Archivo de la etiqueta: nacimiento

Papelote aquí, papelote allí…

Y fírmame y fírmame (cantado junto al título a lo “maquillame”)

Ayer llegamos a casa del hospital. No muy cansados, pero cansados (estanjano de ir y venir y dormir en un butacón; y yo del trasiego de un hospital y una camilla que no es mi cama)

Y … pam! Al día de llegar ya tienes que madrugar para empezar con el papeleo. Cógete una carpeta con todo lo que te dan, los DNIs de los padres y el libro de familia (si ya has tenido un hijo como es nuestro caso, si es el primero y no estás casado te lo dan en el registro). Así funciona el papeleo para un recién nacido si no estás casado:

Antes de salir del hospital llamé al centro de salud para pedir cita para la prueba del talón que debe hacerse sobre el quinto día de vida del bebé, para ello dan un papel provisional con el pediatra que toca. (esto es otro tema pero las visitas médicas se intercalan con el papeleo así que cógetelo bien o acabarás con estrés)

Ahora que ya tengo el alta:

Paso 1: Lo más importante. Registrar a la moza como que ya ha hay una personita más en este mundo.

Es importante porque hay un plazo de ocho días naturales a partir de las 24 horas siguientes al nacimiento.
Para ello en el hospital (normalmente al padre) le dan un papelito amarillo con la parte trasera rellena por el médico. Y si no le vas a inscribir en la misma ciudad del hospital (como es nuestro caso) tienes que llevar un certificado (que no dice casi nada, sólo que el hospital no ha hecho nada para inscribir al niño).

Nos vamos al juzgado de nuestra ciudad (donde quieres inscribir al recién nacido) y les dimos ambos papeles y el libro. Acuérdate de rellenar el papelito amarillo!!! Si no está el juez o está ocupado te dicen que lo vayas a buscar otro día. (Padre y madre firman en el tomo para hacer el registro)
Así que allá nos fuimos estanjano, estanjanita y yo a media mañana y eso que habíamos madrugado!!! Pero como no nos dieron el libro de familia tampoco podíamos hacer más papeles ese día.
Puede que te den a rellenar una estadística, acuérdate de llevarla cuando vuelvas a recoger el libro de familia

Paso 2: inscribir al recién nacido en el INSS.
Como en nuestro caso la niña irá como beneficiaria de mi tarjeta sanitaria me fui yo sola a hacer la inscripción. Para ello hay que pedir cita y hay dos formas:
Llamar al 901106570 donde te sale un contestador que para marcar las opciones puedes hacerlo por teclado o por voz y si tienes a estanjanita en brazos con sus ruidines la máquina se vuelve loca y no sabe qué codigo postal le has dicho o te pasa a otra fecha porque supone que le has dicho que no.
Puedes hacerlo por internet: sede.seg-social.gob.es en cita previa, con la opción de incluir nuevo beneficiario.

Que hay que llevar? Pues tu llévalo todo, pero en principio con la tarjeta sanitaria y el DNI de la persona con la que se inscribirá, vale.

Aquí en Cantabria, por ejemplo, han abierto no hace mucho un centro del INSS en nueva montaña donde no hay mucha gente y con la cita previa no me dió tiempo ni a sentarme para esperar. (primer papelote que pude hacer sola)

Te dan un documento acreditativo del derecho a asistencia sanitaria donde aparecerán los beneficiarios del asegurado, y hace unos meses el nuevo bebé tiene número propio de la seguridad social.

Si eres madre trabajadora tienes que pedir la baja maternal y las ayudas que dan (la baja de paternidad también la pides al momento) aquí no os puedo decir los papeles que necesitáis pero en la web probablemente os lo explique. La ayuda que dan por maternidad son 100 €/mes hasta que el bebé cumpla 3 años (y es una deducción del IRPF). Aprovecha y lleva todos los papeles y lo haces el mismo día. En internet hay una opción para pedir cita para hacer las bajas, ayudas e inscripción en la misma visita.

En el caso que no trabajes, dan ayudas por hijo a cargo, son como máximo 24,25 €/mes/hijo que se pagan trimestralmente (que mira para pañales ya es algo). Para estas ayudas te darán unos papeles para rellenar, necesitas saber ingresos del año anterior, así que necesitas otro día para llevarlos, más originales de los DNIs, padrón y firma de ambos.

Paso3: Inscripción en el centro de salud.

Así te dan la tarjeta para el bebé (bueno un papel temporal hasta que te llegue la tarjeta a casa). Si lo puedes hacer coincidir con la visita al pediatra eso que te ahorras pero puede ser dificil si ya se retrasó lo del libro de familia. Así que nada, otro día de visita. No te apures, tienes un mes que es lo que dura el papelito que te dieron en el hospital con el pediatra que te tocaba. Pero cuanto antes te lo quites de encima mejor porque para la receta electrónica que te darán a los 15 días con la vitamina D si lo tienes que tener.

NOTA: importante fijarte que en el papel que te darán pone el número CIP porque lo necesitas a la hora de comprar la vitamina D con la receta electrónica (que hay que activar en menos de 10 días)

Paso 4: Empadronamiento.

A esto también fui sola, pero hay que ir un día para pedir el papel al ayuntamiento y que papá lo firme, apunta: llevar el papelito rellenado y firmado por ambos, una fotocopia de los DNIs de los padres y una fotocopia del libro de familia. Al día siguiente ya puedes pedir el padrón para ir a más sitios que te lo pidan, por ejemplo, al INSS a pedir las ayudas para gente con pocos recursos. Pero si váis los dos os evitáis un desplazamiento (cosas de que papá trabaje)

Notas importantes:

Organízate bien, sin prisa pero sin pausa.

Lleva todo siempre encima por si acaso.

Haz varias fotocopias de los DNIs por si las moscas.

Entre papelotes hay que llevar al bebé al pediatra para la primera visita con la prueba del talón (sobre los cinco días del nacimiento) y debes llevarlo donde te manden o mandarlo por correo si quieres ahorrarte otro desplazamiento, la mamá debe ir a la matrona a que la inspeccionen (a la semana de dar a luz), a ambos sitios deben ir padre y madre si no están casados (si hay matrimonio con que vaya el padre, vale) o si os véis con cuerpo (como yo que me siento con fuerzas) la mamá también puede hacer los papeles sola, menos en el juzgado que firman ambos en el tomo y lo demás con fotocopias o con un viaje para recoger papel también.

Con certificado digital puedes hacer muchos trámites online, así que si antes de dar a luz puedes hacértelo mejor.


Mi parto de estanjanita

Empiezo este post casi 24 horas después de que estanjanita anunciara que estaba a punto para nacer.
Son las 00:30, estamos en el hospital y después de la entrada de las enfermeras no puedo dormirme de nuevo. Ha sido un gran día y las imágenes no paran de retornar a mi mente.

Aquí me veo obligada a advertiros que va a ser la historia contada con pelos y señales pues ahora que está fresco no quiero perder detalle.

Todo empezó domingo de madrugada. Ya el sábado nos fuimos a dormir con la idea/broma que nacería estanjanita, pues hacía malísimo, con lluvia y viento después de una semanuca agradable. Estanjano al meterse en la cama me preguntó en broma si ya tenía contracciones. Aún no sabíamos lo que nos deparaba el futuro de las próximas horas…

Sobre las 00:45 noté una contracción, no era como las de regla flojitas de días anteriores, era más fuerte pero totalmente manejable. Me moví un poco y noté la braguita mojada. Fui al baño y confirmé que había roto la bolsa. Me cambié y se lo comenté a estanjano (el cual dice no acordarse de ese hecho)
“Bueno” pensé, pues vamos a la pelota a aguantar las contracciones. Me puse mi música de parto y me puse a planchar y después terminé con alguna cosilla que faltaba por poner en las maletitas entre contracción y contracción. Alguna la pase semidesnuda agarrada en el lavabo parano tener que cambiarme tanto de bragas pues en cada contracción salía líquido amniótico.

Las contracciones iban aumentando en dolor y duración y se hacían casi regulares, a las 2:50 empecé a prepararme para marchar pero no muy segura de haber dilatado suficiente. Me metí en la ducha. Ahí las contracciones se intensificaron un poco pero me alegré de la caìda del agua por la espalda. Al salir dije a estanjano que empezara a preparase, que nos íbamos al hospital. Así que se levantó para arreglarse y despertó a estanjanito para llevarle a casa de mis cuñados.  Yo con el jersei del pijama y las bragas iba a empezar a vestirme. De golpe, eran sobre las 3:15, las contracciones se juntaron, pasando de tres a un minuto y a ser más fuertes. Yo empujaba la pared mientras hacía ruidos al respirar “aaaeeeiuuuu”, bajé a empujar la cama y me vi en la alfombra de rodillas. Estanjano ya vestido me dijo que me vistiera, pero yo era incapaz de sentarme en la cama, con los calcetines aún en la mano, volví a ponerme de rodillas en la alfombra. Estanjano volvió a la habitación llamando a su hermano y le dije que se viniese a por estanjanito(al que puso dibujos para que no se asustara por mis gritos), que no daba tiempo.

Noté una presión muy fuerte y me vino la imagen de una cabeza apretando.

Estanjana: “Llama al 112!!! Que noto la cabeza!!!”

Estanjano: “Como voy a llamar!!” no se creía lo que le decía pero llamó para que vinieran. “Me han dicho que te tumbes en la cama y no aprietes”

Estanjana: “si los cojones”

Intenté no apretar durante las siguientes dos contracciones. Mientras me bajaba las bragas hasta las rodillas y gritaba:
“trae toallas!!” estanjano estaba tan nervioso que no sabía ni donde estaban. Puse una pequeña debajo para evitar golpe si no podíamos cogerla.

Estanjana: “Ya esta la cabeza aquí. Tendrás que cogerla tu”

Estanjano se agachó detrás de mi y en ese momento se creyó lo que le decía pues vió la cabeza asomar. Cogió una toalla grande y puso las manos. En otro pujo su hija cayó en sus brazos y me la dió después de moverla un poco porque la niña no lloraba. Y no lloró, como hizo su hermano al nacer, estanjanita hacía ruiditos y se movía. Yo sabía que estaba bien y estanjano fue a llamar de nuevo al 112 para avisarles. En los 12 minutos que tardó en llegar la ambulancia. Yo había dado a luz a mi hija, entre gritos y dolor (no dolor desagradable). Siendo la directora, sabiendo lo que estaba pasando, dueña de mi cuerpo y con estanjano como mi único compañero, el matrón, el que cogió a su hija y me la dió.

Fue un momento mágico, feliz e inimaginable. Estanjano hizo pasar a estanjanito un momento para que viera a su hermana.

Estanjanito: “tiene una cosa roja en la cabeza”

Estanjano y yo aún comentamos los detalles de aquella madrugada y aún no sabemos si todo fue cierto aunque miremos a nuestra preciosa hija. Somos afortunados de lo vivido porque nosotros trajimos al mundo a nuestra pequeña.

Lo que viene después lo dejo para otro día…


Mamá ¿cómo va?

La otra tarde estaba hablando con estanjanito de que ya pronto nacería estanjanita. Y la conversación que sigue no tiene desperdicio:

-estanjanito: “¿saldrá por el ombligo?”
-estanjana: “¿tu qué piensas?” (para saber hasta donde explicar y como)
-estanjanito: “no sé como va eso, mamá!”
-estanjana: “pues sale por el toto”
-estanjanito: “¿y como sale?”
-estanjana: “pues las mamas aprietan y sale el bebé”
-estanjanito: “sale por el culo como la caca! Jeje”
-estanjana: “bueno, es parecido pero sale por el toto”
Cachondeo hubo con lo de la caca!


Tercera clase preparto. Lactancia (Parte I)

Llego ahora mismito de la clase de preparto con muchas ganas de escribir todo lo que tengo en la cabeza. Bueno, vale, confieso que he comido un bocadillo antes de sentarme a escribir!

La clase de hoy ha sido realmente interesante, me ha gustado mucho (algunas cosas menos, pero ya se sabe de una talibana de la teta como yo). Me he involucrado en la clase y casi la hemos dado a trío entre la matrona, otra chica que dió lactancia prolongada y yo. Sí me he callado en algunas cosas que son las que menos me han gustado, pero entiendo que la matrona da consejos más allá de la lactancia.

Lo que más me ha gustado es que no he sido la única que dió pecho y más que otra mamá lo dió pasados los dos años del niño. La matrona ha preguntado cuantas sabían de lactancia (ninguna) y cuantas pensaban dar pecho (muchas dudas), por suerte, o porqué se han callado, ninguna ha dicho un rotundo no a probar a dar pecho.

La matrona ha comentado varias cosas, intentaré resumir un poco, pero no prometo nada.

La primera y más importante es que en el momento del nacimiento, el bebé se pone encima de la mamá porque es en la primera hora cuando el bebé necesita succionar (yo añadiría, y estar en contacto con mamá que es lo único que conoce por ahora) y en las horas posteriores el cansancio del parto puede hacer que el bebé duerma tiempo seguido. Comentó que se pone el bebé encima la barriga de mamá y él solito es capaz de buscar el pecho y “enchufarse”, os prometo que es totalmente cierto, y es increíble verlo! Os recomiendo que busquéis un video sobre ello, los bebés son capaces de “arrastrarse” hasta el pecho y cogerlo.

En las primeras horas el bebé succiona el calostro, uno de los alimentos más importantes para los primero días del bebé. El calostro, es llamado el oro líquido por las grandes ventajas que tiene, pero no voy a ser yo quién os las cuente, Elo de “Una maternidad diferente” lo explica estupendamente en este post: Calostro

De las cosas que pasa los primeros días en el hospital es que estás cansada, si eres primeriza, estás un poco despistada y con la cosa de no saber muy bien qué hacer. Eso y la cantidad de órdenes que puedes llegar a recibir puede hacer que te vuelvas loca. La lactancia materna debe darse a demanda, eso lo digo yo y todos los expertos en este tema, a pesar que mucha gente dice que hay que dar cada tres horas. Mi consejo es que os olvidéis del reloj, la maternidad no es a golpe de minutos, y aunque suene hippy: debe dejarse llevar y fluir.

Una de las mayores preocupaciones es si el bebé come suficiente, la mejor forma de saberlo es si moja los pañales, eso significa que come, y si os parece poco, imaginaos esto:

imagesCA3JIRQS

Estómago del bebé

La subida de leche se produce en los días posteriores al parto, si es un parto vaginal tarda 2 ó 3 días, que es lo que tardamos en ir a casa, y si es un parto por cesárea suele tardar unos días más. La subida se puede producir gradualmente o de  golpe y notas los pechos enormes, a rebentar. ¿Qué hay que hacer? pues vaciar pechos, la mejor forma es poner el niño al pecho. La matrona recomendó, que en el caso que nos notemos los pechos muy duros el bebé puede costarle cogerlo así que se puede hacer un poco de extracción manual para que se agarre bien (no sé que deciros al respecto porque no tuve problemas con ello)

La matrona recomendó sacarse un poco de leche durante el día y guardarla. Dar el pecho cada 2,5 horas y alargar la última toma nocturna, que el padre sea quién le de la leche extraída durante el día, para que la madre pueda dormir unas horas más. (no es algo que me convenza mucho, la verdad, mi recomendación es que según lleguéis a casa del hospital, apaguéis móviles y teléfonos y os echéis a dormir sea la hora que sea, y que entre toma y toma os olvidéis de todo y descanséis)

Hay que saber que cuanto más succiona el bebé más producción de leche se produce para garantizar su alimentación. No se trata de tenerlo al pecho hora y media si el niño no succiona, los primeros días tardará entre 10 y 15 minutos en succionar, y es mejor ponerlo más amenudo y poco tiempo (sin cronómetro, y lo que el niño realmente necesite, los tiempos son para saber una aproximación, pero el niño tomará lo que necesite). Y aunque la matrona recomendó dar un pecho ese tiempo de 10-15 minutos y luego cambiar de pecho, yo os digo que lo mejor de todo es la leche final del pecho que es la que tiene más grasa, así que mejor que el bebé vacíe por completo la teta y luego la cambiemos, casi todos los bebés sueltan al terminar la leche, momento en el que cambiamos de pecho y luego lo soltará o se quedará dormido. En la siguiente toma, debemos empezar por el último pecho (algunas mamás se lo apuntan, otras se ponen lacitos, y es que los primeros días a veces no te acuerdas del pecho que toca)

Uno de los problemas que hay con la lactancia materna es una posible ingurgitación de los pechos o una mastitis si no se vigila. También están las grietas pero ya lo comentaremos. No hay que asustarse, sólo no hay que dejar pasar los avisos que nos dan los pechos.

Una cosa importante es el vaciado de los pechos, y hay varias formas de hacerlo a parte del bebé, una es manual (aquí se puede incorporar la recogida del otro pecho mientras el bebé succiona, que no se lo cree nadie hasta que no ve salir leche a chorros), y otra mecánica, con un sacaleches, las expertas en eso son Suu de Construyendo una familia, aquí tenéis un post sobre el alquiler de sacaleches, y La Mamá Vaca, aquí tenéis un post de cómo elegir un sacaleches. Y os recomiendo que os déis un tour por sus blogs porqué son muy buenos.

¿Y si tienes una mastitis? Pues hay varias formas que hay para que pase, calor y masaje (también ayuda en la ingurgitación), otra sería ir a ver al veterinario, sí, sí, veterinario, no me he confundido, Suu pasó por ello y lo explica aquí, y la matrona nos ha comentado las diferentes posiciones del bebé para que vaya vaciando distintas partes del pecho, porque vacía más por la zona donde tiene la barbilla. Yo os recomiendo que probéis distintas para ver cuál os va mejor en cada momento, y no os perdáis el mamasutra:

mamasutra1

Y seguiría y seguiría y os daría un montón de consejos para que gocéis con vuestros hijos de una fantástica lactancia materna. Un último consejo es que os dejéis ayudar, que pidáis ayuda con las dudas y problemas que os puedan surgir y que probéis por lo menos varias formas para conseguir una lactancia satisfactoria. Yo estaré aquí, con mis mamis blogueras, no dejéis de pasar por sus blogs (que saben más que yo) por si me necesitáis.

 


A %d blogueros les gusta esto: