo se reflejaba una pequeña barriguita blandengue, al ponerme el pantalón aprieta la barriga para arriba y zas! aparece ahí un masacote que busca la vida para encontrar una camisa o jersey que lo disimule un poco. Aunque claro, entre la lactancia materna de cada dos horas algunos días, ir y venir con estanjanito y coge-deja a estanjanita en la hamaca…como para no perder! Ahí aún queda testimonio barreguil y hay que perder un poco y tonificar pero ahora no estoy por la labor. Ya lo arreglaré con el tiempo no es algo que me preocupe en exceso, he dado a luz, no se puede estar como antes!

A los quince días parecía que dejaba de sangrar pero volví, con menos cantidad, hasta justo el mes. Que creo que es la parte más engorrosa de la cuarentena.

Intento comer cosas que me ayuden a ir al baño, por lo de mi superdesgarro. Como el muesli, que a alguien como yo que no me gusta encontrar cosas mientras bebo, pues me resulta un poco desagradable además de la pesca en la leche que tengo que hacer medio dormida. Los trocitos de chocolate sí están ricos pero el resto es soso, aunque me voy acostumbrando. El problema es que bebo mucha agua, como muesli y yogures para ir al baño regularmente, pero claro, lo compenso con chocolate y donuts y demás… Entonces normal que esté días sin ir al baño. Por lo menos no me ha dolido que es lo importante para no joderme estropearme la zona.

Me siento feliz, por crear una familia más grande, por el tipo de parto y por haberlo compartido con estanjano, por muchas cosas y eso me ha ayudado a ver todo diferente, hasta la cuarentena que se me hizo pesada en el primer embarazo, la he llevado estupendamente, hasta ganas de “intimar” (como dice Marge Simpson) con mi marido tenía, jeje. Pero hay que respetar y esperar a finalizar la cuarentena que todo tiene que volver a su sitio…

No sé si me dejo algo, si no ya os lo contaré… en próximas entregas, tachan, tachan, jeje, lo que sigue a la cuarentena, los cuidados y demás.

 


Feliz día de la madre

Primero de todo, felicidades a todas las mamás y las que lo serán en breve!
Segundo, me felicito a mi misma porqué es mi primer día de la madre siéndolo por partida doble y la felicidad es máxima.
Tercero quiero felicitar a mi madre y mi abuela que desde el cielo nos protegen.
Y finalmente quiero darles las gracias, sobretodo a mi madre:
“mamá, gracias por protegerme cuando era un bebé indefenso, gracias por darme alimento y quererme.
Mamá, gracias por educarme y enseñarme valiosas.   Cuando era pequeña.
Mamá, gracias por escucharme y apoyarme en mis decisiones cuando ya era adulta.
Y gracias por seguir protegiéndome desde el cielo ahora que soy madre”


Visita postparto a la matrona

Ahora me tocaba visita médica a mi. A nueve días de dar a luz y entre papelotes me fui a mi matrona entusiasmada porqué sabía que le gustaría mi historia de parto. Y así fue, me dijo que ya sabía que tendría un buen parto porqué me veía centrada, con cabeza y segura (si me estuve una semana viendo vídeos de partos! como soy yo que siempre necesito tener mucha información antes de algún acontecimiento, y mira por donde tiene sus frutos). Aunque no se imaginaba que pariría sola en casa, claro, ni yo!!
Me dijo que la vagina había vuelto a su estado perfectamente y me quitó los puntos porque ella dice que lo que no haya curado en siete días ya no necesita puntos y que el cuerpo ya lo puede ver como un cuerpo extraño. Había un punto “puñetero” (sería lo que me molestaba al apoyar la pierna derecha, aunque no le comenté que me había empezado una molestia porqué pensé que se debería a eso, pero duró unos días)

Y me enseñó la cantidad de ellos, teniendo en cuenta donde estaban y lo pequeños que tienen que ser me sorprendió mucho. Como no tengo pérdidas (bueno después de eso sí he tenido alguna) se quedó tranquila por mi suelo pélvico y más sabiendo que tengo una visita en unos meses.
Me dio una crema regenerante porque sí tengo un “boquete” pero en general dice que es un trabajo muy bien hecho y muy a conciencia (normales los 40 minutos que se pasó la ginecóloga cosiendo)

Me invitó a asistir al grupo de lactancia, porque como conoce mis ganas por meter baza le debe gustar tener a alguien que se meta en todo, jeje.
Me felicitó por mi “saber estar” en mi parto y me dijo que me veía muy bien. Próxima visita al terminar la cuarentena. Ahora que se acerca (11 días me faltan) tengo ganas que me diga como lo ve todo y supongo que me de algunas medidas de cara a las relaciones sexuales.

Sé que ha quedado un poco escueto pero así fue la visita, jeje. Os daré más detalles con la próxima y el post que quiero hacer de mi postparto.

 

 


Papelote aquí, papelote allí…

Y fírmame y fírmame (cantado junto al título a lo “maquillame”)

Ayer llegamos a casa del hospital. No muy cansados, pero cansados (estanjano de ir y venir y dormir en un butacón; y yo del trasiego de un hospital y una camilla que no es mi cama)

Y … pam! Al día de llegar ya tienes que madrugar para empezar con el papeleo. Cógete una carpeta con todo lo que te dan, los DNIs de los padres y el libro de familia (si ya has tenido un hijo como es nuestro caso, si es el primero y no estás casado te lo dan en el registro). Así funciona el papeleo para un recién nacido si no estás casado:

Antes de salir del hospital llamé al centro de salud para pedir cita para la prueba del talón que debe hacerse sobre el quinto día de vida del bebé, para ello dan un papel provisional con el pediatra que toca. (esto es otro tema pero las visitas médicas se intercalan con el papeleo así que cógetelo bien o acabarás con estrés)

Ahora que ya tengo el alta:

Paso 1: Lo más importante. Registrar a la moza como que ya ha hay una personita más en este mundo.

Es importante porque hay un plazo de ocho días naturales a partir de las 24 horas siguientes al nacimiento.
Para ello en el hospital (normalmente al padre) le dan un papelito amarillo con la parte trasera rellena por el médico. Y si no le vas a inscribir en la misma ciudad del hospital (como es nuestro caso) tienes que llevar un certificado (que no dice casi nada, sólo que el hospital no ha hecho nada para inscribir al niño).

Nos vamos al juzgado de nuestra ciudad (donde quieres inscribir al recién nacido) y les dimos ambos papeles y el libro. Acuérdate de rellenar el papelito amarillo!!! Si no está el juez o está ocupado te dicen que lo vayas a buscar otro día. (Padre y madre firman en el tomo para hacer el registro)
Así que allá nos fuimos estanjano, estanjanita y yo a media mañana y eso que habíamos madrugado!!! Pero como no nos dieron el libro de familia tampoco podíamos hacer más papeles ese día.
Puede que te den a rellenar una estadística, acuérdate de llevarla cuando vuelvas a recoger el libro de familia

Paso 2: inscribir al recién nacido en el INSS.
Como en nuestro caso la niña irá como beneficiaria de mi tarjeta sanitaria me fui yo sola a hacer la inscripción. Para ello hay que pedir cita y hay dos formas:
Llamar al 901106570 donde te sale un contestador que para marcar las opciones puedes hacerlo por teclado o por voz y si tienes a estanjanita en brazos con sus ruidines la máquina se vuelve loca y no sabe qué codigo postal le has dicho o te pasa a otra fecha porque supone que le has dicho que no.
Puedes hacerlo por internet: sede.seg-social.gob.es en cita previa, con la opción de incluir nuevo beneficiario.

Que hay que llevar? Pues tu llévalo todo, pero en principio con la tarjeta sanitaria y el DNI de la persona con la que se inscribirá, vale.

Aquí en Cantabria, por ejemplo, han abierto no hace mucho un centro del INSS en nueva montaña donde no hay mucha gente y con la cita previa no me dió tiempo ni a sentarme para esperar. (primer papelote que pude hacer sola)

Te dan un documento acreditativo del derecho a asistencia sanitaria donde aparecerán los beneficiarios del asegurado, y hace unos meses el nuevo bebé tiene número propio de la seguridad social.

Si eres madre trabajadora tienes que pedir la baja maternal y las ayudas que dan (la baja de paternidad también la pides al momento) aquí no os puedo decir los papeles que necesitáis pero en la web probablemente os lo explique. La ayuda que dan por maternidad son 100 €/mes hasta que el bebé cumpla 3 años (y es una deducción del IRPF). Aprovecha y lleva todos los papeles y lo haces el mismo día. En internet hay una opción para pedir cita para hacer las bajas, ayudas e inscripción en la misma visita.

En el caso que no trabajes, dan ayudas por hijo a cargo, son como máximo 24,25 €/mes/hijo que se pagan trimestralmente (que mira para pañales ya es algo). Para estas ayudas te darán unos papeles para rellenar, necesitas saber ingresos del año anterior, así que necesitas otro día para llevarlos, más originales de los DNIs, padrón y firma de ambos.

Paso3: Inscripción en el centro de salud.

Así te dan la tarjeta para el bebé (bueno un papel temporal hasta que te llegue la tarjeta a casa). Si lo puedes hacer coincidir con la visita al pediatra eso que te ahorras pero puede ser dificil si ya se retrasó lo del libro de familia. Así que nada, otro día de visita. No te apures, tienes un mes que es lo que dura el papelito que te dieron en el hospital con el pediatra que te tocaba. Pero cuanto antes te lo quites de encima mejor porque para la receta electrónica que te darán a los 15 días con la vitamina D si lo tienes que tener.

NOTA: importante fijarte que en el papel que te darán pone el número CIP porque lo necesitas a la hora de comprar la vitamina D con la receta electrónica (que hay que activar en menos de 10 días)

Paso 4: Empadronamiento.

A esto también fui sola, pero hay que ir un día para pedir el papel al ayuntamiento y que papá lo firme, apunta: llevar el papelito rellenado y firmado por ambos, una fotocopia de los DNIs de los padres y una fotocopia del libro de familia. Al día siguiente ya puedes pedir el padrón para ir a más sitios que te lo pidan, por ejemplo, al INSS a pedir las ayudas para gente con pocos recursos. Pero si váis los dos os evitáis un desplazamiento (cosas de que papá trabaje)

Notas importantes:

Organízate bien, sin prisa pero sin pausa.

Lleva todo siempre encima por si acaso.

Haz varias fotocopias de los DNIs por si las moscas.

Entre papelotes hay que llevar al bebé al pediatra para la primera visita con la prueba del talón (sobre los cinco días del nacimiento) y debes llevarlo donde te manden o mandarlo por correo si quieres ahorrarte otro desplazamiento, la mamá debe ir a la matrona a que la inspeccionen (a la semana de dar a luz), a ambos sitios deben ir padre y madre si no están casados (si hay matrimonio con que vaya el padre, vale) o si os véis con cuerpo (como yo que me siento con fuerzas) la mamá también puede hacer los papeles sola, menos en el juzgado que firman ambos en el tomo y lo demás con fotocopias o con un viaje para recoger papel también.

Con certificado digital puedes hacer muchos trámites online, así que si antes de dar a luz puedes hacértelo mejor.


Días de hospital

Ya está, has parido, te han cosido y te suben a la habitación…a estar tranquila, ejem, de eso nada.

Eran las seis aproximadamente cuando nos subieron a la habitación. Lo sentí por los compañeros que nos tocaron, pero les despertamos y dudo que descansaran más.

Entraron enfermeras y auxiliares. Ahora te toman la tensión, la temperatura a madre e hija, ahora te pinchamos para una muestra de sangre (menos mal que estaba estanjano y le pedí que apretara la teta, a la que estaba enganchada estanjanita, para que pudiera respirar bien), toca antibiótico (debido al desgarro) y lo peor: la vacuna de la hepatitis para estanjanita, la vitamina K y la crema de los ojos (por supuesto lloraba la niña a más no poder). Almenos me salté los consejos sobre lactancia al decirle que había dado pecho durante 25 meses. Y ahí terminó por el momento el vaivén de personas.
Cuando nos dejaron dormir ya eran las siete. Estanjano se tumbó en el “cómodo” sillón y yo en la camilla con estanjanita encima. Pero no podíamos dormir, las emociones eran muchas y los detalles a comentar (flojito) también. Cogiéndonos de las manos pasamos el tiempo… hasta el desayuno! Mmmm que bien! Tenía hambre voraz, pese al mal rato posterior a dar a luz, me sentía genial, de oxcitocina hasta arriba, nada cansada y muy muy feliz.

La mañana pasó tranquila, estanjano y yo seguíamos alucinando de lo vivido horas antes y comentando cosas. Mi cuñada vino a conocer a su sobrina y aprovechando, estanjano fue a casa a recoger un poco, desayunar y traerme el móvil que se había quedado encima de la mesita mientras controlaba las contracciones. A su vuelta empezamos a avisar a familiares y amigos del feliz acontecimiento y haciendo gala de la ayuda del matrón (bueno y entre el personal sanitario, que debíamos ser la historia de la semana porque todas preguntaban!)

Me sentía tan bien, que si no hubiese tenido el gotero me hubiese ido para casa. Mi marido lo comentó con varias visitas, mi aspecto, mi cara, eran como si no hubiese parido, llena de energía, tal como me sentía.

El único hecho que me mataba era estar lejos de estanjanito, que yo sé que con sus tíos estaba bien, pero sé que nos echábamos mutuamente de menos, con lo que hablamos nosotros!! Por la tarde, yo me levanté muy bien y me senté en la silla con mi niña en brazos, ni un dolor en los bajos como me hubiera temido, estanjanito llegó entonces y me alegré de volver a verle! no pudimos hablar mucho, yo quería saber qué sentía y como se encontraba pero no era el momento y él como sabía que era una visita, hizo una visita fugaz diciendo que tenía hambre y que abajo había unas máquinas con comida! Apenas una caricia y una foto le pudimos sacar, estaba distante y no dejé de pensar en él.

Pasado el primer día entre visitas (no muchas, por suerte, y agradables), llamadas telefónicas y whatsapps, llegaron las nueve de la noche e intentamos dormir. Nos costó un poco porque seguíamos con la anedralina en las venas o la oxcitocina (que sé que estanjano también la generó al participar activamente en el parto, jeje).

Después de una buena noche, llegó un buen día, estanjanita estaba tranquila y solo dormía y comía. Estanjano fue a por estanjanito para llevarle al cole y comentar la noticia con la profe.

Me hicieron la clase de baño neonatal que ahora se hace en el hospital para explicar a los padres como bañar a los recién nacidos por ser hospital amigo de los niños, me encantó, pese a mi experiencia, estubo muy bien recordar. Pero un día en el hospital es terriblemente aburridooooo!!!, a pesar que mi cuñada por la mañana y mi suegra por la tarde me acompañaron y me hicieron sentir bien, las horas se hacen interminables, sólo ves pasar enfermeras, o entran a mirarte la temperatura o la tensión, en mi caso, te cambian el gotero, o te entran a limpiar la habitación, cambiar la cama, ahora la pediatra y la ginecóloga. Y como yo andaba perfecta, iba al baño estupenda (con ayuda medicinal por los puntos) y no me sentía cansada, no sentía que tenía que estar ahí. Gracias a estanjano que me trajo bocadillitos de jamón que me supieron a gloria! Y los bombones que me regalaron unos amigos que estaban geniales!

Comer y beber es lo que me apetecía más, andaba por la habitación con mi nena y miraba por la ventana, tuve la suerte de que mis compañeros de habitación marcharon por la mañana, así que podía recorrer más espacio. Esa noche me quedé sola con la peque, pues su hermano necesitaba estar en casa y estanjano se lo llevó para dormir ahí.

Y llegó el último día, 48 horas después de mi ingreso, bueno algo más, después de últimas inspecciones a la peque y primera prueba del talón (la niña perdió 120 gr el primer día y recuperó 70 gr el segundo, así que un 1,6% de pérdido total, que está genia), y de que pasase el ginecólogo (con recetita para ir al baño y cita para el suelo pélvico), teníamos el alta!!! No me fui sin antes comer, ya que me habían traído la comida no la íbamos a desperdiciar!!! Y ale, pa casa!!! Con mis cuñados que nos ayudaron a llevar las cosas al coche (día de perros incluido, no podía ser menos si estanjanita ya había nacido el peor día de lluvia de las últimas semanas) y a meterme yo detrás entre la silla y el cuco, y a los que estaré eternamente agradecida porqué se portaron genial y porqué en situaciones así una descubre quién es la familia que se interesa y que está para lo que necesites sin pedirlo.

Ahora tocaba la realidad de una familia con un miembro más…

 

 

 


Después de dar a luz

Este post sigue al anterior de mi parto de estanjanita. Debo avisar que igual hay algún momento desagradable. Pero forma parte del parto igual y no quiero olvidarme de esa parte aún:

Nos habíamos quedado en mi habitación. Estaba yo con estanjanita envuelta en una toalla sobre mi pecho, de rodillas sobre la alfombra manchada y notando el cordón umbilical que subía por detrás de mi uniéndonos aún.

Mientras oí como estanjano volvía a llamar al 112 para avisarles que ya había dado a luz. Al día siguiente me contó que al ver la ambulancia sacó medio cuerpo fuera por la ventana para que no se pasaran y gritando: “ya ha nacido!!” (bueno eso sí lo oí mientras miraba a mi pequeña “ruiditos” manchadita). Antes de que subieran los sanitarios, estanjano hizo pasar a su hermano a conocer a su nueva sobrina. Mi pobre tenía una cara a susto por todo aquello.

De golpe llegaron los sanitarios, y aunque sé que tengo que agradecerles la ayuda, mi sensación en aquel momento fue que entraban elefantes en una cacharrería. 

Me ayudaron a levantarme porque me sentía incapaz. Me quité las braguitas y me tumbé en la cama, sin desprenderme de mi hija. Me ayudaron a subir el jersei del pijama para hacer piel con piel con mi hija.

Ahí noté el escozor de mi vagina pero no sé si por la oxcitocina o la situación, no era un escozor exagerado.

Tumbada en la cama cortaron el cordón y empecé a notar dolor, todavía faltaba expulsar la placenta. No eran fuerzas lo que me faltaban pero después de las ganas inmensas de empujar ahora no sabía si empujaba como debía. Estuvimos un buen rato a ver si expulsaba la placenta, dolía y como ese dolor no me iba a traer nada tan precioso como mi hija, era un dolor diferente. Pero parecía estar muy arriba. El doctor me preguntó como había sido la cosa y me dijo: “como habéis esperado tanto?” Tanto? Me pregunté yo, si esperé dos horas para dilatar bien y tranquila, y esperé hasta que las contracciones se hicieron más intensas y regulares? (después me enteré que también se lo había preguntado a estanjano y que él también se quedó pensativo)

Como no salió toda la placenta, me ayudaron a levantarme y me sentaron en una silla para bajarme a la ambulancia. Seguía sintiendo dolor y más con cada movimiento. Una vez en la entrada del edificio noté más dolor y me animaron a empujar. Pasado el pujo me cogieron (bueno a ambas, porque seguía con estanjanita encima) para ponerme en la camilla. Fuera llovia y nos llevaron a la ambulancia tapadas totalmente con sábana, manta y manta térmica.

Sin ya saber muy bien en que dirección estaba yo, mi hija empezó a mamar en esa ambulancia y entre más dolores expulsé más placenta. Unos diez minutos eternos después llegábamos al hospital mientras yo pensaba en mi marido y que no sabía como estaba de nervioso. No sabía si cogería el bolso y no le había visto antes de salir. Y en estanjanito, del cuál no me pude despedir.

Una vez en el paritorio, me cogieron a la niña para cambiarme de camilla. Mi pobre lloraba, no fueron ni dos minutos, pero fue de las pocas veces que la oí llorar esa noche; comprobaron que estuviera bien y me la devolvieron después de ponerme un camisón y guardar mi jersey de pijama y la toalla en unas bolsas de plástico. Al rato, con ayuda, terminé el alumbramiento de la placenta por completo, empezaron los escalofríos y tembleque.
Estanjanita seguía enganchada a mi teta derecha.

Me miró una ginecóloga y me dijo que había desgarro que como era importante llamaba a una compañera. Eran alrededor de las cinco de la mañana y vi que en la vía había oxcitocina sintética (no sé el porque, igual para el alumbramiento de la placenta).

Supe que mi marido había llegado pero se olvidó el bolso así que le hicieron volver a casa. La otra ginecologa llegó y la conclusión fue que había que coser, el desgarro llegaba hasta el recto (tipo IIIb por lo que pone el informe. Yo lo achaco a la episotomía y desgarro que sufrí en el parto de estanjanito pero no lo sé de verdad). Me pincharon el ano para anestesiarme la zona, os puedo asegurar que duele un montón (más que parir). Y empezaron a coser, así de abajo a arriba.
Mientras, recibía preguntas sobre mis datos personales para avanzar el registro y nos cogían las huellas. Algunas respuestas me costó porque los pinchazos en la vagina no me dejaban continuar. Eso si se me hizo eterno, quería que terminara ya.

En los cuarenta minutos que tardó me imaginé el destrozo y como podía quedar aquello para el futuro. Reconozco que ahí sí sentí un poco de miedo por la vida de mis partes a partir de ese momento.

En lo que me cosió, mi marido llegó de nuevo, tenía ganas de verle.

La ginecóloga me comentó que a partir de ahora debía vigilar de no tener estreñimiento, que me darían medicación para ello y una visita en cuatro meses para suelo pélvico.

Cambiamos de camilla (rueda como una croqueta me dijeron) y para el box. La cara de mi marido cuando le hicieron pasar me hizo respirar y ahí disfrutamos en calma mirando los dos a nuestra pequeña y comentando detalles de lo sucedido.

Me contó el desastre de habitación que había quedado, los sanitarios no se llevaron nada, dejaron tirados guantes y bisturí (que no digo que se pongan a limpiar pero hay cosas que deberían llevarse con ellos creo yo)

Después de un ratito subimos a planta y lo que viene después lo dejamos para otro post…


A %d blogueros les gusta esto: