Archivo de la categoría: experiencias

El mejor día de mi vida

Personalmente así a bote pronto tengo dos días y es obvio que son los días en que nacieron mis hijos. Aunque podríamos añadir el día en que cogimos mis bártulos y me vine a vivir a cantabria.
Pero no es a eso a lo que se refiere el título de este post, si no al mejor día de la vida de mi hijo. El sábado cuando fue con su padre a clase de música, estanjanito le dijo que el mejor día de su vida fue el que nació estanjanita. Os podéis imaginar lo feliz que me sentí cuando me lo contaron y revivimos ese momento los tres juntos.
Me siento feliz porqué demuestra lo mucho que quiere estanjanito a su hermana, lo bien que se siente con la nueva situación y me siento bien pensando en que ese día fue un regalo para mi, porqué pude tener un parto vaginal, empoderarme y manejarlo, un regalo para estanjano pues pudo recoger a su hija al nacer (y se siente un hombre que ha hecho una cosa importante que otros no viven), la mejor forma de nacer para mi hija en intimidad con sus papis y sobretodo un regalo para estanjanito porque sabe lo que es nacer (más o menos inconscientemente), lo que es ver a un recién nacido de tu familia y espero que un día lo siga recordando como una experiencia fantástica que pocos pueden vivir.
Ese día a marcado mucho nuestras vidas y a estanjanito le ha hecho desprenderse de un cierto temor que tenía ante la nueva situación, le ha hecho abrirse más y a crecer más como persona. Siempre me ha contado lo que le pasaba y sentía pero ahora lo manifiesta mucho más y lo hablamos y sé que siente mucho más (el otro día lloraba porqué una niña no tenía madre y se sentía triste por ella) sé que hay que enseñarle a gestionar todo esto pero también sé que es mucho más feliz

Anuncios

La lactancia de estanjanita

Como ya os conté, estanjanita cogió el pecho en la ambulancia camino del hospital.
Y siguió mamando entre ratos de sueño en el paritorio mientras me cosían, en el box y cuando llegamos a la habitación.
Todo encima de mi y tumbadas las dos, lo que hizo que en alguna mala posición me cogiera mal el pezón derecho y me hiciera una grieta que dolía bastante.
Además de que estanjanita es tan ansiosa que muchas veces me cogía mal los pezones y no abría bien la boca con el conseqüente dolor, pero se iba arreglando con cada tetada y yo intentaba relajar la postura a pesar del dolor.
Con las tetas casi al aire todo el rato porque estuve sin sujetador en el hospital, pasando leche por el pezón e intentando que estanjanita cogiera bien el pezón, la grieta no fue a más.
Empecé con la subida de leche la mañana que me dieron el alta antes de marchar a casa.
Ya en casa me puse las conchas de lactancia (que tengo que agradecer a mamá vaca) en ese par de balones de rugbi en los que se convirtieron mis pechos. Duros y enormes, hubo algún momento en que temí que estanjanita no vaciara bien ya que notaba bultitos y no quería que terminase en mastitis, así que me masajeaba. Y se fue curando la grieta. Y es que estoy enamorada de las conchas, no se me engancha el pezón con el disco de algodón, no se me chafa el pezón y respira bien. Además que recogen la leche que me sale y la guardo para emergencias. (que bebe con el biberón sin tetina a modo de vasito). Aunque las conchas las tenía pensadas para poner solo en casa, a veces, salgo con ellas.
Lo mejor es que no miro el reloj, ni me preocupa ni controlo cuanto está al pecho. Si con estanjanito apenas lo miré con esta es que no tengo ni idea y vivo más feliz.
Mejoramos posturas y estanjanita coge mejor el pecho a la primera, aunque, a veces, desespera y no lo pilla bien cuando estamos las dos tumbadas en la cama. Hay noches que lloriquea porque no pilla pezón y me tengo que sentar. Pero va mejorando, esta noche casi no nos despertamos en las tomas, a ver si seguimos así de bien.
Estoy satisfecha por este inicio de lactancia. No ha sido la perfección pero he sabido mejorar y más con la tranquilidad que me envuelve gracias a la información que tengo. Y eso lo tengo que agradecer a la lactancia de estanjanito que con las grietas que me salieron no me rendí y busqué ayuda y de ahí lo que sé y he ido aprendiendo


Estanjanito y su hermana, primeros días

Estanjanito quiere coger a su hermana, y hay que estar con mil ojos y mucha rapidez, pues él te dice que la va a coger y no espera ni un segundo que cuando lo has oído ya casi la tiene. Ya me ha pasado dos veces, suerte que estaba detrás de él y pude coger la cabeza de la niña antes que él cogiera el resto del cuerpo de la hamaca.

Después de esos sustos le hemos hecho una charla por separado, se lo dije yo y después su padre, que hay que vigilar con la cabeza de su hermana y que no es un muñeco. Dejaremos que la coja siempre que se siente, y seremos nosotros los que se la pongamos encima.

Respecto a la relación de estanjanito con la niña hay que decir que la quiere cada vez más:

–  La cuida, pues es el primero en querer bañarla (hay días que según llega del cole ya la quiere bañar) aunque creo que a veces es más un juego para él.

– Le cambia los pañales. A ver, no del todo, claro, pero él prepara el cambiador, los pañales y la esponja con el agua (aunque ésta la tengo que cambiar, a veces, porqué me la trae fría).

– Hace de traductor. Sí, y hasta a veces me lo creo. Si la niña empieza a quejarse, estanjanito te dice si quiere teta o que le cambies el pañal, ya ha asumido que puede ser por alguna de las dos opciones.

– La presenta. A todos los compañeros del cole les hace venir a conocer a su hermana, aunque a muchos se la trae floja, pero se pone pesado hasta que vienen.

– La besa. A pesar que es algo que no quiso hacer en el hospital y ha sido gradual. Primero la acariciaba un poco, luego la cabeza (se lo hace mucho pero con mucho cuidado) y ahora la besa al marcharse a cole y en muchas ocasiones, cosa que hace que me sienta muy bien.

Y lo mejor es que a nosotros también nos da muchas muestras de afecto, en mitad de la calle te para y te abraza. Está mimoso sí, pero es genial. Todo no va a ser buenísimo, porque sí es verdad que los primeros días ha estado más sensible, se enfadaba a la mínima o lloraba, y no sabía esperar. Pero papá ha estado muy pendiente de él cuando yo no he podido, y yo he intentado doblarme para hacer caso a ambos sin que ninguno tenga que esperar (es difícil porque terminas un poco loca y hay momentos que tienes que hacer que uno pare, y claro, le toca a estanjanito, ya os contaré mis peripecias). Aunque a estanjanito le damos su importancia, su participación y no le quitamos mucho ojo para que no se sienta desplazado, espero que aunque hay momentos que le tienes que hacer parar, esperar o callarse, no lo esté haciendo mal del todo.

Y hoy (19 días después del nacimiento) la profe del cole dice que ve a estanjanito muy comunicativo y eso quiere decir que no lo debemos hacer muy mal. Así que aunque algo loca en algunos momentos estoy feliz y orgullosa de toda la familia y sobretodo de estanjanito por haber aceptado el nuevo estado familiar tan bien.

 


Papelote aquí, papelote allí…

Y fírmame y fírmame (cantado junto al título a lo “maquillame”)

Ayer llegamos a casa del hospital. No muy cansados, pero cansados (estanjano de ir y venir y dormir en un butacón; y yo del trasiego de un hospital y una camilla que no es mi cama)

Y … pam! Al día de llegar ya tienes que madrugar para empezar con el papeleo. Cógete una carpeta con todo lo que te dan, los DNIs de los padres y el libro de familia (si ya has tenido un hijo como es nuestro caso, si es el primero y no estás casado te lo dan en el registro). Así funciona el papeleo para un recién nacido si no estás casado:

Antes de salir del hospital llamé al centro de salud para pedir cita para la prueba del talón que debe hacerse sobre el quinto día de vida del bebé, para ello dan un papel provisional con el pediatra que toca. (esto es otro tema pero las visitas médicas se intercalan con el papeleo así que cógetelo bien o acabarás con estrés)

Ahora que ya tengo el alta:

Paso 1: Lo más importante. Registrar a la moza como que ya ha hay una personita más en este mundo.

Es importante porque hay un plazo de ocho días naturales a partir de las 24 horas siguientes al nacimiento.
Para ello en el hospital (normalmente al padre) le dan un papelito amarillo con la parte trasera rellena por el médico. Y si no le vas a inscribir en la misma ciudad del hospital (como es nuestro caso) tienes que llevar un certificado (que no dice casi nada, sólo que el hospital no ha hecho nada para inscribir al niño).

Nos vamos al juzgado de nuestra ciudad (donde quieres inscribir al recién nacido) y les dimos ambos papeles y el libro. Acuérdate de rellenar el papelito amarillo!!! Si no está el juez o está ocupado te dicen que lo vayas a buscar otro día. (Padre y madre firman en el tomo para hacer el registro)
Así que allá nos fuimos estanjano, estanjanita y yo a media mañana y eso que habíamos madrugado!!! Pero como no nos dieron el libro de familia tampoco podíamos hacer más papeles ese día.
Puede que te den a rellenar una estadística, acuérdate de llevarla cuando vuelvas a recoger el libro de familia

Paso 2: inscribir al recién nacido en el INSS.
Como en nuestro caso la niña irá como beneficiaria de mi tarjeta sanitaria me fui yo sola a hacer la inscripción. Para ello hay que pedir cita y hay dos formas:
Llamar al 901106570 donde te sale un contestador que para marcar las opciones puedes hacerlo por teclado o por voz y si tienes a estanjanita en brazos con sus ruidines la máquina se vuelve loca y no sabe qué codigo postal le has dicho o te pasa a otra fecha porque supone que le has dicho que no.
Puedes hacerlo por internet: sede.seg-social.gob.es en cita previa, con la opción de incluir nuevo beneficiario.

Que hay que llevar? Pues tu llévalo todo, pero en principio con la tarjeta sanitaria y el DNI de la persona con la que se inscribirá, vale.

Aquí en Cantabria, por ejemplo, han abierto no hace mucho un centro del INSS en nueva montaña donde no hay mucha gente y con la cita previa no me dió tiempo ni a sentarme para esperar. (primer papelote que pude hacer sola)

Te dan un documento acreditativo del derecho a asistencia sanitaria donde aparecerán los beneficiarios del asegurado, y hace unos meses el nuevo bebé tiene número propio de la seguridad social.

Si eres madre trabajadora tienes que pedir la baja maternal y las ayudas que dan (la baja de paternidad también la pides al momento) aquí no os puedo decir los papeles que necesitáis pero en la web probablemente os lo explique. La ayuda que dan por maternidad son 100 €/mes hasta que el bebé cumpla 3 años (y es una deducción del IRPF). Aprovecha y lleva todos los papeles y lo haces el mismo día. En internet hay una opción para pedir cita para hacer las bajas, ayudas e inscripción en la misma visita.

En el caso que no trabajes, dan ayudas por hijo a cargo, son como máximo 24,25 €/mes/hijo que se pagan trimestralmente (que mira para pañales ya es algo). Para estas ayudas te darán unos papeles para rellenar, necesitas saber ingresos del año anterior, así que necesitas otro día para llevarlos, más originales de los DNIs, padrón y firma de ambos.

Paso3: Inscripción en el centro de salud.

Así te dan la tarjeta para el bebé (bueno un papel temporal hasta que te llegue la tarjeta a casa). Si lo puedes hacer coincidir con la visita al pediatra eso que te ahorras pero puede ser dificil si ya se retrasó lo del libro de familia. Así que nada, otro día de visita. No te apures, tienes un mes que es lo que dura el papelito que te dieron en el hospital con el pediatra que te tocaba. Pero cuanto antes te lo quites de encima mejor porque para la receta electrónica que te darán a los 15 días con la vitamina D si lo tienes que tener.

NOTA: importante fijarte que en el papel que te darán pone el número CIP porque lo necesitas a la hora de comprar la vitamina D con la receta electrónica (que hay que activar en menos de 10 días)

Paso 4: Empadronamiento.

A esto también fui sola, pero hay que ir un día para pedir el papel al ayuntamiento y que papá lo firme, apunta: llevar el papelito rellenado y firmado por ambos, una fotocopia de los DNIs de los padres y una fotocopia del libro de familia. Al día siguiente ya puedes pedir el padrón para ir a más sitios que te lo pidan, por ejemplo, al INSS a pedir las ayudas para gente con pocos recursos. Pero si váis los dos os evitáis un desplazamiento (cosas de que papá trabaje)

Notas importantes:

Organízate bien, sin prisa pero sin pausa.

Lleva todo siempre encima por si acaso.

Haz varias fotocopias de los DNIs por si las moscas.

Entre papelotes hay que llevar al bebé al pediatra para la primera visita con la prueba del talón (sobre los cinco días del nacimiento) y debes llevarlo donde te manden o mandarlo por correo si quieres ahorrarte otro desplazamiento, la mamá debe ir a la matrona a que la inspeccionen (a la semana de dar a luz), a ambos sitios deben ir padre y madre si no están casados (si hay matrimonio con que vaya el padre, vale) o si os véis con cuerpo (como yo que me siento con fuerzas) la mamá también puede hacer los papeles sola, menos en el juzgado que firman ambos en el tomo y lo demás con fotocopias o con un viaje para recoger papel también.

Con certificado digital puedes hacer muchos trámites online, así que si antes de dar a luz puedes hacértelo mejor.


Mi parto de estanjanita

Empiezo este post casi 24 horas después de que estanjanita anunciara que estaba a punto para nacer.
Son las 00:30, estamos en el hospital y después de la entrada de las enfermeras no puedo dormirme de nuevo. Ha sido un gran día y las imágenes no paran de retornar a mi mente.

Aquí me veo obligada a advertiros que va a ser la historia contada con pelos y señales pues ahora que está fresco no quiero perder detalle.

Todo empezó domingo de madrugada. Ya el sábado nos fuimos a dormir con la idea/broma que nacería estanjanita, pues hacía malísimo, con lluvia y viento después de una semanuca agradable. Estanjano al meterse en la cama me preguntó en broma si ya tenía contracciones. Aún no sabíamos lo que nos deparaba el futuro de las próximas horas…

Sobre las 00:45 noté una contracción, no era como las de regla flojitas de días anteriores, era más fuerte pero totalmente manejable. Me moví un poco y noté la braguita mojada. Fui al baño y confirmé que había roto la bolsa. Me cambié y se lo comenté a estanjano (el cual dice no acordarse de ese hecho)
“Bueno” pensé, pues vamos a la pelota a aguantar las contracciones. Me puse mi música de parto y me puse a planchar y después terminé con alguna cosilla que faltaba por poner en las maletitas entre contracción y contracción. Alguna la pase semidesnuda agarrada en el lavabo parano tener que cambiarme tanto de bragas pues en cada contracción salía líquido amniótico.

Las contracciones iban aumentando en dolor y duración y se hacían casi regulares, a las 2:50 empecé a prepararme para marchar pero no muy segura de haber dilatado suficiente. Me metí en la ducha. Ahí las contracciones se intensificaron un poco pero me alegré de la caìda del agua por la espalda. Al salir dije a estanjano que empezara a preparase, que nos íbamos al hospital. Así que se levantó para arreglarse y despertó a estanjanito para llevarle a casa de mis cuñados.  Yo con el jersei del pijama y las bragas iba a empezar a vestirme. De golpe, eran sobre las 3:15, las contracciones se juntaron, pasando de tres a un minuto y a ser más fuertes. Yo empujaba la pared mientras hacía ruidos al respirar “aaaeeeiuuuu”, bajé a empujar la cama y me vi en la alfombra de rodillas. Estanjano ya vestido me dijo que me vistiera, pero yo era incapaz de sentarme en la cama, con los calcetines aún en la mano, volví a ponerme de rodillas en la alfombra. Estanjano volvió a la habitación llamando a su hermano y le dije que se viniese a por estanjanito(al que puso dibujos para que no se asustara por mis gritos), que no daba tiempo.

Noté una presión muy fuerte y me vino la imagen de una cabeza apretando.

Estanjana: “Llama al 112!!! Que noto la cabeza!!!”

Estanjano: “Como voy a llamar!!” no se creía lo que le decía pero llamó para que vinieran. “Me han dicho que te tumbes en la cama y no aprietes”

Estanjana: “si los cojones”

Intenté no apretar durante las siguientes dos contracciones. Mientras me bajaba las bragas hasta las rodillas y gritaba:
“trae toallas!!” estanjano estaba tan nervioso que no sabía ni donde estaban. Puse una pequeña debajo para evitar golpe si no podíamos cogerla.

Estanjana: “Ya esta la cabeza aquí. Tendrás que cogerla tu”

Estanjano se agachó detrás de mi y en ese momento se creyó lo que le decía pues vió la cabeza asomar. Cogió una toalla grande y puso las manos. En otro pujo su hija cayó en sus brazos y me la dió después de moverla un poco porque la niña no lloraba. Y no lloró, como hizo su hermano al nacer, estanjanita hacía ruiditos y se movía. Yo sabía que estaba bien y estanjano fue a llamar de nuevo al 112 para avisarles. En los 12 minutos que tardó en llegar la ambulancia. Yo había dado a luz a mi hija, entre gritos y dolor (no dolor desagradable). Siendo la directora, sabiendo lo que estaba pasando, dueña de mi cuerpo y con estanjano como mi único compañero, el matrón, el que cogió a su hija y me la dió.

Fue un momento mágico, feliz e inimaginable. Estanjano hizo pasar a estanjanito un momento para que viera a su hermana.

Estanjanito: “tiene una cosa roja en la cabeza”

Estanjano y yo aún comentamos los detalles de aquella madrugada y aún no sabemos si todo fue cierto aunque miremos a nuestra preciosa hija. Somos afortunados de lo vivido porque nosotros trajimos al mundo a nuestra pequeña.

Lo que viene después lo dejo para otro día…


Primera clase preparto. Durante la dilatación.

Aunque ya empezaron la semana pasada con las clases, la matrona me apuntó a la de este martes. Os voy a contar lo que más me gustó, muchas cosas ya las sabía, otras fueron de recuerdo y para poner en práctica para este parto, y os adjunto más cosas de mi cosecha para que os puedan ayudar.

Unas frases que dijo la matrona, que me la apunto y os recomiendo es: “que todo ésto es para que tengáis una mochila para utilizar lo que necesitéis y lo que queráis en el momento de poneros de parto, las que quieran las puedan usar, pero lo bueno es tener toda la información para poder elegir libremente y empezar a pensar cómo queréis que sea vuestro parto, dónde y con quién”

Nos puso un vídeo que me pareció con una visión muy interesante respecto a lo que es parir, métodos de relajación y posturas en el proceso de dilatación.

En la introducción ya decía que las mujeres han parido solas sin ser dirigidas por profesionales durante muchos años y que no hay que temer al dolor porque el dolor es para ayudar a tu hijo a nacer y no es igual a sufrimiento.
Luego contaba lo que era un parto, como se producía el movimiento del bebé para pasar por la pelvis y porque necesitábamos libertad de movimiento durante la dilatación para que fuera más fácil para el bebé ese paso.
También mostraban posturas durante la dilatación que ayudaban y  recomendaban que se permaneciera en casa (siempre que no haya un problema o se rompan aguas saliendo sucias), porque era mejor hasta el momento en que se acercaba el momento del expulsivo. El ambiente conocido del hogar, la tranquilidad, el tener cosas conocidas a mano, poder moverse con libertad,…
La matrona acompañó el vídeo con sus recomendaciones y una pelvis movible. Me encantó la explicación, sobretodo tener la pelvis a la vista, percibir cómo algo que nos parece tan inamovible se prepara para dejar paso al bebé.

He encontrado este vídeo para que veas lo mismo que nos enseñó:

Algo que me causó “sensación” fue la explicación de cómo se mueve el hueso sacro. Éste hueso se mueve para ensanchar el paso de la cabeza del bebé y luego vuelve hacia atrás para que pase hacia abajo. Si la mujer se tumba boca arriba impide que ese movimiento se haga en libertad y retrasa el parto. Así que hay varias posturas que facilitan ese movimiento y el movimiento de la pelvis para las diferentes fases del paso del bebé por la pelvis. Aich, me acordé que en el parto de estanjanito cuando estuve en la sala de dilatación me hicieron tumbar boca arriba, esta vez no pasará; aunque sí me moví antes de entrar, haciendo lo que mi cuerpo me pedía, me cogía a las mesas y hacía girar la pelvis con un pie delante de otro.

fig2

Fuente: muymaternal.com

Hay varias posturas que os/nos ayudarán en el proceso de dilatación: en vertical, nos ayuda la gravedad a que el bebé baje, a cuatro patas a que el hueso sacro se mueva en libertad, recostada de lado, sentada en una silla al revés, en la pelota suiza haciendo movimientos de pelvis, que el acompañante nos sostenga, en la bañera o bajo la ducha, buscad e id cambiando según os sintáis mejor. (no he podido encontrar una imagen donde se vean todas, pero si la encuentro os la pondré)

Lo bonito del vídeo fue ver cómo se introduce al futuro papá en esos momentos como acompañante y ayudante. Formando parte de todo el proceso, ese padre que está para lo que la mamá necesite, para hacerle masajes, para animarla, para sostenerla,… los padres de hoy en día quieren involucrarse y hay que ayudarles a saber en qué pueden ayudar.

Ay! un dato, ahora en los hospitales amigos de los niños no se cura el córdon umbilical del bebé con alcohol de 70º  porque puede irritar su piel, y se utiliza suero.

Me gustaron los consejos, me gustó la perspectiva que se da y me siento más reconfortada. Ahora espero que la semana que viene me cuenten cómo es el momento en el hospital, que ya han pasado cinco años y las cosas han evolucionado.

Mi consejo es que escuchéis vuestro cuerpo, que actuéis como os lo pida, que no tengáis vergüenza de la postura o el lugar en el que os sintáis más cómodas, que os relajéis porque es un momento maravilloso (yo me puse la música de los dioses para relajarme y ayuda junto a la respiración que necesitéis en cada momento) y una duchita templadita para relajar los músculos (que a mi me hizo empezar con las contracciones verdaderas y a acortar las horas)

Si tenéis preguntas o algo no ha quedado claro no dudéis en preguntarme, que lo que no sepa lo buscaré para ayudaros. Podéis leer mi primer parto si os ayuda, aunque espero mejorar muchas cosas en el de estanjanita.


Clase de música de papá

Mi marido, estanjano, tiene la música que le corre por las venas. Alguna vez he comentado que estanjanito lo ha demostrado también desde pequeño y por eso le apuntamos a clases de estimulación musical.

El otro día fue lo más! Papá e hijo disfrutando de la música de épocas atrás. Estanjano puso discos, sí, vinilos, de esos que cuesta encontrar hoy en día y que los que conservamos algunos somos dinosaurios. Estanjano disfrutó como un enano poniéndole distintos tipos de temas que a él le marcaron de alguna forma su infancia y adolescencia. Mientras estanjanito bailaba cual poseso por el salón, bueno no sé si llamarlo bailar, eran como espasmos y saltos.

No sabría deciros quién lo pasó mejor, yo estaba encantada mirándoles desde el sofá mientras estanjanita apretaba la barriga, no sé si se quería unir a la fiesta que teníamos montada.

El momento mágico fue cuando papá puso rock, pero no uno cualquiera, si no el que estanjanito estaba pidiendo, Queen! “We will Rock you” con el sólo de guitarra, padre e hijo de pie sintiendo el ritmo y tocando la guitarra con cara de sentimiento pleno!! No sabía si llorar de la emoción, limpiarme la baba o reír!

Son esos momentos que te quedan, que recuerdas, que esperas que tu hijo recuerde aunque sea vagamente y que se quede con algo de esos momentos mágicos. Aunque no lo parezca seguro que estanjanito aprendió mucho de su padre ese día. No es la primera vez que me hacen concierto pero ésta fue buenísima!

Os quiero chicos, mis músicos preferidos!


Hoy es de esos días…

en que es mejor que dejéis de leer. Este es un post cansino, de esos que escribo para no terminar loca del todo.
Me siento frustrada, triste, cabreada, … conmigo, con el mundo y con los demás.
No es por un hecho concreto, llevo días que veo como entristezco sin motivo aparente, veo como me autocastigo por nada y hoy ya estoy en fase de brotar las lágrimas sin ton ni son.
Me estoy encerrando en mi misma, dejando de lado amistades y familiares porque no siento que nadie pueda entender lo que pasa en mi cabeza, no hay nada que me haga sentir mejor excepto mi hijo y mi marido. Me cuesta hacer cualquier cosa, sólo me tiraría en el sofá con el mando en la mano viendo los muchos programas veraniegos sin ganas.
Hoy me siento una luchadora cansada, luchas y luchas sin pedir nada más que te salgan las cosas más o menos por lo menos para empapar el sudor de tanta luchas y lo único que parece es que te hundes más en el fango.
No pido nada, ni que me entienda nadie más, no pido ni para comer ni para rascarme la espalda, sólo pido una oportunidad para trabajar, para crear, para subsistir y para vivir. Pues no, parece que un sinsentido lo embarga todo y que sólo se premia la vagancia, la incultura y al pedigüeño.
No pido nada que no sea mío, ni pido una limosna, pido que me dejen emprender una gran historía, por la que siento pasión, por la que me he preparado y aprendido.
Y me siento como un atleta al que ponen vallas para que no llegue a línea de salida.
Y resulta que no sé como encontrar una solución a nuestra situación mientras mi marido sale todas las mañanas a currar y currar y yo me quedo más frustrada por no poder ayudarle marujeando por casa para lo que no estoy preparada.
Vivo sin vivir en mi.
Si has llegado hasta aquí problablemente no entiendas nada, ya te avisé, sintiéndolo mucho este post sólo lo entiendo yo. Pero te agradezco el esfuerzo y el seguir ahí pese a mi dejadez


Segundo proyecto ayuda: firma por el cribado de cáncer de colón

Siguiendo con un proyecto que me toca muy cerca, el cáncer de colón. Mi madre murió hace casi ocho años de cáncer de colón, un cáncer detectado tarde y mal, (las primeras veces que fue al médico le decían que le dolía la barriga por nervios), después de detectarle unos nódulos en el intestino, de una operación donde le cortaron parte de éste, y el diágnostico fue Metastasis, en grado II (perdonadme si no sé explicarlo científicamente) es decir, que el cáncer estaba extendido por no detectarle antes. Cuando se lo detectaron mi madre tenía todavía 49 años, y murió casi un año después; antes pasando por quimio, radio, y pastillas. No os quiero contar por ahora más, quiero que tenga su momento, porque algun día quiero contar la historia que vivió. Lo unico que sé por ahora es que mi hermana y yo nos quedamos sin madre, y que mi hijo nunca tendrá posibilidad de conocer a su abuela, una de las mejores y más buenas personas que jamás habría conocido.

Y quiero que sigáis leyendo, por favor, porque quiero dar a conocer un proyecto y que sepáis más al respecto.

Primero, os voy a decir una cosa y en mayúsculas EL CÁNCER SE CURA, el cáncer de colón (colorrectal, para ser correctos) se puede curar en un 90% de los casos, siempre que se detecte a tiempo. ¿Cómo lograr detectar un cáncer a tiempo? con un cribado, es decir, que a la población con más factores para sufrirlo se le hagan unas pruebas para su detección precoz. En este caso, la población de riesgo a la que se debería hacer pruebas se encuentra entre los 50 y 69 años.

Este tipo de cáncer es el más frecuente en España, cada semana se detectan más de 500 nuevos cassos, cada semana! El coste medio del diagnóstico y tratamiento del cáncer colorrectal es elevado. Según datos publicados en España en el año 2008, éste superaba los 27.000€ por paciente, sin contabilizar los fármacos biológicos utilizados en pacientes con enfermedad avanzada.

Y entre tanto números hay algo a lo que mirar más, el coste social y económico se puede rebajar. ¿Cómo? hay una prueba, la que detectaría precozmente y reduciría muertes y costes sanitarios, que cuesta sólo 2€!!! se trata de una detección de sangre oculta en heces que contribuye a reducir en un tercio la mortalidad de la enfermedad.

La mejor pregunta: ¿COMO PODEMOS NOSOTROS AYUDAR? pues de momento firmando una carta de Isabel Oriol, presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer, al grupo de expertos en programas de cribado de cáncer que se reunieron el 8 de noviembre en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. A ver si así hacen caso. Para firmar tenéis el enlace aquí

Se ha creado un Alianza formada por sociedades científicas, asociaciones de pacientes y organizaciones no gubernamentales, tiene como objetivos fomentar y divulgar la importancia del cáncer de colon y promover las medidas encaminadas a su prevención. Se hizo hace unos días una reunión para hablar de la eficacia de la prueba analizando el coste-eficacia y coste-efectividad. Me estuve leyendo el documento resumen (que si queréis leer lo encontráis en la página de aecc, aquí) y resulta que el cáncer de colón es uno de los menos conocidos, teniendo en cuenta que hay tanta población que lo sufre, hay algo que hay que hacer! hay que informar sobre ello.

Las claves extraídas durante la investigación como

argumentos movilizadores son:

–Mensajes que transmitan los beneficios asociados a un diagnóstico precoz, en tasa de curación, en el caso de obtener un resultado positivo y de confirmar el buen estado de salud de la persona que tiene un resultado negativo.

–Implicar al médico de atención primaria/médico de familia en la importancia de participar en los programas de cribado de cáncer así como la promoción por parte de las instituciones sanitarias.

–Fomentar las ventajas del test de sangre oculta en heces, considerablemente mejor aceptada que la colonoscopia y sin embargo apenas conocida.

–Facilitar información sobre el cáncer colorrectal ya que su desconocimiento frena su participación al considerarlo no necesario.

Si podemos salvar vidas, y además hacer menos tratamientos costos, si además, se podría ahorrar en ese aspecto en sanidad, y poder dedicar ese dinero a menos recortes y a otras cosas que nos ayudaría a todos, por qué no hacerlo? YO YA FIRMÉ

Fuente: aecc.es (asociación español contra el cáncer)


Me encantas cuando te pones nostalgica…

Eso me lo digo yo misma, jeje, sí, así estoy de pa’lla!

Un click, no sabría decir, a veces una película antigua, otro un comentario, una conversación… te llevan a la tierra de la nostalgia, de los recuerdos, algunos muy muy aparcados.

Eso me pasó esta tarde, hablando de costura y manualidades con mis amigas, de golpe! me acordé de mi infancia, cuando, no sé si a los 9 o 10 años, me apuntaron a un nuevo taller de bolillos (tiene muchos nombres: randes/puntes de coixí le llamabamos nosotros) era un taller para recuperar una tradición muy antigüa de mi pueblo marinero, ahí nos juntamos muchas niñas los sábados por la tarde y nos lo pasábamos genial. Fue una época muy feliz, aprendí muchísimo y fui casi profesional de ello; hicimos de aquella tradición una bonita forma de divertirse. Fuimos a jornadas, encuentros y concursos, primero los domingos por la mañana o sábados a pueblos cercanos, luego la geografía catalana y de ahí a jornadas de varios sitios de españa y alguno de Francia.

Y se me había olvidado! puede parecer algo arcaico o pasado de moda, pero nosotras lo rescatamos y me alegro muchisimo de ello, en las jornadas eramos admiradas por nuestra joventud y empeño, y ganamos más de un concurso! También instalamos en mi pueblo una jornada espectacular que reunió alrededor de un millón de “encajeras” o “puntaires” (pocos se acordarán ya de ello así que pocas pistas doy, jeje, y ya hace más de veinte años de aquello, dios!) fue una época feliz de viajes con las amigas y las mamás y papás, que como los que llevan a los niños a las competiciones nos llevaban a los encuentros. Sólo de pensar que fui partícipe de aquello me enorgullezco de haber participado y del apoyo familiar. Recuerdo a mi abuela con el abanico dándome aire por el calor, un espectacular batido después de una jornada con mi hermanopegado, sus padres y los míos, mi hermana que también estuvo un tiempo, el vestido regional catalán que nos poníamos en jornadas importantes y en las ferias, … que sencillo parece todo. Ayuntamientos, pueblos y habitantes nos apoyaban, un trabajo tan bonito, una tradición casi perdida entonces.

Y recordé que fui “profesora” de ello en las extraescolares de mi cole, porque yo fui de las últimas en dejarlo, ya cuando fui a la universidad y cada vez que iba a casa de mi abuela y veía mis cojines de “puntaire” me venían ganas de volver a cogerlo. Y me permitió conocer a Marta Ferrusola (la mujer de Jordi Pujol, presidente de Cataluña en aquellos años) y para una niña de 13 años en aquella época era un hito que se interesara alguien así por lo que haces.

Así que rescaté fotos de aquellos días, y espero en los próximos días recuperar las cajas de álbumes y labores (e igual hasta las enseño), me senté al sol de la ventana y me puse música de Júlio Iglesias (sí, que queréis esa época va ligada a la música que ponía mi padre los domingos por la mañana, una cosa sin la otra no es completo recuerdo)

Y la nostalgia se convierte en felicidad y en orgullo, y el sol se marcha y espero que el recuerdo no vuelva a borrarse… mmm donde estarán los cojines y los hilos? Estanjano ya estará temblando porque se ve la casa llena de “puntes de coixí” jeje


A %d blogueros les gusta esto: