Archivo de la etiqueta: lactancia

Cuidados del bebé

Este post debería haberlo publicado hace casi dos años. Pido disculpas pues la vida se complicó y yo desaparecí de la vida online casi por completo. Sobretodo al doctor Isidro Vitoria Miñana. Así que ahora que he vuelto y que es el mes de la lectura os recomiendo…
“Cuidados del bebé. Verdades, mitos y errores” (guía para padres y abuelos actuales) autor: Isidro Vitoria Miñana

Al nacer estanjanita recibí este libro. Y pude conversar con el doctor. Inevitablemente debo recomendarte que lo compres si vas a ser madre, padre o abuel@.

A través de la historia del nacimiento de un lactante, con mucho humor y de forma distendida. Puedes encontrar consejos sobre las dudas que se te van a plantear con un bebé.

Este libro es una revisión de la primera edición de 2004. Completado con los cambios y avances que se han producido en estos diez años. Contando los mitos y los principales errores sobre los temas que envuelven la maternidad, paternidad y abuelidad?

Lo del anís estrellado y la punta de perejil que son errores que aún se suelen recomendar de generación en generación.
Temas como la lactancia materna o artificial, con las ventajas de una y como preparar la otra. Una gran frase que dice el autor que mientras das el pecho mires a los ojos de tu hijo para el apego.
También sobre la alimentación, recetas, las vacunas, la seguridad, los dientes…

Es muy ameno, de verdad.

Os explico un poco la conversación que tuvimos el doctor y yo sobre los temas que comenta en el libro:

1.-Tema mochilas. Le recomendé la web de redcanguro para que viese el tema de los portabebés y la diferencia con las colgonas. Me dijo:
“Me ha encantado la Web
http://redcanguro.org/
y en concreto me alegro de haber podido aprender más sobre la posición
frontal en
http://redcanguro.org/wp-content/uploads/2013/11/Folleto_RC_Cara.pdf
Muchas gracias por tu información,que tendré en cuenta en la próxima edición”

2.-Tema chupete. Le comenté el conflicto que puede parecer el bebé si se introduce el chupete demasiado pronto.
Doctor: “Efectivamente estoy de acuerdo con tu apreciación pero creo que no está demostrado que deba ser exactamente” 3 ó 4 semanas.
En el estudio Cohcrane
Cochrane Database Syst Rev. 2012 Jul 11;7:CD007202. doi:
10.1002/14651858.CD007202.pub3.
Effect of restricted pacifier use in breastfeeding term infants for
increasing duration of breastfeeding.
Jaafar SH1, Jahanfar S, Angolkar M, Ho JJ se concluye, basándose en tres estudios amplios, que la introducción precoz del chupete no se asocia con una menor duración de la lactancia materna.
Creo que no debemos ser tan “exactos” diciendo 3-4 semanas pues hay niños que a la semana distinguen perfectamente la succión del chupete
de la mama.De todos modos, en el libro pongo “DESPUÉS DE LOS 7-10 DIAS”

3.-Tema canastilla, le comenté que en los hospitales públicos no hay que llevar pañales ni mudas para la estancia.
Doctor: “Tienes razón, en un hospital público no hace falta llevarse nada (de momento es así,pero trabajo en un hospital público y no sé si al final
no será cierto).

4.-Termómetro y culito. Introducir un termómetro en el culito del bebé.
Doctor: “Hay una situación en el niño de 1 mes a 6 meses que se llama pseudoestreñimiento en el que hay una inmadurez del esfínter anal, por lo que parece que van estreñidos porque no hacen caca todos los días y sin embargo con el termómetro untado con vaselina se les puede estimular y hacen unas cacas líquidas (no de estreñimiento). En esta situación no hay ningún peligro de hacer un reflejo condicionado.

5.-El caso de los chupetes termómetro y termómetros de sien.
Doctor: “… chupeteo en la sien…Pienso que son fruto del
consumismo. No aportan nada y no hay estudios imparciales fiables.”

6.-Amas pasiegas. Le hable de las amas pasiegas a las que admiro.
Doctor: “A mí también me encanta todo lo del arte y la lactancia materna.
Te paso el enlace a una Web que he hecho con mucha ilusión.
http://www.art-breastfeeding.com/es/index-es.html

8.-Tema baby led wearing o alimentación complementaria a demanda. Le preguntaba qué pensaba él al respecto.
Doctor: “No tengo las ideas claras. Hay estudios en el sentido de progresividad en la textura y otros anglosajones que apoyan este tipo de alimentación.

9.-Colecho.
Doctor: “Estoy de acuerdo con la postura actual del Comité de
Lactancia Materna de la AEP.
http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/colecho-sindrome-muerte-subita-lactancia-materna-consenso

Le agradezco al Doctor Isidro Vitoria su libro, su paciencia y su conversación


Peripecias de una doble mamá

Cuando tienes a tu primer hijo haces muchas peripecias, pero al tener al segundo las peripecias se multiplican.

– Ejemplo 1: Dar el pecho al bebé mientras te vas comiendo las patatas que te da el mayor a supervelocidad, que no tienes tiempo de tragarte una que ya te da otra.

– Ejemplo 2: 08:00h de la mañana, acabas de dar el pecho a la pequeña y te levantas a ver qué hace estanjanito mientras estanjano se ducha. Te das cuenta que vas con las tetas al aire, camino de la cocina para preparar el aperitivo te abrochas, una vez preparada la mochila desayunas de pie en la cocina mientras esperas a que se vayan los chicos al cole ya que estanjanita está durmiendo y no sabes lo que durará.

– Ejemplo 3: Este es una variación del anterior. Si estanjanita no ha terminado con el pecho, te levantas con ella enganchada, mientras preparas con la mano libre la ropa de estanjanito y su aperitivo. Tu desayuno quedará a la espera de que estanjanita termine y se duerma.

– Ejemplo 4: Este es variación del anterior. Haces lo mismo con estanjanita enganchada a la teta, pero como tu hambre (y la suya) no esperan, te preparas el descafeinado, el muesli y la tostada con una mano, y te lo tomas rodeando a estanjanita para que no se le caiga encima, (en el caso de cosas que no quemen, le pones una servilleta encima)

– Ejemplo 5: Media tarde, estás intentando escribir un post, mientras estanjanita está a la teta, en estas aparece estanjanito que quiere que le pongas celo a uno de sus proyectos, así que con estanjanita a la teta y el ordenador en las piernas, con una mano y la ayuda de la otra por debajo la cabeza de estanjanita, te pones a pegar celo siguiendo los pasos que te indica estanjanito para terminar con su proyecto.

– Ejemplo 6:
Levantarte un dia de fiesta a por un donuts de chocolate que te apetece un montón. Dejarle en la mesita porque estanjanita pide teta, y luego erupta y luego no sabe y luego tiene hipo…y casi cuando esta dormida y estas pensando en comerte el donuts. Aparece estanjanito en escena lo ve y te pide con carita de ángel si puede comérselo. Grrr pero no le vas a decir que no.

– Ejemplo 7: sentarte o tirarte en el suelo con estanjanita enganchada a la teta mientras haces un megapuzzle de spiderman con estanjanito.

– Ejemplo 8… Igual da para más posts jeje


La lactancia de estanjanita

Como ya os conté, estanjanita cogió el pecho en la ambulancia camino del hospital.
Y siguió mamando entre ratos de sueño en el paritorio mientras me cosían, en el box y cuando llegamos a la habitación.
Todo encima de mi y tumbadas las dos, lo que hizo que en alguna mala posición me cogiera mal el pezón derecho y me hiciera una grieta que dolía bastante.
Además de que estanjanita es tan ansiosa que muchas veces me cogía mal los pezones y no abría bien la boca con el conseqüente dolor, pero se iba arreglando con cada tetada y yo intentaba relajar la postura a pesar del dolor.
Con las tetas casi al aire todo el rato porque estuve sin sujetador en el hospital, pasando leche por el pezón e intentando que estanjanita cogiera bien el pezón, la grieta no fue a más.
Empecé con la subida de leche la mañana que me dieron el alta antes de marchar a casa.
Ya en casa me puse las conchas de lactancia (que tengo que agradecer a mamá vaca) en ese par de balones de rugbi en los que se convirtieron mis pechos. Duros y enormes, hubo algún momento en que temí que estanjanita no vaciara bien ya que notaba bultitos y no quería que terminase en mastitis, así que me masajeaba. Y se fue curando la grieta. Y es que estoy enamorada de las conchas, no se me engancha el pezón con el disco de algodón, no se me chafa el pezón y respira bien. Además que recogen la leche que me sale y la guardo para emergencias. (que bebe con el biberón sin tetina a modo de vasito). Aunque las conchas las tenía pensadas para poner solo en casa, a veces, salgo con ellas.
Lo mejor es que no miro el reloj, ni me preocupa ni controlo cuanto está al pecho. Si con estanjanito apenas lo miré con esta es que no tengo ni idea y vivo más feliz.
Mejoramos posturas y estanjanita coge mejor el pecho a la primera, aunque, a veces, desespera y no lo pilla bien cuando estamos las dos tumbadas en la cama. Hay noches que lloriquea porque no pilla pezón y me tengo que sentar. Pero va mejorando, esta noche casi no nos despertamos en las tomas, a ver si seguimos así de bien.
Estoy satisfecha por este inicio de lactancia. No ha sido la perfección pero he sabido mejorar y más con la tranquilidad que me envuelve gracias a la información que tengo. Y eso lo tengo que agradecer a la lactancia de estanjanito que con las grietas que me salieron no me rendí y busqué ayuda y de ahí lo que sé y he ido aprendiendo


Beneficios (que igual no te han contado) de la lactancia materna

Sí, así como lo leéis, no te lo han contado, aunque si has dado pecho has vivido todas o alguna de ellas y no tiene nada que ver con estudios científicos.

– Aprendes a usar la otra mano, si eres diestra, por ejemplo, al dar pecho, aprendes a usar la mano izquierda. A la hora de comer, cada día coges más soltura usando la mano izquierda al pinchar y llevarte la comida a la boca sin que se caiga (Advertencia: los primeros días mejor poner un trapo encima del bebé por si se cae algo y no hacerlo con alimentos calientes). Con práctica, eres capaz de poner lavadoras, secadoras o poner a mesa (o escribir un post en el ordenador) con una mano y sobretodo la que normalmente no usas.

– Aprendes a hacer duchas cortas, no siempre pasa, pero en muchas ocasiones, aunque le acabes de dar pecho, es meterte en la ducha y te pide teta como si no hubiese comido en tres días, y más si estás sola en casa. Así que la ducha dura 10 segundos, mira si economizas!!

– Duermes con las tetas al aire. Que los pechos se aireen es bueno, cuando das pecho y más si lo haces con colecho, terminas durmiendo con las tetas al aire.

– Bebes más agua. Y es que dar pecho te da mucha, mucha sed. Y ya sabemos lo saludable que es beber agua.

– Te traen las cosas. No siempre pasa, ee, pero muchas veces que estas dando pecho puedes pedir que te traigan cosas, como agua, o chocolate!! con la cosa que estas ahí sentada puedes aprovechar un poco. Aunque si te ven muy diestra en el paso uno (o mi marido lee esto) se puede acabar el chollo.

– Duermes más. Sí, aunque suene a risa, duermes más. Las hormonas que generas hacen que te entre sueño. Si das pecho mientras colechas, enchufas la teta y te quedas dormida (muchas veces no me doy cuenta de cuando lo deja) así que duermes más de lo que dormirías en otras circunstancias.

– Sales de casa, sin pensar, sin pensar! Bueno algo sí piensas, pero yo salgo siempre preparada por si me paso el día fuera, aunque la idea sea ir a un recado y volver. Me llevo agua para estanjanito, algo de picar, pañales y toallitas para estanjanita, y una muda, pero no me llevo nada para comer. Cuando tiene hambre, tetas fuera! jeje

– Puedes bailar mientras das pecho, hombre, no en plan break dance, pero el otro día comprobé, que puedo tener a la nena en la emeibaby (que ya os contaré en otro post lo del porteo) y darle teta mientras muevo un poquito el cuerpo al son de una bachata.

 


Días de hospital

Ya está, has parido, te han cosido y te suben a la habitación…a estar tranquila, ejem, de eso nada.

Eran las seis aproximadamente cuando nos subieron a la habitación. Lo sentí por los compañeros que nos tocaron, pero les despertamos y dudo que descansaran más.

Entraron enfermeras y auxiliares. Ahora te toman la tensión, la temperatura a madre e hija, ahora te pinchamos para una muestra de sangre (menos mal que estaba estanjano y le pedí que apretara la teta, a la que estaba enganchada estanjanita, para que pudiera respirar bien), toca antibiótico (debido al desgarro) y lo peor: la vacuna de la hepatitis para estanjanita, la vitamina K y la crema de los ojos (por supuesto lloraba la niña a más no poder). Almenos me salté los consejos sobre lactancia al decirle que había dado pecho durante 25 meses. Y ahí terminó por el momento el vaivén de personas.
Cuando nos dejaron dormir ya eran las siete. Estanjano se tumbó en el “cómodo” sillón y yo en la camilla con estanjanita encima. Pero no podíamos dormir, las emociones eran muchas y los detalles a comentar (flojito) también. Cogiéndonos de las manos pasamos el tiempo… hasta el desayuno! Mmmm que bien! Tenía hambre voraz, pese al mal rato posterior a dar a luz, me sentía genial, de oxcitocina hasta arriba, nada cansada y muy muy feliz.

La mañana pasó tranquila, estanjano y yo seguíamos alucinando de lo vivido horas antes y comentando cosas. Mi cuñada vino a conocer a su sobrina y aprovechando, estanjano fue a casa a recoger un poco, desayunar y traerme el móvil que se había quedado encima de la mesita mientras controlaba las contracciones. A su vuelta empezamos a avisar a familiares y amigos del feliz acontecimiento y haciendo gala de la ayuda del matrón (bueno y entre el personal sanitario, que debíamos ser la historia de la semana porque todas preguntaban!)

Me sentía tan bien, que si no hubiese tenido el gotero me hubiese ido para casa. Mi marido lo comentó con varias visitas, mi aspecto, mi cara, eran como si no hubiese parido, llena de energía, tal como me sentía.

El único hecho que me mataba era estar lejos de estanjanito, que yo sé que con sus tíos estaba bien, pero sé que nos echábamos mutuamente de menos, con lo que hablamos nosotros!! Por la tarde, yo me levanté muy bien y me senté en la silla con mi niña en brazos, ni un dolor en los bajos como me hubiera temido, estanjanito llegó entonces y me alegré de volver a verle! no pudimos hablar mucho, yo quería saber qué sentía y como se encontraba pero no era el momento y él como sabía que era una visita, hizo una visita fugaz diciendo que tenía hambre y que abajo había unas máquinas con comida! Apenas una caricia y una foto le pudimos sacar, estaba distante y no dejé de pensar en él.

Pasado el primer día entre visitas (no muchas, por suerte, y agradables), llamadas telefónicas y whatsapps, llegaron las nueve de la noche e intentamos dormir. Nos costó un poco porque seguíamos con la anedralina en las venas o la oxcitocina (que sé que estanjano también la generó al participar activamente en el parto, jeje).

Después de una buena noche, llegó un buen día, estanjanita estaba tranquila y solo dormía y comía. Estanjano fue a por estanjanito para llevarle al cole y comentar la noticia con la profe.

Me hicieron la clase de baño neonatal que ahora se hace en el hospital para explicar a los padres como bañar a los recién nacidos por ser hospital amigo de los niños, me encantó, pese a mi experiencia, estubo muy bien recordar. Pero un día en el hospital es terriblemente aburridooooo!!!, a pesar que mi cuñada por la mañana y mi suegra por la tarde me acompañaron y me hicieron sentir bien, las horas se hacen interminables, sólo ves pasar enfermeras, o entran a mirarte la temperatura o la tensión, en mi caso, te cambian el gotero, o te entran a limpiar la habitación, cambiar la cama, ahora la pediatra y la ginecóloga. Y como yo andaba perfecta, iba al baño estupenda (con ayuda medicinal por los puntos) y no me sentía cansada, no sentía que tenía que estar ahí. Gracias a estanjano que me trajo bocadillitos de jamón que me supieron a gloria! Y los bombones que me regalaron unos amigos que estaban geniales!

Comer y beber es lo que me apetecía más, andaba por la habitación con mi nena y miraba por la ventana, tuve la suerte de que mis compañeros de habitación marcharon por la mañana, así que podía recorrer más espacio. Esa noche me quedé sola con la peque, pues su hermano necesitaba estar en casa y estanjano se lo llevó para dormir ahí.

Y llegó el último día, 48 horas después de mi ingreso, bueno algo más, después de últimas inspecciones a la peque y primera prueba del talón (la niña perdió 120 gr el primer día y recuperó 70 gr el segundo, así que un 1,6% de pérdido total, que está genia), y de que pasase el ginecólogo (con recetita para ir al baño y cita para el suelo pélvico), teníamos el alta!!! No me fui sin antes comer, ya que me habían traído la comida no la íbamos a desperdiciar!!! Y ale, pa casa!!! Con mis cuñados que nos ayudaron a llevar las cosas al coche (día de perros incluido, no podía ser menos si estanjanita ya había nacido el peor día de lluvia de las últimas semanas) y a meterme yo detrás entre la silla y el cuco, y a los que estaré eternamente agradecida porqué se portaron genial y porqué en situaciones así una descubre quién es la familia que se interesa y que está para lo que necesites sin pedirlo.

Ahora tocaba la realidad de una familia con un miembro más…

 

 

 


Dilatación y parto ¡nosotras podemos!

Soy muy pesada con las clases preparto, el parto y la dilatación, pero es algo que me hace sentir bien cuando asisto. Ya he dicho que muchas clases las terminamos haciendo la matrona y yo, porqué no me sé callar. Y es que ella, a veces, busca la implicación de las chicas pero todas callan y me mira, y claro, una no sabe callarse con esas cosas. Hoy os voy a contar muchas cosas que pone ella de ejemplo con las que yo he ido aprendiendo a lo largo de estos cinco años de maternidad. Hablaré del proceso de dilatación, del parto, el instinto y el cambio de la sociedad al respecto del parto.

Una de las cosas que hay que tener presente cuando vas a dar a luz es que todas podemos hacerlo, nuestro cuerpo está preparado para ello. Es cómo tener la regla. Y me recuerda a alguna conversación con chicas que buscaban quedarse embarazadas y muchas en algun momento pensaron que no eran capaces de quedarse, cuando ya sabemos que el porcentaje de las que no pueden es bajo, pero a todas se les pasó por la cabeza.

La sociedad nos ha hecho pensar en que somos unas inútiles como mujeres, hemos pasado de ayudarnos unas a otras en el momento del parto, la lactancia y la maternidad, a ser islas que piensan que son incapaces de todo aquello por las que nuestro cuerpo está pensado (igual que disfrutar de un buen orgasmo porqué nuestro cuerpo está pensado para ello).

Se ha pasado de parir en casa al hospital, de forma tan extrema, que se ha pasado de dar a luz a que te saquen al niño. Los humanos somos así de extremistas, cualquier avance lo avanzamos tanto que nos anulamos. El hospital dió muchas esperanzas de vida a bebés y mujeres que hubiesen muerto, igual que la cesárea, que fue una gran solución para problemas a la hora de parir. Y hemos pasado de un gran invento o instrumento que ayudaba en casos puntuales a que se llegaran a tasas increíbles de cesáreas e instrumentalización de los partos porque de golpe las mujeres se habían vuelto “inútiles” para dar a luz.

Se ha pasado de dejar que la mujer fuera la protagonista, con su instinto animal (que muchas veces no hay que enjaular) de irse a un rincón de la selva para dar a luz en intimidad, o de dar a luz en la posición más conveniente para ella, a tumbar a la mujer totalmente para que el ginecólogo pudiera sentarse comodamente para ver la vagina. Por suerte, hay ginecólogos como Michel Odent, que tras ser de los primeros en usar la cesárea también fue de los primeros en volver la vista atrás (en el vídeo del post anterior podéis verlo)

Actualmente, volvemos a cambiar, no se trata de evitar los avances si no de aplicarlos de forma adecuada. He visto vídeos y vídeos de partos naturales, donde es la mujer la que lleva el parto, tanto en casa como en hospital, y es la matrona la que se agacha a coger al niño, la que acompaña o se pone en la postura que pueda para que la mujer de a luz de la mejor forma posible (y ni un niño se ha caído al suelo, lo digo por si acaso). Son partos no muy largos, llenos de dolor y alegría, porque ese dolor es el que lleva a la mujer a empujar, porque es el que les dice como colocarse y empujar. Es un momento, un dolor llevadero que se olvida fácilmente gracias a la oxcitocina que se genera en el cuerpo (eso dicen la mayoría de las mujeres que han dado a luz de forma natural, no me lo invento yo), no es un dolor que asusta, que no lleva a ninguna parte, es un dolor que ayuda a que el bebé salga feliz de la madre y que los dos se amen en el mismo momento para la subsistencia de ambos.

Durante la dilatación no penséis en el dolor, poneros música, relajaos, bailad, limpiad los cristales (eso lo dice mi matrona) porqué os distraeréis, porqué os dolerá menos, porqué os estiraréis y eso ayuda a que el bebé descienda más fácilmente. No corráis al hospital (a no ser que haya rotura de aguas sucias, o alguna contraindicación que os haya dicho vuestro médico) dilatad en casa, en intimidad y con instinto, moveros en libertad y como os pida vuestro cuerpo, es momento de escucharlo. Si a la primera contracción os váis al hospital pueden pasar varias cosas, se os pararán las contracciones porque de golpe el instinto se ha parado (es el instinto animal que ha oído un ruido en el bosque y hace que se para el parto para que la mujer se busque un sitio más seguro), os dirán que no estáis de parto porqué todavía no son las contracciones de parto o no son regulares, o os mandarán a casa porqué no llegáis a los 3 cms de dilatación y no se hacen admisiones por debajo de esos cms. Mejor en casa, con tranquilidad y escuchandoos! Porqué todas podemos!

Chicas que váis a parir, no tengáis miedo al dolor, no tengáis miedo a no poder, las mujeres podemos porque nuestro cuerpo está preparado, porqué es nuestro instinto, porque todo conduce a tener a nuestro bebé en nuestros brazos y porque somos las protagonistas. Algunas no podrán entre contracción y contracción y pedirán epidural, otras terminarán por cesárea, pero por lo menos probadlo, intentadlo hasta que no podáis más porqué hay muchas formas de dar a luz pero es bueno sentir que hicimos todo lo que pudimos.

(os recomiendo otros posts míos al respecto del parto, o a leer mi parto, porque yo di a luz con epidural pero sé lo que me ayudó el instinto en el proceso de dilatación previo)


Embarazo. Tercer trimestre

Aich, a pesar de que este embarazo se me ha hecho largo, ya estoy en el tercer trimestre y seguro que ahora si que pasa rápido, almenos hasta el último mes.

Haciendo un poco de resumen, todos los resultados de sangre y orina están bien, aunque como tenía justos los resultados de hierro y en el otro embarazo tuve anemia las semanas finales y después de dar a luz, la doctora me ha dado para que tome hierro, cosa que ha hecho que mi estreñimiento normal se haya multiplicado, así que intento tomar cosas que me ayuden, como el zumo (yo que no soy de zumos les he cogido asco al final) y beber agua.

En la semana 29 he engordado 8 kilos y medio, no está mal, aunque llevo dos meses cogiendo dos kilos al mes. No es algo que me preocupe, siempre he estado delgada y estoy dentro de los márgenes normales. Con estanjanito había cogido un kilo menos en esta semana y al final llegué a los 13, después de 9 meses de dar a luz y gracias a la lactancia materna, mi talla era una 36! Cuándo yo nunca la había llevado antes! Así que nada, no me pasaré comiedo, pero tampoco me voy a quedar con las ganas de comerme algo si me apetece mucho; y ahora que los horarios vuelven a la normalidad, volveré a coger ritmo con mi hora diaria de andar.

Estoy contenta, porque después del inicio tan fastidioso del embarazo, ahora me siento con energía, me canso más, pero con que descanse entre tareas y me eche una siestecilla tiro con fuerza todo el día. Hay días que tengo más cansancio porque algunas noches me despierto y ya no puedo volver a dormirme.

Estanjanita está activa, muchas noches al tumbarme (del lado izquierdo como se recomienda) empieza ella a bailar zapateado dentro de mi barriga. Ay, y con las navidades, he dejado de ponerle música a diario, otra cosa que tengo que recuperar estos días.

Me hace ilusión porque ya me han llegado regalitos, la cajita nonabox como os comenté, mamápegada se lució con una peazo caja llena como una canastilla, bodies, pijamas, conjuntitos, manta polar, incluso un set de baño! cuando alguién te quiere se hace notar pero lo de mi mamápegada es una pasada! Y me llegó una cosita de mis mamis, un collar para que lleve conmigo y tenerlas cerca cuando llegue el momento de tener a estanjanita. Gracias a todos!!!!


Nuestro banco

La semana mundial de la lactancia materna 2012 se celebra esta semana (del 1 al 7 de octubre). Este año el lema escogido es: “Comprendiendo el pasado. Planificando el futuro”

Cada año (como buena lactivista) intento hacer un post al respecto, pero este año quiero enseñaros algo, un pequeño “secretito”, nuestro banco:

image

Vale, sí, no es nuestro en propiedad, pero en este banco, estanjanito con 6 días de edad y mis grietas casi curadas por completo, disfrutamos de uno de nuestros momentos felices de lactancia materna. Siempre lo recordaré, fue un día especial, después de unas visitas encantadoras de mis tíos y primo, llegaron mi abuela y hermana a pasar unos días y conocer al nuevo miembro. Y como hizo una semana bonita de sol en pleno marzo, aprovechamos para ir a pasear y ahí nos sentamos porque estanjanito pedía tetita. Fue de las primeras veces en el pecho, de las primeras veces con la familia y con la tranquilidad de que todo iba bien. Ese banco para mí es satisfacción, por hacer algo que los dos queríamos, por que nos hacía felices y porqué estaba tranquila sabiendo que le daba lo mas bonito del mundo.

Para las mamas de madrid y alrededores deciros que el domingo tendra lugar la fiesta de la lactancia en el parque juan carlos I a partir de las 12.
Para las demas seguro que se hace algo especial cerca de donde vivis. Si estais interesadas y no encontrai, preguntadme e intentare informaros
A las madres primerizas, futuras o que tengan problemas con la lactancia os animaria a ir a algun acto que se haga estos dias. Os puedo ayudar en lo que necesiteis pues los contactos entre madres son muchos y estamos para ayudar.
Disfrutad y que viva la teta!!


Amas de cría

Este año del 2 al 8 de octubre se celebra la semana de la lactancia materna en España. A raíz de un reportaje que vi sobre Cantabria y con la excusa de la semana de la lactancia, este post va dedicado a las amas de cría pasiegas, que no sólo forman parte de la historia de Cantabria, si no de toda España.

Para centrarnos un poco, el pasiego, en nuestro caso la pasiega, es el habitante de la comarca pasiega, en Cantabria, delimitada geográficamente: los valles altos del Pas, Miera y Pisueña. Se dedican comúnmente al tráfico de muselinas y otras telas, extendiéndose por todas las provincias de España. Es de admirar la robustez y valor de las pasiegas, quienes por una marcha, cargan sobres sus espaldas, un cuévano (cuevanuco) lleno de mercancías de un peso considerable, también llevaban a los hijos a la espalda. Grandes mujeres trabajadoras y fuertes para salvar las inclemencias de la geografía que no tenían tiempo de ocio como los hombres.

Hace muchos años las pasiegas eran grandes amas de cría o nodrizas, para los que no sepan que es eso: un ama de cría o nodriza era una mujer que amamantaba a un niño que no era su hijo, esta práctica proviene de la prehistoria y fue muy común hasta el siglo XIX, para amamantar a los hijos cuyas madres no podían o no querían. El recurso a un ama de crianza podía estar motivado por razones físicas o sociales; la profesionalización de la lactancia permitía a la madre dedicarse a otras ocupaciones, en el caso, por ejemplo, de las élites romanas, abreviar el período entre embarazos, o simplemente librarse de una tarea percibida como socialmente inadecuada para las clases superiores (lo que tienen las modas)

En un momento concreto, este echo de criar a los hijos de otras, se profesionalizó, (entre finales de XVI hasta principios de XIX) las mujeres buscaron la forma de llevar dinero a su casa y mejorar la situación de su familia. En ese momento amamantar a los hijos era muy valorado, y se perdió en el siglo XX, cuando aparecieron los biberones (y ahí se fastidio todo, me extendería en ese sentido pero vamos a centrarnos en esas mujeres pasiegas)

Las pasiegas que ejercerían como amas de cría se veían obligadas a abandonar sus casas para ir a las ciudades a amamantar los hijos de los burgueses, la costumbre entre la nobleza y la alta burguesía de contratar a una nodriza era, en algunas ocasiones, por la imposibilidad física para criar al recién nacido, y otras veces por moda y el deseo de conservar la línea, sobretodo a principios de 1800 (os suena de algo?)

La popularidad de estas mujeres fue tanto que muchas plazas de las ciudades españolas todavía conservan un homenaje a estas mujeres, como la plaza de las pasiegas de Granada o la de santa cruz de Madrid. Esa popularidad se la ganaron gracias a la casa real española, que primero buscaba a las nodrizas a los alrededores de Madrid, pero que poco a poco se fue alejando hasta llegar a la Vega de Pas, las cuales fueron famosas por un decreto real de Fernando VII donde hacía que su médico fuera a Santander a escoger una nodriza para criar a su hija, la que luego fue la reina Isabel II, la elegida fue Francisca Ramón González, natural de Peñacastillo.

Pero para ser un ama de cría se debían cumplir con unos requisitos:

  • De diecinueve a veintiséis años de edad.
  • Complexión robusta y Buena conducta moral.
  • Estar criando el Segundo o tercer hijo; es decir que habrá tenido otro u otros dos partos.
  • Leche, lo más de noventa días.
  • No haber criado hijos ajenos.
  • Estar vacunada.
  • Ni ella ni su marido, ni familiares de ambos, habrán padecido enfermedades de la piel.
  • Será circunstancia preferente que la ocupación de su marido sea la del cultivo del campo.

No sé si decir que gracias a ello, ya que tener que abandonar a tus hijos y hogar es muy duro, pero estas mujeres obtuvieron dinero y prestigio, que se denotaba en sus vestidos, de buenas telas y cubiertos por monedas que representaban su profesión e importancia en la sociedad. El traje de la foto se encuentra en el museo del traje de Madrid.

Las amas de cría tampoco se salvaron de cargas contra ellas (como se repiten las cosas en la historia) algunos intelectuales de la época dedicaron artículos a estas mujeres a las que denigraban su dignidad de mujer. Sin duda, en su intención había más un fondo de crítica a la realeza y clases poderosas y mucha ignorancia hacia la actitud de abnegación y sacrificio de las amas de cría, que se vieron forzadas a escapar de la miseria del medio rural, anteponiendo la necesidad a los sentimientos. Uno de estos criticones exacerbados fue el historiador liberal Modesto Lafuente autor del Teatro Social del siglo XIX en 1846, al que le salía el machismo por los poros con frases tan desafortunadas como: «Emprenden con varonil resolución el camino de la Corte» o al referirse a las nodrizas como «mercado de carne humana». Tampoco se quedó atrás Pérez Galdós, quien tildó a la nodriza como «humana vaca» (alguién ve el paralelismo que yo veo? que poco originales son algunos) y, en el colmo de los colmos, la nefasta referencia de Mesonero Romanos: «Cien groseras aldeanas del Valle de Pas».

A efectos de recordar a estas mujeres, se encuentra el Museo de las Amas de Cría en Selaya en la casa de la Beata, que tengo apuntado visitar cuando pueda, y al que os invito a visitar si pasáis por la región.

Espero en los próximos días poder poneros poesías y cantos de las pasiegas para no hacer tan largo este post.

En la página del ayuntamiento de Selaya podéis ver una lista de las nodrizas reales

Fuente obtenida: www.eldiariomontanes.es, www.eleconomista.es, wikipedia.


A %d blogueros les gusta esto: