Archivo de la categoría: lactancia

La lactancia de estanjanita

Como ya os conté, estanjanita cogió el pecho en la ambulancia camino del hospital.
Y siguió mamando entre ratos de sueño en el paritorio mientras me cosían, en el box y cuando llegamos a la habitación.
Todo encima de mi y tumbadas las dos, lo que hizo que en alguna mala posición me cogiera mal el pezón derecho y me hiciera una grieta que dolía bastante.
Además de que estanjanita es tan ansiosa que muchas veces me cogía mal los pezones y no abría bien la boca con el conseqüente dolor, pero se iba arreglando con cada tetada y yo intentaba relajar la postura a pesar del dolor.
Con las tetas casi al aire todo el rato porque estuve sin sujetador en el hospital, pasando leche por el pezón e intentando que estanjanita cogiera bien el pezón, la grieta no fue a más.
Empecé con la subida de leche la mañana que me dieron el alta antes de marchar a casa.
Ya en casa me puse las conchas de lactancia (que tengo que agradecer a mamá vaca) en ese par de balones de rugbi en los que se convirtieron mis pechos. Duros y enormes, hubo algún momento en que temí que estanjanita no vaciara bien ya que notaba bultitos y no quería que terminase en mastitis, así que me masajeaba. Y se fue curando la grieta. Y es que estoy enamorada de las conchas, no se me engancha el pezón con el disco de algodón, no se me chafa el pezón y respira bien. Además que recogen la leche que me sale y la guardo para emergencias. (que bebe con el biberón sin tetina a modo de vasito). Aunque las conchas las tenía pensadas para poner solo en casa, a veces, salgo con ellas.
Lo mejor es que no miro el reloj, ni me preocupa ni controlo cuanto está al pecho. Si con estanjanito apenas lo miré con esta es que no tengo ni idea y vivo más feliz.
Mejoramos posturas y estanjanita coge mejor el pecho a la primera, aunque, a veces, desespera y no lo pilla bien cuando estamos las dos tumbadas en la cama. Hay noches que lloriquea porque no pilla pezón y me tengo que sentar. Pero va mejorando, esta noche casi no nos despertamos en las tomas, a ver si seguimos así de bien.
Estoy satisfecha por este inicio de lactancia. No ha sido la perfección pero he sabido mejorar y más con la tranquilidad que me envuelve gracias a la información que tengo. Y eso lo tengo que agradecer a la lactancia de estanjanito que con las grietas que me salieron no me rendí y busqué ayuda y de ahí lo que sé y he ido aprendiendo

Anuncios

Beneficios (que igual no te han contado) de la lactancia materna

Sí, así como lo leéis, no te lo han contado, aunque si has dado pecho has vivido todas o alguna de ellas y no tiene nada que ver con estudios científicos.

– Aprendes a usar la otra mano, si eres diestra, por ejemplo, al dar pecho, aprendes a usar la mano izquierda. A la hora de comer, cada día coges más soltura usando la mano izquierda al pinchar y llevarte la comida a la boca sin que se caiga (Advertencia: los primeros días mejor poner un trapo encima del bebé por si se cae algo y no hacerlo con alimentos calientes). Con práctica, eres capaz de poner lavadoras, secadoras o poner a mesa (o escribir un post en el ordenador) con una mano y sobretodo la que normalmente no usas.

– Aprendes a hacer duchas cortas, no siempre pasa, pero en muchas ocasiones, aunque le acabes de dar pecho, es meterte en la ducha y te pide teta como si no hubiese comido en tres días, y más si estás sola en casa. Así que la ducha dura 10 segundos, mira si economizas!!

– Duermes con las tetas al aire. Que los pechos se aireen es bueno, cuando das pecho y más si lo haces con colecho, terminas durmiendo con las tetas al aire.

– Bebes más agua. Y es que dar pecho te da mucha, mucha sed. Y ya sabemos lo saludable que es beber agua.

– Te traen las cosas. No siempre pasa, ee, pero muchas veces que estas dando pecho puedes pedir que te traigan cosas, como agua, o chocolate!! con la cosa que estas ahí sentada puedes aprovechar un poco. Aunque si te ven muy diestra en el paso uno (o mi marido lee esto) se puede acabar el chollo.

– Duermes más. Sí, aunque suene a risa, duermes más. Las hormonas que generas hacen que te entre sueño. Si das pecho mientras colechas, enchufas la teta y te quedas dormida (muchas veces no me doy cuenta de cuando lo deja) así que duermes más de lo que dormirías en otras circunstancias.

– Sales de casa, sin pensar, sin pensar! Bueno algo sí piensas, pero yo salgo siempre preparada por si me paso el día fuera, aunque la idea sea ir a un recado y volver. Me llevo agua para estanjanito, algo de picar, pañales y toallitas para estanjanita, y una muda, pero no me llevo nada para comer. Cuando tiene hambre, tetas fuera! jeje

– Puedes bailar mientras das pecho, hombre, no en plan break dance, pero el otro día comprobé, que puedo tener a la nena en la emeibaby (que ya os contaré en otro post lo del porteo) y darle teta mientras muevo un poquito el cuerpo al son de una bachata.

 


Primera visita al pediatra

Como a estanjanito le tocaba revisión la retardé y junté con la primera visita de estanjanita. Así podía quedarse un día en casa.

Al entrar ya nos dijo la enfermera que la pediatra no estaba y teníamos que volver otro día para la revisión de estanjanita. Menos mal que le tocaba la prueba del talón y eso había que hacerlo ya porque ya podían avisar y no tenemos que hacer viajes con la niña y los bártulos.

Así que pesaron y midieron a estanjanita (la enfermera y una estudiante) y la niña había cogido 130 gr en tres días. Claro tanto engancharse a la teta!!

No se como describir la sensación que me dió la enfermera, hubo muchos detalles que no me fustaron.  Hablaba muy dulce pero no me dió sensación de eso más bien de que hacía un papel.  Me preguntó cada cuanto le daba el pecho y mi respuesta (“a demanda”) no le gustó porqué me lo volvió a preguntar más tarde. Y me explicaba cosas tales como coger al bebé (hombre, no ves que tengo otro hijo y está entero? Algo sabré de coger bebés)

Y llegó el peor momento que yo esperaba. La prueba del talón. Hasta tres veces la pincharon porque no sangraba, esta vez la tenía yo en brazos y la cantaba, que con estanjanito sudé del mal monento viendo llorar a mi bebé en la camilla. Estanjanita lloraba tanto que hasta dejó de respirar algún momento. Pensaréis que duele verdad? Pues según la enfermera no dolía y la niña lloraba porqué la revolvían. (la estudiante me dijo que si usa chupete recomiendan ponérselo a lo que dije que no usaba aún por la lactancia, aunque le hubiese dado una clase muy a gusto)

Como deben apoyar la lactancia materna e imagino que les habrán advertido de las tetaadictas. Me dijo dos veces que cualquier problema o pregubta al respecto la llamase sin problema. Que está muy bien pero me siguió resultando forzado.
Nos sacó de la consulta y nos acompañó a una sala de lactancia, yo no hubiese ido, me hubiese sentado fuera, pero si es verdad que había un sillón cómodo.

Segundo día:
El segundo día nos tocó primero la enfermera que voy a bautizar como “la despistada”
De viernes a lunes van tres días y uno de trabajo pues me preguntó si ya le daba directamente del pecho, me quedé a cuadros, era obvio que se confundía y con estanjanita también hizo un comentario que ella misma dijo que se confundía de bebé.
Ay que asumirlo nos ha tocado la tia despistada. Habrá que ir concienciado a desmentir, confirmar y recordarlo todo en cada visita.
Pesó y midió a la peque y en tres días aumentó 160 gr! Es una “monstrua”!
La pediatra muy mona ella revisó a la niña y todo está perfecto. En la visita de los 15 días nos dan receta con la vitamina D. Y hasta el ms no volvemos a vernos.
La pediatra ayudó a “la despistada” a poner los datos en el ordenador porque como es obvio no se enteraba de yna. Y encima siempre tiene alguna estudiante a quién enseñar, flipante. Y volvió a indicarnos que tenían sala de lactancia. “que sí mujer que ya la usaré algún día”
Nos preguntaron si queríamos participar en un estudio sobre obesidad infantil que se va a hacer en cantabria y me encantó la idea nada más decirlo. Encima vamos a tener más controles de la niña durante dos años así que a ver si ayudamos o les rompemos los esquemas con la lactancia materna prolongada y el BLW que tenemos pensado hacer!


Después de dar a luz

Este post sigue al anterior de mi parto de estanjanita. Debo avisar que igual hay algún momento desagradable. Pero forma parte del parto igual y no quiero olvidarme de esa parte aún:

Nos habíamos quedado en mi habitación. Estaba yo con estanjanita envuelta en una toalla sobre mi pecho, de rodillas sobre la alfombra manchada y notando el cordón umbilical que subía por detrás de mi uniéndonos aún.

Mientras oí como estanjano volvía a llamar al 112 para avisarles que ya había dado a luz. Al día siguiente me contó que al ver la ambulancia sacó medio cuerpo fuera por la ventana para que no se pasaran y gritando: “ya ha nacido!!” (bueno eso sí lo oí mientras miraba a mi pequeña “ruiditos” manchadita). Antes de que subieran los sanitarios, estanjano hizo pasar a su hermano a conocer a su nueva sobrina. Mi pobre tenía una cara a susto por todo aquello.

De golpe llegaron los sanitarios, y aunque sé que tengo que agradecerles la ayuda, mi sensación en aquel momento fue que entraban elefantes en una cacharrería. 

Me ayudaron a levantarme porque me sentía incapaz. Me quité las braguitas y me tumbé en la cama, sin desprenderme de mi hija. Me ayudaron a subir el jersei del pijama para hacer piel con piel con mi hija.

Ahí noté el escozor de mi vagina pero no sé si por la oxcitocina o la situación, no era un escozor exagerado.

Tumbada en la cama cortaron el cordón y empecé a notar dolor, todavía faltaba expulsar la placenta. No eran fuerzas lo que me faltaban pero después de las ganas inmensas de empujar ahora no sabía si empujaba como debía. Estuvimos un buen rato a ver si expulsaba la placenta, dolía y como ese dolor no me iba a traer nada tan precioso como mi hija, era un dolor diferente. Pero parecía estar muy arriba. El doctor me preguntó como había sido la cosa y me dijo: “como habéis esperado tanto?” Tanto? Me pregunté yo, si esperé dos horas para dilatar bien y tranquila, y esperé hasta que las contracciones se hicieron más intensas y regulares? (después me enteré que también se lo había preguntado a estanjano y que él también se quedó pensativo)

Como no salió toda la placenta, me ayudaron a levantarme y me sentaron en una silla para bajarme a la ambulancia. Seguía sintiendo dolor y más con cada movimiento. Una vez en la entrada del edificio noté más dolor y me animaron a empujar. Pasado el pujo me cogieron (bueno a ambas, porque seguía con estanjanita encima) para ponerme en la camilla. Fuera llovia y nos llevaron a la ambulancia tapadas totalmente con sábana, manta y manta térmica.

Sin ya saber muy bien en que dirección estaba yo, mi hija empezó a mamar en esa ambulancia y entre más dolores expulsé más placenta. Unos diez minutos eternos después llegábamos al hospital mientras yo pensaba en mi marido y que no sabía como estaba de nervioso. No sabía si cogería el bolso y no le había visto antes de salir. Y en estanjanito, del cuál no me pude despedir.

Una vez en el paritorio, me cogieron a la niña para cambiarme de camilla. Mi pobre lloraba, no fueron ni dos minutos, pero fue de las pocas veces que la oí llorar esa noche; comprobaron que estuviera bien y me la devolvieron después de ponerme un camisón y guardar mi jersey de pijama y la toalla en unas bolsas de plástico. Al rato, con ayuda, terminé el alumbramiento de la placenta por completo, empezaron los escalofríos y tembleque.
Estanjanita seguía enganchada a mi teta derecha.

Me miró una ginecóloga y me dijo que había desgarro que como era importante llamaba a una compañera. Eran alrededor de las cinco de la mañana y vi que en la vía había oxcitocina sintética (no sé el porque, igual para el alumbramiento de la placenta).

Supe que mi marido había llegado pero se olvidó el bolso así que le hicieron volver a casa. La otra ginecologa llegó y la conclusión fue que había que coser, el desgarro llegaba hasta el recto (tipo IIIb por lo que pone el informe. Yo lo achaco a la episotomía y desgarro que sufrí en el parto de estanjanito pero no lo sé de verdad). Me pincharon el ano para anestesiarme la zona, os puedo asegurar que duele un montón (más que parir). Y empezaron a coser, así de abajo a arriba.
Mientras, recibía preguntas sobre mis datos personales para avanzar el registro y nos cogían las huellas. Algunas respuestas me costó porque los pinchazos en la vagina no me dejaban continuar. Eso si se me hizo eterno, quería que terminara ya.

En los cuarenta minutos que tardó me imaginé el destrozo y como podía quedar aquello para el futuro. Reconozco que ahí sí sentí un poco de miedo por la vida de mis partes a partir de ese momento.

En lo que me cosió, mi marido llegó de nuevo, tenía ganas de verle.

La ginecóloga me comentó que a partir de ahora debía vigilar de no tener estreñimiento, que me darían medicación para ello y una visita en cuatro meses para suelo pélvico.

Cambiamos de camilla (rueda como una croqueta me dijeron) y para el box. La cara de mi marido cuando le hicieron pasar me hizo respirar y ahí disfrutamos en calma mirando los dos a nuestra pequeña y comentando detalles de lo sucedido.

Me contó el desastre de habitación que había quedado, los sanitarios no se llevaron nada, dejaron tirados guantes y bisturí (que no digo que se pongan a limpiar pero hay cosas que deberían llevarse con ellos creo yo)

Después de un ratito subimos a planta y lo que viene después lo dejamos para otro post…


Tercera clase preparto. Lactancia (Parte I)

Llego ahora mismito de la clase de preparto con muchas ganas de escribir todo lo que tengo en la cabeza. Bueno, vale, confieso que he comido un bocadillo antes de sentarme a escribir!

La clase de hoy ha sido realmente interesante, me ha gustado mucho (algunas cosas menos, pero ya se sabe de una talibana de la teta como yo). Me he involucrado en la clase y casi la hemos dado a trío entre la matrona, otra chica que dió lactancia prolongada y yo. Sí me he callado en algunas cosas que son las que menos me han gustado, pero entiendo que la matrona da consejos más allá de la lactancia.

Lo que más me ha gustado es que no he sido la única que dió pecho y más que otra mamá lo dió pasados los dos años del niño. La matrona ha preguntado cuantas sabían de lactancia (ninguna) y cuantas pensaban dar pecho (muchas dudas), por suerte, o porqué se han callado, ninguna ha dicho un rotundo no a probar a dar pecho.

La matrona ha comentado varias cosas, intentaré resumir un poco, pero no prometo nada.

La primera y más importante es que en el momento del nacimiento, el bebé se pone encima de la mamá porque es en la primera hora cuando el bebé necesita succionar (yo añadiría, y estar en contacto con mamá que es lo único que conoce por ahora) y en las horas posteriores el cansancio del parto puede hacer que el bebé duerma tiempo seguido. Comentó que se pone el bebé encima la barriga de mamá y él solito es capaz de buscar el pecho y “enchufarse”, os prometo que es totalmente cierto, y es increíble verlo! Os recomiendo que busquéis un video sobre ello, los bebés son capaces de “arrastrarse” hasta el pecho y cogerlo.

En las primeras horas el bebé succiona el calostro, uno de los alimentos más importantes para los primero días del bebé. El calostro, es llamado el oro líquido por las grandes ventajas que tiene, pero no voy a ser yo quién os las cuente, Elo de “Una maternidad diferente” lo explica estupendamente en este post: Calostro

De las cosas que pasa los primeros días en el hospital es que estás cansada, si eres primeriza, estás un poco despistada y con la cosa de no saber muy bien qué hacer. Eso y la cantidad de órdenes que puedes llegar a recibir puede hacer que te vuelvas loca. La lactancia materna debe darse a demanda, eso lo digo yo y todos los expertos en este tema, a pesar que mucha gente dice que hay que dar cada tres horas. Mi consejo es que os olvidéis del reloj, la maternidad no es a golpe de minutos, y aunque suene hippy: debe dejarse llevar y fluir.

Una de las mayores preocupaciones es si el bebé come suficiente, la mejor forma de saberlo es si moja los pañales, eso significa que come, y si os parece poco, imaginaos esto:

imagesCA3JIRQS

Estómago del bebé

La subida de leche se produce en los días posteriores al parto, si es un parto vaginal tarda 2 ó 3 días, que es lo que tardamos en ir a casa, y si es un parto por cesárea suele tardar unos días más. La subida se puede producir gradualmente o de  golpe y notas los pechos enormes, a rebentar. ¿Qué hay que hacer? pues vaciar pechos, la mejor forma es poner el niño al pecho. La matrona recomendó, que en el caso que nos notemos los pechos muy duros el bebé puede costarle cogerlo así que se puede hacer un poco de extracción manual para que se agarre bien (no sé que deciros al respecto porque no tuve problemas con ello)

La matrona recomendó sacarse un poco de leche durante el día y guardarla. Dar el pecho cada 2,5 horas y alargar la última toma nocturna, que el padre sea quién le de la leche extraída durante el día, para que la madre pueda dormir unas horas más. (no es algo que me convenza mucho, la verdad, mi recomendación es que según lleguéis a casa del hospital, apaguéis móviles y teléfonos y os echéis a dormir sea la hora que sea, y que entre toma y toma os olvidéis de todo y descanséis)

Hay que saber que cuanto más succiona el bebé más producción de leche se produce para garantizar su alimentación. No se trata de tenerlo al pecho hora y media si el niño no succiona, los primeros días tardará entre 10 y 15 minutos en succionar, y es mejor ponerlo más amenudo y poco tiempo (sin cronómetro, y lo que el niño realmente necesite, los tiempos son para saber una aproximación, pero el niño tomará lo que necesite). Y aunque la matrona recomendó dar un pecho ese tiempo de 10-15 minutos y luego cambiar de pecho, yo os digo que lo mejor de todo es la leche final del pecho que es la que tiene más grasa, así que mejor que el bebé vacíe por completo la teta y luego la cambiemos, casi todos los bebés sueltan al terminar la leche, momento en el que cambiamos de pecho y luego lo soltará o se quedará dormido. En la siguiente toma, debemos empezar por el último pecho (algunas mamás se lo apuntan, otras se ponen lacitos, y es que los primeros días a veces no te acuerdas del pecho que toca)

Uno de los problemas que hay con la lactancia materna es una posible ingurgitación de los pechos o una mastitis si no se vigila. También están las grietas pero ya lo comentaremos. No hay que asustarse, sólo no hay que dejar pasar los avisos que nos dan los pechos.

Una cosa importante es el vaciado de los pechos, y hay varias formas de hacerlo a parte del bebé, una es manual (aquí se puede incorporar la recogida del otro pecho mientras el bebé succiona, que no se lo cree nadie hasta que no ve salir leche a chorros), y otra mecánica, con un sacaleches, las expertas en eso son Suu de Construyendo una familia, aquí tenéis un post sobre el alquiler de sacaleches, y La Mamá Vaca, aquí tenéis un post de cómo elegir un sacaleches. Y os recomiendo que os déis un tour por sus blogs porqué son muy buenos.

¿Y si tienes una mastitis? Pues hay varias formas que hay para que pase, calor y masaje (también ayuda en la ingurgitación), otra sería ir a ver al veterinario, sí, sí, veterinario, no me he confundido, Suu pasó por ello y lo explica aquí, y la matrona nos ha comentado las diferentes posiciones del bebé para que vaya vaciando distintas partes del pecho, porque vacía más por la zona donde tiene la barbilla. Yo os recomiendo que probéis distintas para ver cuál os va mejor en cada momento, y no os perdáis el mamasutra:

mamasutra1

Y seguiría y seguiría y os daría un montón de consejos para que gocéis con vuestros hijos de una fantástica lactancia materna. Un último consejo es que os dejéis ayudar, que pidáis ayuda con las dudas y problemas que os puedan surgir y que probéis por lo menos varias formas para conseguir una lactancia satisfactoria. Yo estaré aquí, con mis mamis blogueras, no dejéis de pasar por sus blogs (que saben más que yo) por si me necesitáis.

 


Las últimas amas de cría pasiegas

Ayer me enteré por medio de estanjano, que sabe mi interés por ellas, que una de las últimas amas de cría pasiegas en vida, murió el lunes, así que ahí va mi pequeño homenaje a esas mujeres:

Hace tiempo os conté la historia de las amas de cría pasiegas en dos posts, grandes nodrizas que daban pecho a los hijos de los burgueses y hasta a futuros reyes. Si queréis leerlo os lo dejo aquí y aquí.

De las últimas amas de cría pasiegas en vida era Basilisa Carral Carral, nacida en Selaya, tierra de grandes amas de cría, de las mejores y más buscadas por las familias más pudientes. Ahí en su tierra murió este lunes a la edad de 97 años, madre de 7 hijos. Y de la que me gustaría saber más y de otras mujeres como ella, pero ahí va un poquito de su historia.

En 1937, casi recién parida y dada la escasez de recursos en su tierra tuvo que desplazarse a Barcelona para ejercer de ama de cría dejando a su bebé con su marido. En Barcelona trabajó para la familia Ribero-Riviera durante dos años ganando 11 pesetas al mes, tras ese periodo volvió a su tierra natal, donde tuvo otros tres hijos, pero ocho años después, partió a Madrid, donde volvió a ejercer como ama de cría para otra familia burguesa por un sueldo mensual de 14 pesetas.

A pesar que se buscaban o se preferían las amas de cría con una serie de condiciones, imagino que si se era buena y tenía buenas referencias podías ejercer más allá de esas “normas” de contratación. (Os recomiendo leer el primer post, ahí encontraréis las normas)

Mujeres valientes, que sufrieron mucho al alejarse de su familia y su tierra para tener dinero para sobrevivir. Grandes mujeres que debemos recordar pues su trabajo sin descanso y su soledad criaron a una generación de niños ajenos y propios. Símbolo de la lucha de la mujer por sus hijos y de las que me gustaría saber más y más, si alguién tiene información.

Amas-de-cría_fiesta-flores

Foto estanjana: trajes regionales en la Batalla de las Flores de Torrelavega.

Con vestidos similares iban las amas de cría pasiegas.

 

Fuente: El Diario Montañes


1 agosto: Día mundial de la lactancia

El 1 de agosto es el día mundial de la lactancia materna y da comienzo la Semana Mundial de la Lactancia Materna  que este año es la semana del 1 al 7 de agosto. Desde la blogosfera maternal implicada con la lactancia materna, queremos impulsar una gran iniciativa: conseguir que la lactancia materna sea trending topic en twitter durante este día y usar nuestros blogs como medio de difusión para fomentar la lactancia materna y su información.

Maternidad continuum nos ha hecho esta imagen tan bonita:

Hay un grupo de facebook dedicado a este día: Día mundial de la lactancia materna

Muchas son las mamás que tienen una idea preconcebida de la lactancia materna, unas quieren darla porque se han informado, o porque lo sienten, otras deciden no dar pecho pues por puro convencimiento o porqué no tienen buena información. Queremos con este día dar información a todas aquellas que dudan, que no tienen la información suficiente y veraz, para terminar de ayudar a las que están empezando con la lactancia y tienen algunos problemillas. Porqué amamos la lactancia materna, porqué sabemos todos los beneficios que da a madre e hijo, porqué se vive intensamente, porqué es más que dar alimento, porqué nuestro cuerpo nos lo pide, porqué sobretodo nos hace felices y lo queremos dar a conocer para que otras mamás también lo sean.

Muchos inicios en la lactancia son difíciles, yo sin ir más lejos la viví así:

Mi primera idea fue darle, por lo menos, hasta los seis meses que es lo que recomienda la OMS, pero tuve un primer reto, ya en la maternidad me notaba que me dolían los pechos, pero nadie detectó el problema, el niño cogía bien, pero uf! a los dos días de estar en casa, me iban doliendo cada vez más y, la segunda noche, de madrugada, lloraba de dolor mientras le daba el pecho a estanjanito, era domingo y no sabía donde acudir. Por mala suerte, el lunes por la mañana, llamé a mi encantadora matrona pero no estaba! Díos mío y que hago? me preguntaba, no puedo estar más así! y no pienso ir a comprar pezoneras sin hablar con alguien que sepa del tema y me convenza de ello.

Llamé a un grupo de lactancia que venía en una guía que me habían dado en el hospital, “La buena leche”, la chica muy maja me calmó y aunque me dijo lo de las pezoneras, quedamos que podía pasarme por la planta de maternidad, a ver si me podían atender ahí o en urgencias. Así lo hice, me tube que esperar porque obviamente no tenia cita para la pediatra pero me atendió y el problema era que no ponía bien el brazo bajo la cabeza del niño! Mira tu la tontería, así que sabiendo perfectamente como cogerle se me fueron pasando las grietas, sin pezoneras, y siguiendo con la lactancia materna!!!

Mi segundo reto fue a los cuatro meses cuando empecé a trabajar (muchas mujeres terminan con la lactancia en este momento, pero yo os animo a seguir con ella), tenía que sacarme la leche en el trabajo con una pera, porque me habían prestado uno manual que no me iba bien y otro eléctrico que aunque no podía usar porque no habia enchufe en el baño donde yo me sacaba la leche metía un ruido (informaos porque hay algunos sacaleches muy buenos y silenciosos)! no quería asustar a mi jefe que tenía el despacho justo al lado. Fueron unos días un poco estresantes, porque tardaba un montón y pegaba un calor en el baño, aparte de los nervios que me producía tanto rato encerrada en el trabajo. Por suerte pasaron los dias, se estabilizaron las tomas y con el arsenal que tenía en el congelador que me había sacado días antes, y lo que me sacaba por las noches fui tirando. Hasta que ya pude compaginar la lactancia con la alimentación complementaria y tuve que sacarme menos leche, estuve a punto de desistir, pero lo conseguí y a los seis meses pasados, ya el niño tomaba alimentación complementaria mientras no estaba conmigo y no tuve que sacarme mas leche, que relajación!!!

Así que mi segunda idea fue darle hasta el año, a menos que empezara a morder! (siempre te lo dicen cuando empiezan con los dientes, pero no os vayáis a pensara) cosa que alguna vez a hecho pero he aguantado un poquito, se fue acostumbrado a los dientes y a no ser que se quedase dormido no me mordió. A veces, como juego usaba mi pezón con los dientes, pero si le paras a tiempo, no siguen con ese juego.

Fueron pasando los meses, pasó el año y me propuse parar cuando fuera incómodo para mi hijo o para mi o cuando él lo quisiera.

Bueno y se destetó sólo estanjanito con 25 meses, algo que más de un año después, a veces seguimos echando de menos, pero que nos hizo muy muy felices

No dudéis en probar, por lo menos, de dar pecho. Es algo tan práctico! Siempre a punto! No dudéis en preguntar pues también hay retos y todos se pueden superar. Acercaos a un grupo de lactancia que tengáis en vuestra ciudad o preguntad a cualquiera de las mamás blogueras que estaremos encantadas de ayudaros.

Un beso a todas las mamás, las que dieron pecho, las que no, las que siguen y las que estan pensando en ello!


Agua: Te cuidas, le quieres!

(según un estudio realizado en 2009 por la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y la sociedad Española de Nefrología)

Así es como Font Vella en colaboración con la Asociación Española de Pediatría, nos da a conocer el desconocimiento que tenemos, en general, del agua. Y desde este humilde blog voy a darle difusión a la información que nos ofrecen…

Desde que las dos rayitas aparecen nos informamos de todo, lo que debemos y no debemos comer, lo que es mejor beber, preparamos nuestro cuerpo para crear la nueva vida… pero nos paramos a pensar qué tipo de agua es mejor?

Primero hay que saber cuando, como y porqué hay que tomar agua:

A pesar que los bebés tengan un porcentaje más alto que los adultos (desde 70% en un lactante, hasta el 50% en un adulto) el estómago de los bebés es mucho más pequeño y en seguida se llena, así pues, los bebes necesitan tomar mucho más alimento, acompañado de agua, que un adulto. El aporte de agua no debe ser agua sin más, en los primeros meses del bebé el agua que reciben es a través de la lactancia, sea lactancia materna o el agua con la que se hacen los biberones. Ese aporte de agua es casi constante, dependiendo siempre del bebé, pero entre unas dos o tres horas, sobretodo los primerísimos meses. Pero nunca hay que sustituir la lactancia, del tipo que sea, por agua sola.

Me centraré en la lactancia materna por mi experiencia, y porque suele llevar a equivocaciones, durante la lactancia materna de los primeros meses, (recordad que la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses), el bebé recibe el agua de la leche de mamá, así que es ella la que debe cuidarse en ese sentido y debe vigilar cual es el tipo de agua que toma. Además que el cuerpo te lo pide, yo lo leí durante el embarazo, y no me acordé más, hasta que me pasó a mi, os puedo decir que es verdad, mientras daba pecho me entraba una sed increíble, así que durante las noches dejaba una botella de agua mineral natural en la mesita de noche, porque estanjano, a la segunda noche me dijo que ya no se levantaba más, jejeje, mi pobre la cantidad de vasos de agua que me trajo!

Por qué agua mineral natural? Bueno pues porque garantiza la misma composición, disminuye el riesgo de contraer problemas digestivos por el cambio de agua, el agua mineral natural procede de yacimientos subterráneos protegidos frente a cualquier tipo de contaminación. Y como el agua mineral natural está libre de bacterias y microorganismos nocivos no necesita ser hervida antes de ofrecérsela al bebé, cosa muy cómoda, por supuesto.

El bebé cuando ya empieza a tomar otros alimentos a parte de la leche de mamá no necesita prácticamente un aporte extra de agua, mamá ya se lo da a través de la leche, pero se les puede ofrecer algo durante las comidas.

En el caso de los niños alimentados por biberón, está claro que reciben agua, pues con ella es con la que se mezclan los polvitos. Y el agua extra no es prácticamente necesaria hasta pasados los primeros meses.

Sobretodo hay que vigilar más en las épocas de calor, que reciban suficiente agua para rehidratarse con el exceso de calor, no está de más llevar una botellita de agua mineral natural, por si las moscas. Y cuando tengan fiebre o diarrea, hay que darles agua para evitar deshidratación, y ahí si que podemos incluir los bebés de lactancia exclusiva.

Y después de todo esta introducción, vamos a la resolución:

¿Qué tipo de agua es conveniente para tomar durante el embarazo, la lactancia y para el bebé?

Lo mejor para la hidratación y el funcionamiento de los riñones del bebé es que el agua sea agua mineral natural de mineralización Débil, como la que nos ofrece Font Vella, esa es la conclusión que sacó el doctor Isidro Vitoria Miñana, pediatra de la unidad de nutrición y metabolopatías del hospital “la Fe” de Valencia, y publicó en la revista científica “Acta pediátrica”

Y recomienda la siguiente composición para el agua de los biberones, preparación de alimentos y bebida:

Muchos hemos oído hablar de tipos de aguas, de mineralización débil o muy débil, no sé si todos sabemos cuando es recomendable tomar unas o otras. Espero que os sea útil toda esta información tanto para las mamás, como a las futuras mamás (y papás).

Hay que tener en cuenta que las aguas de mineralización muy débil tienen una concentración de calcio por debajo de la composición ideal, y por tanto no son aptas para el bebé.

Font Vella nos ofrece tres videos didácticos muy interesantes y cuidadosos, con consejos para el embarazo, ejercicios que se pueden hacer y hábitos durante la lactancia, el balón que véis en el video os será de gran utilidad para gimnasia tanto en casa como en el centro sanitario, y durante el parto. La lactancia materna, los primeros días en casa y consejos muy buenos sobre posturas para dar de mamar. Otro para la lactancia artificial con consejos para preparar el biberón, higiene (y os recuerdan, como yo, que la OMS recomienda lactancia exclusiva hasta los seis meses). Que podéis ver aquí:

Consejos y ejercicios para disfrutar de tu embarazo

Consejos para ayudarte a dar pecho a tu hijo
– La mejor forma de dar el biberón a tu bebé

Más información aquí:  Font Vella, s.a.

Fuentes: Font Vella, Bebés y Más y Dr. Carlos González


Como os contaba en el último post, las pasiegas se marchaban de sus hogares, dejando a su familia, para hacer de nodrizas o amas de cría (lo podéis ver aquí). Así que cuando marchaban decían unos cantares:

Adiós San Roque y San Pedro que yo me voy a criar;
Virgen Santa de la Vega
no me dejes de amparar.
San Juan el de Resconorio,
San Roque de Riomiera
San Pedro del Romeral,
y la Virgen de la Vega.

Fuente: Interpeques2.com, ayuntamiento de Selaya

Por cierto, he leído sobre el tema, y se ve que las pasiegas nunca iban solas a criar, siempre iban acompañadas en el viaje y normalmente se tenía una nodriza de recambio por si la oficial fallaba. También he leído que se llevaban un perro que se ponían al pecho para seguir teniendo leche, curioso, me es muy difícil de hacerme una idea de eso, ya que tardaban tanto en llegar a Madrid


Amas de cría

Este año del 2 al 8 de octubre se celebra la semana de la lactancia materna en España. A raíz de un reportaje que vi sobre Cantabria y con la excusa de la semana de la lactancia, este post va dedicado a las amas de cría pasiegas, que no sólo forman parte de la historia de Cantabria, si no de toda España.

Para centrarnos un poco, el pasiego, en nuestro caso la pasiega, es el habitante de la comarca pasiega, en Cantabria, delimitada geográficamente: los valles altos del Pas, Miera y Pisueña. Se dedican comúnmente al tráfico de muselinas y otras telas, extendiéndose por todas las provincias de España. Es de admirar la robustez y valor de las pasiegas, quienes por una marcha, cargan sobres sus espaldas, un cuévano (cuevanuco) lleno de mercancías de un peso considerable, también llevaban a los hijos a la espalda. Grandes mujeres trabajadoras y fuertes para salvar las inclemencias de la geografía que no tenían tiempo de ocio como los hombres.

Hace muchos años las pasiegas eran grandes amas de cría o nodrizas, para los que no sepan que es eso: un ama de cría o nodriza era una mujer que amamantaba a un niño que no era su hijo, esta práctica proviene de la prehistoria y fue muy común hasta el siglo XIX, para amamantar a los hijos cuyas madres no podían o no querían. El recurso a un ama de crianza podía estar motivado por razones físicas o sociales; la profesionalización de la lactancia permitía a la madre dedicarse a otras ocupaciones, en el caso, por ejemplo, de las élites romanas, abreviar el período entre embarazos, o simplemente librarse de una tarea percibida como socialmente inadecuada para las clases superiores (lo que tienen las modas)

En un momento concreto, este echo de criar a los hijos de otras, se profesionalizó, (entre finales de XVI hasta principios de XIX) las mujeres buscaron la forma de llevar dinero a su casa y mejorar la situación de su familia. En ese momento amamantar a los hijos era muy valorado, y se perdió en el siglo XX, cuando aparecieron los biberones (y ahí se fastidio todo, me extendería en ese sentido pero vamos a centrarnos en esas mujeres pasiegas)

Las pasiegas que ejercerían como amas de cría se veían obligadas a abandonar sus casas para ir a las ciudades a amamantar los hijos de los burgueses, la costumbre entre la nobleza y la alta burguesía de contratar a una nodriza era, en algunas ocasiones, por la imposibilidad física para criar al recién nacido, y otras veces por moda y el deseo de conservar la línea, sobretodo a principios de 1800 (os suena de algo?)

La popularidad de estas mujeres fue tanto que muchas plazas de las ciudades españolas todavía conservan un homenaje a estas mujeres, como la plaza de las pasiegas de Granada o la de santa cruz de Madrid. Esa popularidad se la ganaron gracias a la casa real española, que primero buscaba a las nodrizas a los alrededores de Madrid, pero que poco a poco se fue alejando hasta llegar a la Vega de Pas, las cuales fueron famosas por un decreto real de Fernando VII donde hacía que su médico fuera a Santander a escoger una nodriza para criar a su hija, la que luego fue la reina Isabel II, la elegida fue Francisca Ramón González, natural de Peñacastillo.

Pero para ser un ama de cría se debían cumplir con unos requisitos:

  • De diecinueve a veintiséis años de edad.
  • Complexión robusta y Buena conducta moral.
  • Estar criando el Segundo o tercer hijo; es decir que habrá tenido otro u otros dos partos.
  • Leche, lo más de noventa días.
  • No haber criado hijos ajenos.
  • Estar vacunada.
  • Ni ella ni su marido, ni familiares de ambos, habrán padecido enfermedades de la piel.
  • Será circunstancia preferente que la ocupación de su marido sea la del cultivo del campo.

No sé si decir que gracias a ello, ya que tener que abandonar a tus hijos y hogar es muy duro, pero estas mujeres obtuvieron dinero y prestigio, que se denotaba en sus vestidos, de buenas telas y cubiertos por monedas que representaban su profesión e importancia en la sociedad. El traje de la foto se encuentra en el museo del traje de Madrid.

Las amas de cría tampoco se salvaron de cargas contra ellas (como se repiten las cosas en la historia) algunos intelectuales de la época dedicaron artículos a estas mujeres a las que denigraban su dignidad de mujer. Sin duda, en su intención había más un fondo de crítica a la realeza y clases poderosas y mucha ignorancia hacia la actitud de abnegación y sacrificio de las amas de cría, que se vieron forzadas a escapar de la miseria del medio rural, anteponiendo la necesidad a los sentimientos. Uno de estos criticones exacerbados fue el historiador liberal Modesto Lafuente autor del Teatro Social del siglo XIX en 1846, al que le salía el machismo por los poros con frases tan desafortunadas como: «Emprenden con varonil resolución el camino de la Corte» o al referirse a las nodrizas como «mercado de carne humana». Tampoco se quedó atrás Pérez Galdós, quien tildó a la nodriza como «humana vaca» (alguién ve el paralelismo que yo veo? que poco originales son algunos) y, en el colmo de los colmos, la nefasta referencia de Mesonero Romanos: «Cien groseras aldeanas del Valle de Pas».

A efectos de recordar a estas mujeres, se encuentra el Museo de las Amas de Cría en Selaya en la casa de la Beata, que tengo apuntado visitar cuando pueda, y al que os invito a visitar si pasáis por la región.

Espero en los próximos días poder poneros poesías y cantos de las pasiegas para no hacer tan largo este post.

En la página del ayuntamiento de Selaya podéis ver una lista de las nodrizas reales

Fuente obtenida: www.eldiariomontanes.es, www.eleconomista.es, wikipedia.


A %d blogueros les gusta esto: