Archivo de la etiqueta: embarazo

A la espera

Estoy en la semana 39 y media. Con mi peazo barriga (por suerte he engordado solo de barriga) y con 12 kilos de más desde que empezó este viaje de 9 meses. Estanjanita seguro que ya ha sobrepasado los 3 kilos (según previsión pesará 3,400-3,500 al nacer).

Está todo preparado, las maletitas llevan semanas, la hamaquita, la ropita la he puesto de 3 ó 4 maneras diferentes en el armario, tengo las sábanas y todo para la cunita, la cuna está montada ya en la habitación con su jirafita, sábanas, edredón y chichonera esperando a la inquilina, pañales, toallitas y demás preparados, el cochecito montado y la emei a la espera de estrenar.

Hace más de dos semanas que el tapón mucoso empezó a salir y alguna contracción nocturna preparaba mi cuerpo para el acontecimiento (momento en el que me emocioné mucho). Aunque ahora las contracciones se han silenciado practicamente (cosa que no me preocupa porque con estanjanito amanecí con ellas el mismo día del parto). Tengo la pelota en el salón (en la que me siento todos los días porque me resulta más cómodo que el sofá), la música preparada (aunque algún día le incluyo alguna canción más) y mi mente está pensando en ese momento (hasta mis sueños muchas noches son de parto).

Estamos todos nerviosos y tranquilos a la vez. Estanjanito me pregunta todos los días cuanto falta y me toca la barriga, hoy incluso le dijo a su hermana que en cinco días tiene que salir que mamá está muy cansada. Y es cierto, esta espera me desespera en algunos momentos, porque mi barrigón asoma y me canso, y soy una persona que necesita acción! Incluso se me va la pinza, a veces y digo muchas tonterías.

Estanjanita te estamos esperando, todo está preparado, todos estamos preparados, sal cuando tu estés preparada (pero no te pases mucho que mi espalda no sé si aguantará!, jeje). Te queremos ver, te queremos besar y abrazar, aquí tienes a la familia y amigos preguntando por ti a diario (más expectación que la espera de una estrella de hollywood en la alfombra roja para críticar el modelito!)

¡Te queremos estanjanita!

Anuncios

Dilatación y parto ¡nosotras podemos!

Soy muy pesada con las clases preparto, el parto y la dilatación, pero es algo que me hace sentir bien cuando asisto. Ya he dicho que muchas clases las terminamos haciendo la matrona y yo, porqué no me sé callar. Y es que ella, a veces, busca la implicación de las chicas pero todas callan y me mira, y claro, una no sabe callarse con esas cosas. Hoy os voy a contar muchas cosas que pone ella de ejemplo con las que yo he ido aprendiendo a lo largo de estos cinco años de maternidad. Hablaré del proceso de dilatación, del parto, el instinto y el cambio de la sociedad al respecto del parto.

Una de las cosas que hay que tener presente cuando vas a dar a luz es que todas podemos hacerlo, nuestro cuerpo está preparado para ello. Es cómo tener la regla. Y me recuerda a alguna conversación con chicas que buscaban quedarse embarazadas y muchas en algun momento pensaron que no eran capaces de quedarse, cuando ya sabemos que el porcentaje de las que no pueden es bajo, pero a todas se les pasó por la cabeza.

La sociedad nos ha hecho pensar en que somos unas inútiles como mujeres, hemos pasado de ayudarnos unas a otras en el momento del parto, la lactancia y la maternidad, a ser islas que piensan que son incapaces de todo aquello por las que nuestro cuerpo está pensado (igual que disfrutar de un buen orgasmo porqué nuestro cuerpo está pensado para ello).

Se ha pasado de parir en casa al hospital, de forma tan extrema, que se ha pasado de dar a luz a que te saquen al niño. Los humanos somos así de extremistas, cualquier avance lo avanzamos tanto que nos anulamos. El hospital dió muchas esperanzas de vida a bebés y mujeres que hubiesen muerto, igual que la cesárea, que fue una gran solución para problemas a la hora de parir. Y hemos pasado de un gran invento o instrumento que ayudaba en casos puntuales a que se llegaran a tasas increíbles de cesáreas e instrumentalización de los partos porque de golpe las mujeres se habían vuelto “inútiles” para dar a luz.

Se ha pasado de dejar que la mujer fuera la protagonista, con su instinto animal (que muchas veces no hay que enjaular) de irse a un rincón de la selva para dar a luz en intimidad, o de dar a luz en la posición más conveniente para ella, a tumbar a la mujer totalmente para que el ginecólogo pudiera sentarse comodamente para ver la vagina. Por suerte, hay ginecólogos como Michel Odent, que tras ser de los primeros en usar la cesárea también fue de los primeros en volver la vista atrás (en el vídeo del post anterior podéis verlo)

Actualmente, volvemos a cambiar, no se trata de evitar los avances si no de aplicarlos de forma adecuada. He visto vídeos y vídeos de partos naturales, donde es la mujer la que lleva el parto, tanto en casa como en hospital, y es la matrona la que se agacha a coger al niño, la que acompaña o se pone en la postura que pueda para que la mujer de a luz de la mejor forma posible (y ni un niño se ha caído al suelo, lo digo por si acaso). Son partos no muy largos, llenos de dolor y alegría, porque ese dolor es el que lleva a la mujer a empujar, porque es el que les dice como colocarse y empujar. Es un momento, un dolor llevadero que se olvida fácilmente gracias a la oxcitocina que se genera en el cuerpo (eso dicen la mayoría de las mujeres que han dado a luz de forma natural, no me lo invento yo), no es un dolor que asusta, que no lleva a ninguna parte, es un dolor que ayuda a que el bebé salga feliz de la madre y que los dos se amen en el mismo momento para la subsistencia de ambos.

Durante la dilatación no penséis en el dolor, poneros música, relajaos, bailad, limpiad los cristales (eso lo dice mi matrona) porqué os distraeréis, porqué os dolerá menos, porqué os estiraréis y eso ayuda a que el bebé descienda más fácilmente. No corráis al hospital (a no ser que haya rotura de aguas sucias, o alguna contraindicación que os haya dicho vuestro médico) dilatad en casa, en intimidad y con instinto, moveros en libertad y como os pida vuestro cuerpo, es momento de escucharlo. Si a la primera contracción os váis al hospital pueden pasar varias cosas, se os pararán las contracciones porque de golpe el instinto se ha parado (es el instinto animal que ha oído un ruido en el bosque y hace que se para el parto para que la mujer se busque un sitio más seguro), os dirán que no estáis de parto porqué todavía no son las contracciones de parto o no son regulares, o os mandarán a casa porqué no llegáis a los 3 cms de dilatación y no se hacen admisiones por debajo de esos cms. Mejor en casa, con tranquilidad y escuchandoos! Porqué todas podemos!

Chicas que váis a parir, no tengáis miedo al dolor, no tengáis miedo a no poder, las mujeres podemos porque nuestro cuerpo está preparado, porqué es nuestro instinto, porque todo conduce a tener a nuestro bebé en nuestros brazos y porque somos las protagonistas. Algunas no podrán entre contracción y contracción y pedirán epidural, otras terminarán por cesárea, pero por lo menos probadlo, intentadlo hasta que no podáis más porqué hay muchas formas de dar a luz pero es bueno sentir que hicimos todo lo que pudimos.

(os recomiendo otros posts míos al respecto del parto, o a leer mi parto, porque yo di a luz con epidural pero sé lo que me ayudó el instinto en el proceso de dilatación previo)


¿Preparada para parir?: Los pujos

Ahora que me encuentro a las puertas de mi parto me acordé de los pujos y me di cuenta que no me acuerdo de empujar, y eso que empujé, más o menos dirigida, porqué sí notaba las contracciones a pesar de la epidural pero no sabía si lo estaba haciendo bien del todo, cosa que pudo llevarme a sufrir una episotomía.
En las clases de preparación al parto que hice cuando estaba embarazada de estanjanito te enseñaban a empujar, pujos dirigidos que se les llama, y la primera vez tumbada ahí en mitad de la clase con todos mirando no fui capaz de hacerlo bien. La matrona (a la que le tengo mucho cariño por la fuerza que transmitía) me utilizó de ejemplo para explicar que dar a luz es algo íntimo, que no es un espectáculo donde todo el mundo está invitado. Explicó que muchas mujeres se encierran en el baño a dilatar por puro instinto y que es eso lo que mejor va a la dilatación, la paz, tranquilidad, íntimidad e instinto. Días después en la consulta, sólo con ella, hice los pujos bien. Se ve perfectamente cómo baja la barriga al empujar.

En las clases que voy ahora, y de las que partícipo muy activamente, tanto que, a veces, me da un poco de vergüenza no callarme, pero soy una apasionada de la maternidad y me gusta explicar mi experiencia y mis conocimientos para transmitir a las otras madres que el instinto tiene mucho que ver en el momento de parir. Bueno, que me lío, actualmente en las clases la matrona no enseña a empujar, nos muestra posiciones y vídeos para el proceso de dilatación y nos explica que hay que esperar en casa, que no hace falta correr a la primera contracción, creo que ya lo dije en otro post, pero me parece curioso la forma que ella tiene de decirnos cuando ir al hospital: “cuando notéis que se os frunce el ceño y se os pone una cara de ya no puedo más”. Y además el otro día dijo algo (especialmente para las que ya parimos que vamos sin tanto temor al dolor), y es que probemos a tener un parto natural, sin anestesia, porque se acorta el expulsivo y sabemos perfectamente que tiene un fin que es dar a luz a nuestros hijos. La verdad es que no puedo dejar de comentar que el otro día la clase que nos dió nos daba mucha fuerza y energía, mucha positividad y nos decía una y otra vez la capacidad que teníamos de parir, que nosotras somos las protagonistas y que formemos activamente de este acontecimiento, que no “nos saquen al crío” si no que seamos nosotras las que parimos, aunque al final termine en cesárea, que seamos partícipes de toda la obra. (en otro post os explicaré más porque hay mucho que decir)

He estado buscando información, como no, soy la loca de la búsqueda para saber con qué puedo encontrarme. Y hay dos tipos de pujos, los espontáneos y los dirigidos, os podéis imaginar así sin comentaros nada ¿cuáles son mejores? Aquí tenéis una excelente respuesta de “El parto es nuestro”.

Mis amigas me lo han confirmado: el pujo es algo instintivo, no hace falta que te guíen. Yo meto más baza: toda la parte de dilatación y parto debería ser puro instinto, instinto que nos han quitado para que el médico pueda estar sentado tranquilamente pero que en los últimos años está cambiando. El otro día encontré un vídeo de Documentos TV de 2006 sobre el parto y aunque hemos avanzado, queda mucho por hacer, es un vídeo totalmente recomendado (aunque los aprensivos mejor no lo vean porque hay escenas en paritorio, y algunas absurdeces de gente que por su postura ya se les ve de qué pelo iban) Pero salen nombres conocidos por muchas y cosas muy interesantes que por suerte han cambiado o estan cambiando.


Últimos días de embarazo (Segunda parte)

Sigo por aquí…

Y sigo repasando las últimas cosas antes del gran acontecimiento:

Cuna, hamaca, ropita, cochecito,… listos

Maleta para estanjanita y mamá, listas

Maleta para estanjanito, sí, ese es un gran cambio respecto a un primer embarazo, preparar al hermanito sus cosas. Más o menos está todo, he hecho una fotocopia con los desayunos del cole, una lista de cosas que suele comer, hacer, horarios para mis cuñados (bueno, es más para que me quede yo tranquila), sus pijamas, ropa, calcetines, … y algún muñeco. No quiero que encima de la incertidumbre que le representa la llegada de estanjanita, estanjanito se sienta lejos de mamá y papá, así que le he puesto un muñequito que ” será mamá”. Y lo más importante, hemos tenido una charla sobre lo que pasará:

Le conté que mientras mamá esté en el hospital él se quedará con los tios. A lo que él contesta: “sí, papá y yo nos mudamos a casa los tíos”. Se ve claramente que no está muy dispuesto a separarse de papá y mamá al mismo tiempo.

Le enseñé su maletita, para que sepa todas las cositas que le he puesto y le dije que si quería llevarse algún muñeco o juguete que lo pusiera. ¡En buena hora! A diario me prepara más cosas, el disfraz de príncipe del cole, el disfraz de vaquero que hicimos en casa, quiere llevarse la fortaleza,… Así que al final sí será una mudanza como estanjanito dice. ¡Pobres tíos!!

El otro día, estanjanito le dijo a su padre que irían de visita al hospital a ver a mamá y estanjanita. “Pero que un rato, porqué una visita es muy corta”

Espero que no lo pase muy mal, aunque igual lo paso yo peor con lo que le voy a echar de menos!


Últimos días de embarazo (Primera parte)

Estoy de 38 semanas ya, quedan 14 días para la FPP (Fecha Probable de Parto), sí, los cuento. Cada día por la mañana me pregunto si ese será el día en que estanjanita decidirá nacer. ¿Es obsesión? Pues días atrás sí, ahora ya me siento más relajada y a la espera de que llegue la hora.

Este embarazo se me ha hecho larguísimo, me parece que llevo dos años embarazada! No sé si será por tener a otro peque al que quiero hacer más caso pero me siento cansada, o porqué los primeros meses con las náuseas y vómitos no sentía pasar los días, o por las ganas de ver la carita de la niña. Sea por la razón que sea estoy deseando dar a luz y al mismo tiempo sé que lo mejor es que estanjanita esté preparada para ello.

Ya está todo preparado, la maletita con las cosas de estanjanita y mías (si queréis otro día os pongo lista), la maletita de estanjanito para cuando estemos en el hospital y todas las cosas para dar la bienvenida a casa (a falta de montar la cuna).

Estos días he buscado lo que hay que hacer los últimos días de embarazo por si había algo nuevo por ahí, pero vamos que no me han quitado de nada. Aunque es bueno repasar:

– Hay que estar relajada y distraída, gracias a dios salió el sol y es mucho más fácil distraerse por ahí.

– Hay que prepararlo todo la para la llegada del bebé, cosa que ya está hecha.

– Andar y descansar, eso de andar desde el inicio del embarazo una hora, aunque con el mal tiempo no siempre ha sido posible. Y descansar, pues depende, paso de 100 a 0 en microsegundos: estoy limpiando como una burra y de golpe me siento tan cansada que me metería en la cama el día entero.

– Cuidarse. Bueno, aquí caben muchas cosas, yo fui a la peluquería a que me cortaran el cabello (con estanjanito hice lo mismo) porqué vete a saber cuando volveré a ir, y un look más corto será genial para todo lo que viene! Depilarse de arriba a abajo aunque tengo poco vello, es bueno repasárselo. Hay algunas que van a hacerse pedicura y manicura pero ahí ya cada cual.

– Dejar preparada comida. Se recomienda tener la despensa llena y hacer platos que se puedan congelar para los días en que mamá pasa en el hospital y los primeros días en casa que son muy cansados. En casa no lo he planteado porque el cocinillas es estanjano y él sabe muy bien como organizarlo todo.

Aunque parecía que empezaba la cosa con la expulsión del tapón y algunas contracciones, como os comenté el otro día, ahora siento que la cosa va para largo, sé que esto puede empezar de un momento a otro. Llevo días que tengo una contracción o dos, por la noche del estilo dolor de regla, menos el viernes pasado que tuve una que me dolió. Toca esperar, no hay más.


Mamá ¿cómo va?

La otra tarde estaba hablando con estanjanito de que ya pronto nacería estanjanita. Y la conversación que sigue no tiene desperdicio:

-estanjanito: “¿saldrá por el ombligo?”
-estanjana: “¿tu qué piensas?” (para saber hasta donde explicar y como)
-estanjanito: “no sé como va eso, mamá!”
-estanjana: “pues sale por el toto”
-estanjanito: “¿y como sale?”
-estanjana: “pues las mamas aprietan y sale el bebé”
-estanjanito: “sale por el culo como la caca! Jeje”
-estanjana: “bueno, es parecido pero sale por el toto”
Cachondeo hubo con lo de la caca!


Feliz cansancio

Es sábado, lo sé, los sábados no suelo escribir pero como la semana ha sido ajetreada y no me he sentado mucho.

La casa está llena de ropa de bebé, ropa colgada secándose, ropa doblada preparada para guardar, otra preparada para lavar, otra para planchar,… y no es que lo deje todo por ahí, es que he cogido toda la ropita de estanjanita y la estoy preparando. Como ha hecho muuuucho viento no la he podido colgar fuera y de ahí que esté todo invadido, aunque es una preciosa invasión con olor a jabón para bebé. Creo que he puesto tres lavadoras, y me falta lavar a mano la ropa delicada.

Durante la semana he ido a comprar ropita que faltaba para la primera puesta, buscando y buscando, remate final y últimas rebajas porque ya está la ropa de primavera. Matador, no os créais, porque de tienda en tienda por el centro comercial con mi peazo bolso y enorme barriga me canso un montón. Dolor de espalda y pies, pero feliz como una perdiz.

También fui a por una hamaquita, chulísima, que vi a muy buen precio y no quería que nadie se me adelantara. Y después, a por últimas cosas de higiene y complementos, estilo gasas, suero, discos lactancia,… Toooda la semana con las listas de cosas para bebé, para mamá, para el hospital,… Creo que lo tengo todo, me falta terminar con la ropa y guardarla, y me falta preparar bolsas de hospital y estanjanito.

Y estoy por cambiarme los pies porque me he levantado y duelen un montón, así que estoy con estanjanito sentada en el sofá, él recortando y yo con el ordenador y pensando en las mil cosas que quiero organizar mientras termina la ropita de secar.

Faltan unas cinco semanas, y teniendo en cuenta que en mitad está el cumple de estanjanito, que me quitará tiempo, que quiero estar tranquila, por lo menos, las dos últimas semanas. Que hay que organizar lo de estanjanito, porque se quedarán mis cuñados con él, hay que preparar ropa en su mochila, pero cuando falte menos porque dependerá del tiempo que haga, hay que organizar las actividades, tengo que hacer lista de lo que hay que hacer según nos coja, si entre semana, por la mañana o por la tarde, … que es más fácil de lo que parece pero me tengo que poner.

Así que de las cinco semanas quitamos dos para centrarme y relajarme (y por si se adelantase), una por el cumple de estanjanito y otra de preparación más visitas a matrona, dentista y otros recados, me queda una semana!!! Soy exagerada sí, pero me gusta tenerlo atado todo y veo que me falta todavía por hacer. Aunque soy feliz como una perdiz!


Embarazo. Tercer trimestre

Aich, a pesar de que este embarazo se me ha hecho largo, ya estoy en el tercer trimestre y seguro que ahora si que pasa rápido, almenos hasta el último mes.

Haciendo un poco de resumen, todos los resultados de sangre y orina están bien, aunque como tenía justos los resultados de hierro y en el otro embarazo tuve anemia las semanas finales y después de dar a luz, la doctora me ha dado para que tome hierro, cosa que ha hecho que mi estreñimiento normal se haya multiplicado, así que intento tomar cosas que me ayuden, como el zumo (yo que no soy de zumos les he cogido asco al final) y beber agua.

En la semana 29 he engordado 8 kilos y medio, no está mal, aunque llevo dos meses cogiendo dos kilos al mes. No es algo que me preocupe, siempre he estado delgada y estoy dentro de los márgenes normales. Con estanjanito había cogido un kilo menos en esta semana y al final llegué a los 13, después de 9 meses de dar a luz y gracias a la lactancia materna, mi talla era una 36! Cuándo yo nunca la había llevado antes! Así que nada, no me pasaré comiedo, pero tampoco me voy a quedar con las ganas de comerme algo si me apetece mucho; y ahora que los horarios vuelven a la normalidad, volveré a coger ritmo con mi hora diaria de andar.

Estoy contenta, porque después del inicio tan fastidioso del embarazo, ahora me siento con energía, me canso más, pero con que descanse entre tareas y me eche una siestecilla tiro con fuerza todo el día. Hay días que tengo más cansancio porque algunas noches me despierto y ya no puedo volver a dormirme.

Estanjanita está activa, muchas noches al tumbarme (del lado izquierdo como se recomienda) empieza ella a bailar zapateado dentro de mi barriga. Ay, y con las navidades, he dejado de ponerle música a diario, otra cosa que tengo que recuperar estos días.

Me hace ilusión porque ya me han llegado regalitos, la cajita nonabox como os comenté, mamápegada se lució con una peazo caja llena como una canastilla, bodies, pijamas, conjuntitos, manta polar, incluso un set de baño! cuando alguién te quiere se hace notar pero lo de mi mamápegada es una pasada! Y me llegó una cosita de mis mamis, un collar para que lleve conmigo y tenerlas cerca cuando llegue el momento de tener a estanjanita. Gracias a todos!!!!


A %d blogueros les gusta esto: