Los terrores nocturnos en el tiempo

Hace años escribí sobre los terrores nocturnos, pues estanjanito empezó a tenerlos y con mi experiencia quería ayudar a otras mamás que se encontraran con el mismo tema.
Puedes leer aquí.

Ahora, 5 años después, te puedo contar lo que son los años con estos episodios. No es algo terrible, aunque te congoja, sobretodo cuando son pequeños y los tienen constantemente.

Los terrores nocturnos afectan a estanjanito cada vez menos y le pasa diferente a cuando era un bebé. Incluso pasan meses de una a otra crisis.

Cuando tenía dos años, sobretodo, lo que le pasaba es que empezaba a llorar de dormido, mucho, como si le pasara algo muy grabe, y se ponía sentado o de rodillas llorando, si intentabas tocarle era peor, así que le controlábamos que no le pasara nada y a los cinco minutos, diez el día que más, pero pocas veces, se tranquilizaba, se tumbaba y como si no hubiese pasado nada. Al día siguiente él no se acordaba, nosotros, sí porqué nos acongojaba y te deja mal cuerpo verle llorar sin poder hacer nada, sólo vigilarle.

Con el tiempo lo normalizas, sabes que no es por nada que le duela, simplemente su imaginación le juega una mala pasada de la que no se acordará.

En los últimos años suelen darle cuando está muy nervioso o excitado por algo. Aunque en el último medio año apenas ha tenido uno o dos episodios, a veces, habla de dormido y otras solloza, voy y le pregunto qué le pasa, me contesta “nada” tan pichi y se duerme. Obviamente, al día siguiente, no se acuerda. Le suele pasar la noche en que ha estado de cumpleaños de un amigo, o cuando tiene una excursión, los días antes. Así que si tu hijo les sufre, no desesperes.

Ahora me trae un poco de cabeza que en mayo tienen una excursión de fin de curso con noche incluida, y tendré que avisar a la profe por si acaso. Cuando ha dormido en casa de su primo no ha tenido terrores nocturnos, pero no es lo mismo que pasar dos días fuera de casa. Aich como crecen estos niños!

Anuncios

el jardín de mamá

Te presento mi nuevo proyecto: el jardín de mamá

Se trata de una web con mucha información sobre el medio ambiente, la ecología y el reciclaje enfocado a papás y mamás, con trucos para ahorrar, materiales y noticias. Además de actividades y ocio para los pequeños. Os explico las mejores formas de iniciarse en cuidar el planeta, los pequeños gestos diarios que podemos hacer y enseñar a nuestros hijos. Productos nuevos y rescatados para proteger el medio ambiente. Qué juguetes aparecen en el mercado, incluso en el mundo de la casa, reforma y decoración.

Web: Eljardindemama.wordpress.com

La web está acompañada por una tienda, de momento podéis comprar cosmética, maquillaje, jabones, anti insectos e higiene íntima. Todo con productos naturales, ecológicos y de agricultura ecológica certificados.

Tienda: Dentro la web puedes ver una página que te lleva a la tienda, pero puedes ir direct@ desde aquí : tienda-jardindemama.rhcloud.com


Apoyo entre madres Seguras

Muchas veces hemos reivindicado el apoyo entre mujeres y entre madres sobretodo. En un mundo, en que a veces nosotras somos nuestro peor enemigo, hay que unirse para salir adelante y sacar a nuestros hijos. Cuántas veces hemos hablado de la tribu y del apoyo entre mujeres?
Bueno, pues hoy voy a apoyar a una mama: Sylvia, mamá de dos como yo y que compartimos embarazo hace siete años ya! Nos conocimos embarazadas y con muchas dudas por delante. Nuestros retoños nacieron con dos semanas de diferencia y aquí estamos años después con muchos cambios de por medio y luchando por nuestros hijos en un momento de crisis difícil.
Silvya, además de una mamá luchadora, es agente de seguros y os proponemos algo que beneficiará a muchas: Un seguro de salud con complemento de postparto. Es un seguro que incluye la visita de una matrona hasta dos veces para visitar a mamá y bebé. Con asesoramiento telefónico para los primeros días en casa, ayudándote con las dudas sobre cuidados del bebé, lactancia y cómo afrontar la nueva etapa si vives en Madrid, Sevilla, Pontevedra o A Coruña tienes también clases preparto, pilates y asesoramiento.
Silvya te guiará en tus dudas sobre la cobertura de este seguro y de los demás que tiene: Seguro dental (a 5,80 €/mes para niños y adultos), de hogar, salud,…
Además si al contratar el de salud le dices que vas de mi parte te hace descuento en el seguro de hogar.
Dejaré un banner lateral para que veas su teléfono y si clicas vas a su fanpage de Facebook.
Piénsalo ya que vas a hacer un seguro o vas a ser mamá y estás pensando en el postparto. Qué mejor que con Silvya, que le das trabajo y lo bien que te tratará!

SavedPicture-2016318172844.jpg


Huye por vivir!

Una madre con dos hijos, se despierta a media noche por un estruendo enorme, es un estruendo que se ha hecho familiar, por desgracia. Son las balas y bombas que invaden la ciudad hace semanas, meses y años pero hoy ya no puede más. Se levanta y con lágrimas en los ojos le pide a su marido que cojan a los niños y se vayan. No puede tener miedo todo el día por si mañana alguno de ellos forma parte de la gran lista de muertos. Miles de noches sin dormir y tanto miedo en el cuerpo la han hecho levantarse.
Su marido le coge la cara y le promete que saldrán de esta. Le dice que coja un par de mochilas con ropa y algo de comida porque no saben lo que van a encontrar en el camino. Él mientras va a buscar a su cuñado para ir más acompañados.
Cuando está todo preparado esperan las dos familias en la oscuridad del comedor a que el ruido se pare, en ese momento se despedirán de sus casas y sus posesiones y tomarán rumbo a lo desconocido. Con la esperanza por bandera y el miedo por motor, huyen de la ciudad que les vio nacer.
Días y días andando, no pueden permitirse un medio de transporte, juntándose que otros muchas familias que huyen, compartiendo víveres, ilusiones y temores. Cuando la comida se termina se buscan la forma de comer cualquier cosa que pueda llenarles la barriga, cosas que días antes les hubiese asqueado y que ahora aunque les asquee se meten en la boca.
Les llega la noticia que en la frontera se agolpan muchas más personas como ellos y no saben si podrán salir del país. El miedo paraliza a los padres pero intentan que los niños se olviden del sufrimiento por las noches. Sus ojos denotan la tristeza, perdidos, sin saber a dónde van ni lo que se encontrarán. Pero quedarse es peor, quedarse es asegurarse la muerte.
Pasan semanas al lado de la frontera, tal como les llegó la noticia, no les dejan pasar. Son muchos, una avalancha de personas. Saben por los periodistas que su ciudad está totalmente destruida, inhabitable, derruida como si nunca hubiese existido. Ellos podrían ser como aquellas piedras en el suelo. Deciden moverse, no pueden quedarse más tiempo ahí, deben buscar su futuro, el futuro de sus hijos que llevan semanas durmiendo al raso, entre barro, frío y hambre. Deben avanzar. Si no pueden seguir, deberán buscar una alternativa. Alguien les dice que la forma de cruzar de país es por el río que hay a dos horas de camino de donde están. Dudan, pero avanzan.
El río baja con fuerza, alguien tiró una cuerda para poderse coger e intentar evitar que el agua se engulla a los caminantes. Miles de hombres y mujeres con niños a los brazos, cogiéndose como pueden a la cuerda, algunos no pueden y se los come el río, desaparecen.
Esa madre seguirá luchando, hasta que el hambre pueda con ella, hasta que la muerte se la lleve, pero seguirá por sus hijos, para que tengan una vida, un futuro. Con miedo, lágrimas, contra gobiernos que no les quieren, contra aquellos que no les ayudan, aunque sólo tenga sus pies para andar y sus brazos para abrazar a sus hijos.
Se cruzan con esos ojos asustados que pertenecen a héroes anónimos, que escaparon para buscar la vida aunque por el camino encuentren la muerte.
Esta historia podría ser la historia de muchas guerras, puede sonarte de oírla en las noticias, yo llevo horas con las imágenes de unas personas que cruzan un río, me vi con mis hijos en brazos, y lloré. Muchas noticias nos conmocionan, aunque no parece que conmocione a todo el mundo por igual, algunos países no quieren ayudar a gente que huye de una muerte segura por intentar seguir viviendo. Pena me dan esas almas, además de asco. Y a pesar de mi buena suerte, porque esta noche cerraré los ojos bajo un techo y en el silencio de un país en paz. Sólo sé una cosa, que yo no estoy muerta por dentro como esas personas, y a pesar de la distancia, pediré que esa madre como tantas otras personas logren esa vida futura.


Reflexiones en el sofá

19:45 de un domingo. No se que tienen los domingos , bueno, sus tardes-noches, cuando el sol se ha marchado hace horas. Tengo un momento de calma justo antes de empezar con la última cena de la semana, los niños se acaban de duchar y están entretenidos jugando, o desmontando, ay, mañana ya lo arreglaremos.
Es un rato sólo, diez minutos en los que planeo la semana por encima, no muchos planes, pues los días actualmente son similares. Son  unos minutos de reflexión, de oír los ruidos de la habitación, el ladrar de la perra, el centrifugar de la última lavadora que puse al final aunque pensaba dejarla para mañana, oliendo el lavavajillas que dejé abierto al terminar y que vaciaré en breve.
Reflexiono sobre muchas cosas : Mi vida actual, los pormenores, las sonrisas, las regañidas y todo lo que quiero mejorar, ahorrar, tapar agujeros, viajar, terminar de leer un libro que empecé cuando estaba embarazada de estanjanita y terminar de escribir ese libro que hace cuatro años que voy arrastrando.
Pienso en los recuerdos que me siguen hace años, amistades perdidas por el tiempo, por el trabajo o la falta de él, por mi culpa o la suya. Recuerdo el abrazo de mi madre que no se repetirá o el de mi padre tan reciente que quiero volver a repetir cuando podamos vernos de nuevo. El pasar de los años te hace sentir mayor, o joven, según se mire, el nacimiento de mis hijos, las contracciones que avisaban de su llegada, qué dolor más bonito! Las lágrimas por tantas despedidas también vienen a mi memoria, despedidas que fueron bienvenidas y despedidas a los que no volverán pero viven en mi, formándome con ellas, con los obstáculos y la tristeza. Esas cosas que siente el que las pasa como si nunca fuera a pasar el dolor, un dolor que duele dentro de ti, con el que al final aprendes a vivir, con el que te haces más fuerte y cuando es tan normal te vuelve a doler al recordarlo.
Unas risas vienen de la habitación, esas son las cosas que quiero oír, eso es lo que quiero vivir y recordar durante años los domingos por la tarde-noche en este sofá o en los muchos que vendrán.


Qué es la seguridad?

Nuestros hijos necesitan sentirse seguros, la seguridad que sientan a su alrededor se transformará en seguridad en si mismos para afrontar los retos que se les presenten en la vida.

Pero qué es la seguridad? No es sólo un cerrojo en la puerta de casa.

Seguridad es darles un hogar, hacerles sentir seguros en una vivienda, que no será violada desde fuera, ni por personas, animales o fenómenos meteorológicos. No es fácil conseguir eso, todos sabemos que puede pasar pero hay que transmitirles paz para que no piensen en ello. Últimamente con los terremotos que han sentido en Melilla y el sur de España pienso en cómo explicar a los niños que los han vivido que deben estar tranquilos. De hecho estanjanito me preguntó si aquí en el norte puede haber terremotos y me dijo que igual esa noche no dormiría pensando en ello. Le convencí de que sería muy raro (sabiendo que hay que aplicar un coeficiente sismológico en algunos casos y que no es imposible del todo).

Pero seguridad también es darles las herramientas necesarias para saltar obstáculos. Es abrirles nuestros oídos cuando tienen preguntas y darles respuestas que puedan entender ante sus preocupaciones, es abrirles nuestros abrazos cuando necesitan cobijarse en ellos, aunque a veces no entendamos sus miedos, es prevenirles para que puedan superar problemas, es prestarles nuestro apoyo en los buenos y en los malos momentos, en sus pequeños retos diarios y en los grandes de la vida.

A veces, no tendremos todas las respuestas, a estanjanito le digo que lo buscaré para darle la respuesta si no lo se, o que siempre me tendrá a su las si me necesita. Ahora que es muy consciente de muchas cosas sus preguntas son cada vez más y más difíciles. Intento explicarle las cosas para que las entienda y contarle la realidad para que tenga herramientas para afrontarlo.

Últimamente se nos han presentado temas como la intimidad, de que no se puede enseñar ni mirar las zonas íntimas (a raíz que en la radio salió una niña que la miraban mientras hacía pis en el cole y de que estanjanita le quiere tocar el pito cuando sale de la ducha), el tema de la amistad (estanjanito dice que no vale dar cosas a cambio de la amistad), también el tema de acoso escolar, por desgracia tan al día en las noticias, el tema de la muerte parece que se le ha pasado un poco y estoy a verlas venir.

Cada día hay algo nuevo, una pregunta nueva y un reto, me gusta que recurra a mi porqué se que si le pasa algo vendrá y eso para mí es seguridad (aunque no dejo de preocuparme para que el que estén seguros sean mis hijos)


La más cabezona

No hay nadie tan cabezona como estanjanita! No me refiero al tamaño físico de su cabeza, que tiene el tamaña normal, es lo tonta que se pone cuando quiere algo.
La niña tiene 22 meses y está en los difíciles dos.
Estanjanita ve las galletas (la comida es su perdición y la nuestra porqué sale mejor comprarle ropa) te señala el paquete de galletas mientras dice: “mío mío”, como no toca porqué vamos a comer le digo que no y ya la tenemos. Estanjanita se echa a llorar, de esos que parece que la estés matando, se tira al suelo y zas! Cabezazo, pero de los fuertes que suenan, intentamos evitar que se de pero es rapidísima y se da con lo que pille. Leí que es una fase y que no es tan extraño pero a veces ver los moratones en su frente me sacan hasta las lágrimas.
Por otra parte, lo de ser cabezona no es tan malo. Pues no se va a morir de hambre. Un día comprando, estaba estanjanita sentada y vio unos cruasanes de chocolate, no me preguntes como, pero se giró, los cogió , los abrió y se comió uno en cuestión de segundos.
Tiene más peligro esta niña!!


Navidad con papá, recuperando tardes y conciliación

Como conté las navidades han sido estupendas, con mi padre y mi hermano aquí no hemos parado ni un momento, la verdad es que la casa acabó hecha un desastre porque hacía lo más básico.
Me ha encantado recuperar a mi padre, me he vuelto ha sentir protegida por él, no se como contarlo, una seguridad de que alguien está ahí siempre (quitando a estanjano). Mi padre y yo no somos de contarnos intimidades pero sí que nos hemos contando las cosas buenas y malas de estos diez años. A veces, he sentido que le explicaba mi vida para decirle: ” mira papá qué mayor soy y lo que he superado!” Como una niña de nuevo.
El día de reyes resbalé de la silla al coger una cosa y di mi espalda contra la encimera, reboté y si no llega a ser por mi padre que me cogió igual también hubiese sido mi cabeza. Una sensación de protección papal me embargó. Y me gusta.
Al marchar he estado varios días con un vacío. Ahora intento recuperar las tardes con los niño, el estar ellos en casa me he desorganizado y el bajón no ha ayudado mucho. Ayer me puse a imitar a los animales con los niños! Cómo nos reímos! Los tres haciendo muuuu en mitad del salón no tiene precio, y cuando estanjanito imitando a un perro me olía el culo fue el novamas!
Estoy además poniéndome al día con la educación Montessori pues vamos a sacar a la peque de la guarde y voy a intentar mantener el ritmo que tiene y que se lo pasa estupendamente. No encuentro trabajo que pueda compaginar con ser madre y no implique poner dinero de mi bolsillo para dejar a los niños en la guarde. Algunos horarios son imposibles y en otros lados los sueldos no me permitirían pagar los extras. En algunos sitios no me cogen pues mi currículum es tan enfocado a la construcción que saben que si surge algo dejaría el trabajo, a parte de la poca experiencia en otras ramas. En el mundo de la construcción es muy difícil conciliar, sería mejor en una oficina de arquitectura como estaba pero la cosa no está aún bollante. Estoy intentando poner en marcha mi propia empresa pero muchos presupuestos por saber pero pocas ganas de hacer y difícil es darse a conocer con poco presupuesto. No desistiré pero cuesta!


Mamá ya no baila

“Aquí estoy un día más. Encerrada entre estas cuatro paredes que hoy se me hacen desagradables. Contando las horas y los minutos que faltan para marcharme desde que entro por la puerta. Aquí donde trabajé feliz, donde eché horas y sueños, donde venia feliz a trabajar. Ahora se me hace durísimo el levantarme todos los días y vestirme para volver a encerrarme entre estas paredes y contar las horas, los minutos y hasta los segundos para volver a casa. No estoy a gusto, siento que soy un preso esperando la horca. No se cuanto más podré aguantar, levantándome un día tras otro para encerrarme a contar las horas entre estas paredes que se me caen encima mientras estoy aquí.  Cuando suena el despertador tengo ganas de llorar, de rabia por tener que encerrarme de nuevo, esclava de la incertidumbre de cuanto tiempo voy a permanecer aquí y cuando llegará el día de mi condena. Condena o liberación, porque más condena que la incertidumbre no será. Me espera la libertad, un futuro que no se donde me llevará pero libre de estás paredes de incierto. Podría sentirme mejor, podría pensar que me pagan para pasar las horas, podría verlo diferente pero no valgo para eso, necesito sentirme útil, productiva y no pensar que estaría mejor en casa poniendo lavadoras o limpiando el parqué. Por lo menos aquí no tengo que mirarle, ni sentirme culpable por todas las cagadas continuas que me echa en cara como un padre que quiere educar a sus hijos con severa disciplina.
No lo soporto, no soporto nada de mi vida. Como puedo levantarme todos los días para vivirla? Mis hijos, ellos son el motor que me empuja diariamente a seguir, si no fuera por ellos ya me hubiese abandonado a no vivir.
Quiero cambiar, cambiarme a mi misma y volver a ser joven, este cuerpo y esta mente han envejecido drásticamente desde hace meses, lo que se me hacen años, un letargo que no ve fin.
Tendré que empezar por cambiar algo, pequeño aunque sea, mi vestimenta o maquillarme, hace tiempo que no me maquillo, si no es por tiempo es por vagancia o porque siempre hay algo mejor que hacer que dedicarme a mi. Mi, yo, ya no se que es eso, soy un nosotros, una familia, un tu, un los niños, la madre de… Ya no soy yo, mujer a la que mirar, que fascina con sus andares sobre tacones, en vestidos bonitos, lista y admirada por su inteligencia, soy otra, una persona gris que apenas se mira en el espejo y que cuando lo hace no le gusta lo que ve, la imagen que percibe es de una mujer vieja de espíritu y fea de mirada.
Cambio, qué puedo cambiar?…”(continuará)

(parte del libro “mamá ya no baila” que he escrito y aún no he publicado, espero te guste)


Tengo un hermano!

Eso que dice el título de que tengo un hermano no lo dice estanjanita, lo digo yo. No, no es una novedad, hace ocho años ya lo supe, mi padre tubo un hijo con su pareja actual, pero bueno, no tenía yo un sentimiento de apego pues sólo le conocía en las fotos de Facebook, ahora me doy cuenta que no he visto fotos de bebé (notapersonal: Pídelas a papáestanjana)
Desde la visita que nos han hecho estas navidades me he dado cuenta que tengo un hermano! Aunque se me hace extraño cuándo alguien le dice que se lo pida a su hermana. Pienso: “soy su hermana!” , aunque estos días le he tratado, muchas veces, más como un hijo que como un hermano.
Esos ojos marrones, profundos que te miran con picaresca y novedad. Me miraban cuando esperaban marchar hacia Madrid como si quisiera decirme algo, igual le extrañaba mirar mis ojos humedecidos por la despedida pues no me había visto llorar aún.
Tengo un hermano y soy hermana de nuevo, no quiero que pase tanto tiempo para volver a ver esos ojitos marrones.
Un día les llevé al nacimiento del Ebro para que vieran la nieve más de cerca, pero hasta hoy poca nieve hemos tenido en Cantabria. Por lo menos notó e frío de 4*C! Jeje.
Si algún cántabr@ me lee podrías mandarme fotos de aquí para que las vea teteestanjana (hermano en mi casa es tete)? Así le enseñaré los sitios dónde estuvo y verá que no le engañaba con la nieve, gracias
(qué tontísima me he puesto)


A %d blogueros les gusta esto: