Archivo de la etiqueta: postparto

Sexo después de un parto con desgarro

Hace dos años que nació estanjanita, en casa, por sorpresa y rápida. A estanjanita le va la marcha desde el primer minuto, igual por ser hija de la primavera.
Si quieres saber más detalles de como fue…aquí y aquí
Con el parto me desgarré entera, hasta el ano, sí, ya ves. Lo achaco a la episiotomía que me hicieron en el parto de estanjanito, que le abrió camino.
En la visita postparto a suelo pélvico me dieron de baja durante seis meses. Y me dieron mucus, que por suerte ya usaba gracias a matronaonline (detalles aquí)
Ahora que estás en antecedentes, te cuento. Al pasar las semanas, por muy cansada que estés, empiezas a pensar en el sexo, aunque sea por tu pareja y para demostrarle tu amor después de un acontecimiento de tal calibre como es tener un hijo. Bueno, que me voy por las ramas.
El sexo aparece tarde o temprano y te preguntas como será, como volver a ello, y más con una cicatriz de delante a atrás. Pero si has superado el momento de ir al baño, sí, también da miedo, pero también lo superas.
La palabra mágica más que nunca ahora es: IMAGINACIÓN. La penetración en las primeras veces es impensable, te tensas y hasta se te corta el rollo, así que la apartáis, ya vendrá. La verdad es que después de los seis meses, la doctora de suelo pélvico me dio el alta y me dijo que paciencia. Tal es así que hasta justo un año después no fuimos capaces de tener sexo con penetración aunque lo intentamos pero yo me notaba la cicatriz y me dolía. Tuvimos buen sexo de todas formas pero falta algo. Y con el cansancio y estrés que ya es una familia se juntó un negocio propio y además de hostelería, muchas horas y poco relax.
Si te encuentras en la misma situación, de un parto con desgarro te puedo decir que relajación y paciencia.
Es aún ahora que dos años después la penetración la tengo que guiar porqué me sigue doliendo dependiendo de la postura. Me da poder!
Eso sí, se cuando cambiará el tiempo pues la cicatriz del culo me pica!
Todo pasa y hasta podría volver a parir, pero no caerá esa breva! Jeje

Anuncios

Postparto: cuidados de mamá

Una vez terminada la cuarentena, siempre que el parto no haya sido por cesárea (creo que hay que vigilar varios meses más con la cicatriz) se pueden empezar con ejercicios para recuperarse, y en eso ando.

Lo primero vamos a centrarnos en la vagina (el chichi para los amigos, jeje) dependiendo de como haya sido el parto, si con episotomía, con desgarro, … En mi caso (con desgarro y muchos puntos) una vez curado y sin problemas por ahora, he hecho caso a las recomendaciones de matronaonline, y me he comprado un hidratante externo y un lubricante tipo mucus, de cumlaude (21 € ambas). La verdad es que noté diferencia al usar el lubricante, es como natural, refrescante y se nota mucho como desaparece la sequedad en las relaciones sexuales. Matronaonline me comentó, y yo os transmito su sabiduría por si no leísteis su comentario al post de la visita a la matrona, que no usara lubricantes de estas marcas conocidas por sus condones porque cambian el ph.

 

2014-05-05 16.18.51

Otro cuidado es el de la piel del cuerpo. He notado desde la segunda semana más o menos, que tengo la piel muy seca, pero seca de que me escamaba. Cuando me acuerdo, y es que soy muy mala para los cuidados pero hay que ponerse, me hidrato con una crema para pieles secas, aunque me gustaría comprarme una de rosa mosqueta de babaria que me fue muy bien en el otro postparto, pero hay que terminar esta a ver qué tal me deja.

Otra parte a cuidarse es la cara, la verdad es que fui a por una crema para pieles secas normal y no noto mucho avance, la cara se me cae a cachos de lo seca que está y la crema no me refresca, me hicieron una recomendación por twitter  sobre vichy pero quiero ver más opciones, porqué me pica de la sequedad.

Bueno ya nos hemos hidratado, o en eso estamos, hay que beber mucha agua, y más dando pecho. Por supuesto comer sano y eso, aunque no he llegado a organizarme y estoy a lo que pillo muchas veces.

La vista es algo importante, recomiendan los especialistas, aunque sea algo poco extendido de comentar a las mamás, que se haga una visita postparto. Yo me la hice porqué quiero volver a usar lentillas después de cinco años y resulta que no tengo apenas lágrima porqué tengo el conducto extruido, así que tengo que sumar a mi tiempo unos minutillos para desmaquillarme todos los días (aunque no me haya maquillado) con una gasa con agua caliente y unos ejercicios para intentar desatascar el lagrimal y poder así usar las lentillas.

Ahora el ejercicio, lo más importante es nuestro suelo pélvico, eso a lo que no hacemos caso y no sabemos que existe hasta que parimos y aparece la incontinencia. La otra vez, en el hospital me dieron unas fotocopias con ejercicios para reforzar el suelo pélvico y como no le hice mucho caso al principio, tuve algo de incontinencia y me puse a ello.

Esta vez no tengo recomendación alguna, tengo la cita para suelo pélvico en el hospital a los cuatro meses de dar a luz por mi enorme desgarro pero nada más. Así que me he buscado la vida por internete. Encontré un vídeo del hospital de valencia que es gimnasia postparto con bebés, que me encanta eso de hacer gimnasia con los peques.

Y en una página de productos para la incontinencia hay vídeos para hacer con la pelo suiza que me gustan. (podéis verlo en mi playlist de youtube: “baile recuperación postparto” donde me he puesto música para bailar mientras caliento un poco)

Intimina se puso en contacto conmigo y me mandó un aparatito el KegelSmart para hacer los ejercicios kegel con un “minientrenador”. Y de nuevo, matronaonline, me hizo una gran recomendación, y es que me valoren como está mi suelo pélvico para probarlo. Así que en julio después de que me valoren os contaré mi experiencia con ello.

2014-06-06 10.46.26

Estoy buscando algo más completo, no sé si yoga, pilates, baile, sé que lo mejor son los ejercicios hipopresivos,… igual para hacer con estanjanita y así disfrutamos las dos un ratito en casa, tengo que organizarme todo para dedicarme cinco minutillos.


Mimabox, idea para regalar…

…O para autoregalarse.

IMG_5665_480x340

Mimabox son cajas-canastillas o como ellos les llaman e-canastillas. Cajas muy bien presentadas para comprar online para embarazadas, bebés, postparto y papas.

IMG_5692_480x340

 

Como podéis ver en su web son canastillas que además de productos para el bebé, para el cuidado de mamá antes y después de dar a luz o para el papá, van acompañadas de actividades y con un año de consulta pediátrica con un especialista. Hay unas cajitas de experiencias para la embarazada, como una ecografía o el post-parto a hacer en varias comunidades (que animo a que amplien porqué parecen muy interesantes) y me parece un regalo muy original para la recién parida.

IMG_5660581_800x600

Hay cajitas para cada etapa o “tipo” de bebé: el baby fashion, baby papillas, baby spa, baby little chef,…incluso baby ecológico, con productos libres de toxinas y conservantes.

IMG_56754134_800x600

Los precios de las e-canastillas van desde los 24,90 € hasta los 79,90 € dependiendo de la tipología.

Me mandaron una muestrita con dulces, “Remedios dulces de Mimabox” les llaman, que van con unas etiquetas personalizadas. En mi caso: “Para estanjana, la mamá más dulce” decía un botecito lleno de dulces besos y otro: “Porque te lo mereces mamá” de gominolas de fresa.

2014-04-25 17.14.27

Estanjano (gran siberita de las chuches) las define como de gran calidad y sabor. Así están los botecitos de vacíos en dos días.

Ya sabéis si necesitáis regalos para bebés, papás o mamás, entrad en Mimabox.es

logo


Mi postparto: la cuarentena

En resumen: ha sido una buena cuarentena. No sé si por el parto natural, por mi optimismo y felicidad, por tener otro niño que atender o por todo a la vez. Pero no se me ha hecho pesado ni me ha costado. Con estanjanito sólo tengo el recuerdo de estar en casa y en bata todo el día, en esta cuarentena no he parado mucho, sin forzar, claro, pero hemos salido y aprovechado el buen tiempo.

El postparto se inicia al alumbrar la placenta, y ya os conté esa parte, pero creo que olvidé contar que empecé con tiritonas, no es que tengas frío, empiezas a temblar, tu cuerpo ahí por libre, pero no os asustéis que es normal en un parto vaginal sin anestesia. De ahí pasas a la siguiente fase: los entuertos, que son espasmos del útero para volver a su estado, y me dolían la verdad, pero después de los pinchazos en el “xixi” (con perdón) ya lo demás nada. Para pasar el dolor me dieron “gelocatil”, me podía tomar dos de golpe y la verdad es que al rato me olvidaba, y sólo era a ratos cuando notaba el dolor, al segundo día ya me los salté y me dolía cuando la niña mamaba porqué la lactancia materna ayuda al útero.
Una vez en casa, antes de quitarme los puntos, yo seguí con la forma de limpiarme que dicen en el hospital, ya lo hice con el postparto de estanjanito, y es que lo de limpiar con suero me deja más tranquila, después dos compresas gordas y andando. Es un engorro y, a parte de la barrigota que aún me quedaba, los pantalones no me entraban.

Pasada la visita a la matrona, ya sin puntos usé sólo una compresa y para salir de casa, de las finitas. Así pude recuperar algún pantalón, el que más ilusión me hizo, un vaquero de los míos estrechos, los demás no abrochaban. Pero vestirme algunos días, con las ganas que tenía de lucir un poco, a veces, se hacía difícil. Un domingo me llegué a probar cinco pantalones distintos.
La barriga bajó a buen ritmo, a las tres semanas y con un buen “saboir efer” de estilismo casi no se notaba nada y en el espejo se reflejaba una pequeña barriguita blandengue, al ponerme el pantalón aprieta la barriga para arriba y zas! aparece ahí un masacote que busca la vida para encontrar una camisa o jersey que lo disimule un poco. Aunque claro, entre la lactancia materna de cada dos horas algunos días, ir y venir con estanjanito y coge-deja a estanjanita en la hamaca…como para no perder! Ahí aún queda testimonio barreguil y hay que perder un poco y tonificar pero ahora no estoy por la labor. Ya lo arreglaré con el tiempo no es algo que me preocupe en exceso, he dado a luz, no se puede estar como antes!

A los quince días parecía que dejaba de sangrar pero volví, con menos cantidad, hasta justo el mes. Que creo que es la parte más engorrosa de la cuarentena.

Intento comer cosas que me ayuden a ir al baño, por lo de mi superdesgarro. Como el muesli, que a alguien como yo que no me gusta encontrar cosas mientras bebo, pues me resulta un poco desagradable además de la pesca en la leche que tengo que hacer medio dormida. Los trocitos de chocolate sí están ricos pero el resto es soso, aunque me voy acostumbrando. El problema es que bebo mucha agua, como muesli y yogures para ir al baño regularmente, pero claro, lo compenso con chocolate y donuts y demás… Entonces normal que esté días sin ir al baño. Por lo menos no me ha dolido que es lo importante para no joderme estropearme la zona.

Me siento feliz, por crear una familia más grande, por el tipo de parto y por haberlo compartido con estanjano, por muchas cosas y eso me ha ayudado a ver todo diferente, hasta la cuarentena que se me hizo pesada en el primer embarazo, la he llevado estupendamente, hasta ganas de “intimar” (como dice Marge Simpson) con mi marido tenía, jeje. Pero hay que respetar y esperar a finalizar la cuarentena que todo tiene que volver a su sitio…

No sé si me dejo algo, si no ya os lo contaré… en próximas entregas, tachan, tachan, jeje, lo que sigue a la cuarentena, los cuidados y demás.

 


Visita postparto a la matrona

Ahora me tocaba visita médica a mi. A nueve días de dar a luz y entre papelotes me fui a mi matrona entusiasmada porqué sabía que le gustaría mi historia de parto. Y así fue, me dijo que ya sabía que tendría un buen parto porqué me veía centrada, con cabeza y segura (si me estuve una semana viendo vídeos de partos! como soy yo que siempre necesito tener mucha información antes de algún acontecimiento, y mira por donde tiene sus frutos). Aunque no se imaginaba que pariría sola en casa, claro, ni yo!!
Me dijo que la vagina había vuelto a su estado perfectamente y me quitó los puntos porque ella dice que lo que no haya curado en siete días ya no necesita puntos y que el cuerpo ya lo puede ver como un cuerpo extraño. Había un punto “puñetero” (sería lo que me molestaba al apoyar la pierna derecha, aunque no le comenté que me había empezado una molestia porqué pensé que se debería a eso, pero duró unos días)

Y me enseñó la cantidad de ellos, teniendo en cuenta donde estaban y lo pequeños que tienen que ser me sorprendió mucho. Como no tengo pérdidas (bueno después de eso sí he tenido alguna) se quedó tranquila por mi suelo pélvico y más sabiendo que tengo una visita en unos meses.
Me dio una crema regenerante porque sí tengo un “boquete” pero en general dice que es un trabajo muy bien hecho y muy a conciencia (normales los 40 minutos que se pasó la ginecóloga cosiendo)

Me invitó a asistir al grupo de lactancia, porque como conoce mis ganas por meter baza le debe gustar tener a alguien que se meta en todo, jeje.
Me felicitó por mi “saber estar” en mi parto y me dijo que me veía muy bien. Próxima visita al terminar la cuarentena. Ahora que se acerca (11 días me faltan) tengo ganas que me diga como lo ve todo y supongo que me de algunas medidas de cara a las relaciones sexuales.

Sé que ha quedado un poco escueto pero así fue la visita, jeje. Os daré más detalles con la próxima y el post que quiero hacer de mi postparto.

 

 


Después de dar a luz

Este post sigue al anterior de mi parto de estanjanita. Debo avisar que igual hay algún momento desagradable. Pero forma parte del parto igual y no quiero olvidarme de esa parte aún:

Nos habíamos quedado en mi habitación. Estaba yo con estanjanita envuelta en una toalla sobre mi pecho, de rodillas sobre la alfombra manchada y notando el cordón umbilical que subía por detrás de mi uniéndonos aún.

Mientras oí como estanjano volvía a llamar al 112 para avisarles que ya había dado a luz. Al día siguiente me contó que al ver la ambulancia sacó medio cuerpo fuera por la ventana para que no se pasaran y gritando: “ya ha nacido!!” (bueno eso sí lo oí mientras miraba a mi pequeña “ruiditos” manchadita). Antes de que subieran los sanitarios, estanjano hizo pasar a su hermano a conocer a su nueva sobrina. Mi pobre tenía una cara a susto por todo aquello.

De golpe llegaron los sanitarios, y aunque sé que tengo que agradecerles la ayuda, mi sensación en aquel momento fue que entraban elefantes en una cacharrería. 

Me ayudaron a levantarme porque me sentía incapaz. Me quité las braguitas y me tumbé en la cama, sin desprenderme de mi hija. Me ayudaron a subir el jersei del pijama para hacer piel con piel con mi hija.

Ahí noté el escozor de mi vagina pero no sé si por la oxcitocina o la situación, no era un escozor exagerado.

Tumbada en la cama cortaron el cordón y empecé a notar dolor, todavía faltaba expulsar la placenta. No eran fuerzas lo que me faltaban pero después de las ganas inmensas de empujar ahora no sabía si empujaba como debía. Estuvimos un buen rato a ver si expulsaba la placenta, dolía y como ese dolor no me iba a traer nada tan precioso como mi hija, era un dolor diferente. Pero parecía estar muy arriba. El doctor me preguntó como había sido la cosa y me dijo: “como habéis esperado tanto?” Tanto? Me pregunté yo, si esperé dos horas para dilatar bien y tranquila, y esperé hasta que las contracciones se hicieron más intensas y regulares? (después me enteré que también se lo había preguntado a estanjano y que él también se quedó pensativo)

Como no salió toda la placenta, me ayudaron a levantarme y me sentaron en una silla para bajarme a la ambulancia. Seguía sintiendo dolor y más con cada movimiento. Una vez en la entrada del edificio noté más dolor y me animaron a empujar. Pasado el pujo me cogieron (bueno a ambas, porque seguía con estanjanita encima) para ponerme en la camilla. Fuera llovia y nos llevaron a la ambulancia tapadas totalmente con sábana, manta y manta térmica.

Sin ya saber muy bien en que dirección estaba yo, mi hija empezó a mamar en esa ambulancia y entre más dolores expulsé más placenta. Unos diez minutos eternos después llegábamos al hospital mientras yo pensaba en mi marido y que no sabía como estaba de nervioso. No sabía si cogería el bolso y no le había visto antes de salir. Y en estanjanito, del cuál no me pude despedir.

Una vez en el paritorio, me cogieron a la niña para cambiarme de camilla. Mi pobre lloraba, no fueron ni dos minutos, pero fue de las pocas veces que la oí llorar esa noche; comprobaron que estuviera bien y me la devolvieron después de ponerme un camisón y guardar mi jersey de pijama y la toalla en unas bolsas de plástico. Al rato, con ayuda, terminé el alumbramiento de la placenta por completo, empezaron los escalofríos y tembleque.
Estanjanita seguía enganchada a mi teta derecha.

Me miró una ginecóloga y me dijo que había desgarro que como era importante llamaba a una compañera. Eran alrededor de las cinco de la mañana y vi que en la vía había oxcitocina sintética (no sé el porque, igual para el alumbramiento de la placenta).

Supe que mi marido había llegado pero se olvidó el bolso así que le hicieron volver a casa. La otra ginecologa llegó y la conclusión fue que había que coser, el desgarro llegaba hasta el recto (tipo IIIb por lo que pone el informe. Yo lo achaco a la episotomía y desgarro que sufrí en el parto de estanjanito pero no lo sé de verdad). Me pincharon el ano para anestesiarme la zona, os puedo asegurar que duele un montón (más que parir). Y empezaron a coser, así de abajo a arriba.
Mientras, recibía preguntas sobre mis datos personales para avanzar el registro y nos cogían las huellas. Algunas respuestas me costó porque los pinchazos en la vagina no me dejaban continuar. Eso si se me hizo eterno, quería que terminara ya.

En los cuarenta minutos que tardó me imaginé el destrozo y como podía quedar aquello para el futuro. Reconozco que ahí sí sentí un poco de miedo por la vida de mis partes a partir de ese momento.

En lo que me cosió, mi marido llegó de nuevo, tenía ganas de verle.

La ginecóloga me comentó que a partir de ahora debía vigilar de no tener estreñimiento, que me darían medicación para ello y una visita en cuatro meses para suelo pélvico.

Cambiamos de camilla (rueda como una croqueta me dijeron) y para el box. La cara de mi marido cuando le hicieron pasar me hizo respirar y ahí disfrutamos en calma mirando los dos a nuestra pequeña y comentando detalles de lo sucedido.

Me contó el desastre de habitación que había quedado, los sanitarios no se llevaron nada, dejaron tirados guantes y bisturí (que no digo que se pongan a limpiar pero hay cosas que deberían llevarse con ellos creo yo)

Después de un ratito subimos a planta y lo que viene después lo dejamos para otro post…


Tercera clase preparto. Lactancia (Parte I)

Llego ahora mismito de la clase de preparto con muchas ganas de escribir todo lo que tengo en la cabeza. Bueno, vale, confieso que he comido un bocadillo antes de sentarme a escribir!

La clase de hoy ha sido realmente interesante, me ha gustado mucho (algunas cosas menos, pero ya se sabe de una talibana de la teta como yo). Me he involucrado en la clase y casi la hemos dado a trío entre la matrona, otra chica que dió lactancia prolongada y yo. Sí me he callado en algunas cosas que son las que menos me han gustado, pero entiendo que la matrona da consejos más allá de la lactancia.

Lo que más me ha gustado es que no he sido la única que dió pecho y más que otra mamá lo dió pasados los dos años del niño. La matrona ha preguntado cuantas sabían de lactancia (ninguna) y cuantas pensaban dar pecho (muchas dudas), por suerte, o porqué se han callado, ninguna ha dicho un rotundo no a probar a dar pecho.

La matrona ha comentado varias cosas, intentaré resumir un poco, pero no prometo nada.

La primera y más importante es que en el momento del nacimiento, el bebé se pone encima de la mamá porque es en la primera hora cuando el bebé necesita succionar (yo añadiría, y estar en contacto con mamá que es lo único que conoce por ahora) y en las horas posteriores el cansancio del parto puede hacer que el bebé duerma tiempo seguido. Comentó que se pone el bebé encima la barriga de mamá y él solito es capaz de buscar el pecho y “enchufarse”, os prometo que es totalmente cierto, y es increíble verlo! Os recomiendo que busquéis un video sobre ello, los bebés son capaces de “arrastrarse” hasta el pecho y cogerlo.

En las primeras horas el bebé succiona el calostro, uno de los alimentos más importantes para los primero días del bebé. El calostro, es llamado el oro líquido por las grandes ventajas que tiene, pero no voy a ser yo quién os las cuente, Elo de “Una maternidad diferente” lo explica estupendamente en este post: Calostro

De las cosas que pasa los primeros días en el hospital es que estás cansada, si eres primeriza, estás un poco despistada y con la cosa de no saber muy bien qué hacer. Eso y la cantidad de órdenes que puedes llegar a recibir puede hacer que te vuelvas loca. La lactancia materna debe darse a demanda, eso lo digo yo y todos los expertos en este tema, a pesar que mucha gente dice que hay que dar cada tres horas. Mi consejo es que os olvidéis del reloj, la maternidad no es a golpe de minutos, y aunque suene hippy: debe dejarse llevar y fluir.

Una de las mayores preocupaciones es si el bebé come suficiente, la mejor forma de saberlo es si moja los pañales, eso significa que come, y si os parece poco, imaginaos esto:

imagesCA3JIRQS

Estómago del bebé

La subida de leche se produce en los días posteriores al parto, si es un parto vaginal tarda 2 ó 3 días, que es lo que tardamos en ir a casa, y si es un parto por cesárea suele tardar unos días más. La subida se puede producir gradualmente o de  golpe y notas los pechos enormes, a rebentar. ¿Qué hay que hacer? pues vaciar pechos, la mejor forma es poner el niño al pecho. La matrona recomendó, que en el caso que nos notemos los pechos muy duros el bebé puede costarle cogerlo así que se puede hacer un poco de extracción manual para que se agarre bien (no sé que deciros al respecto porque no tuve problemas con ello)

La matrona recomendó sacarse un poco de leche durante el día y guardarla. Dar el pecho cada 2,5 horas y alargar la última toma nocturna, que el padre sea quién le de la leche extraída durante el día, para que la madre pueda dormir unas horas más. (no es algo que me convenza mucho, la verdad, mi recomendación es que según lleguéis a casa del hospital, apaguéis móviles y teléfonos y os echéis a dormir sea la hora que sea, y que entre toma y toma os olvidéis de todo y descanséis)

Hay que saber que cuanto más succiona el bebé más producción de leche se produce para garantizar su alimentación. No se trata de tenerlo al pecho hora y media si el niño no succiona, los primeros días tardará entre 10 y 15 minutos en succionar, y es mejor ponerlo más amenudo y poco tiempo (sin cronómetro, y lo que el niño realmente necesite, los tiempos son para saber una aproximación, pero el niño tomará lo que necesite). Y aunque la matrona recomendó dar un pecho ese tiempo de 10-15 minutos y luego cambiar de pecho, yo os digo que lo mejor de todo es la leche final del pecho que es la que tiene más grasa, así que mejor que el bebé vacíe por completo la teta y luego la cambiemos, casi todos los bebés sueltan al terminar la leche, momento en el que cambiamos de pecho y luego lo soltará o se quedará dormido. En la siguiente toma, debemos empezar por el último pecho (algunas mamás se lo apuntan, otras se ponen lacitos, y es que los primeros días a veces no te acuerdas del pecho que toca)

Uno de los problemas que hay con la lactancia materna es una posible ingurgitación de los pechos o una mastitis si no se vigila. También están las grietas pero ya lo comentaremos. No hay que asustarse, sólo no hay que dejar pasar los avisos que nos dan los pechos.

Una cosa importante es el vaciado de los pechos, y hay varias formas de hacerlo a parte del bebé, una es manual (aquí se puede incorporar la recogida del otro pecho mientras el bebé succiona, que no se lo cree nadie hasta que no ve salir leche a chorros), y otra mecánica, con un sacaleches, las expertas en eso son Suu de Construyendo una familia, aquí tenéis un post sobre el alquiler de sacaleches, y La Mamá Vaca, aquí tenéis un post de cómo elegir un sacaleches. Y os recomiendo que os déis un tour por sus blogs porqué son muy buenos.

¿Y si tienes una mastitis? Pues hay varias formas que hay para que pase, calor y masaje (también ayuda en la ingurgitación), otra sería ir a ver al veterinario, sí, sí, veterinario, no me he confundido, Suu pasó por ello y lo explica aquí, y la matrona nos ha comentado las diferentes posiciones del bebé para que vaya vaciando distintas partes del pecho, porque vacía más por la zona donde tiene la barbilla. Yo os recomiendo que probéis distintas para ver cuál os va mejor en cada momento, y no os perdáis el mamasutra:

mamasutra1

Y seguiría y seguiría y os daría un montón de consejos para que gocéis con vuestros hijos de una fantástica lactancia materna. Un último consejo es que os dejéis ayudar, que pidáis ayuda con las dudas y problemas que os puedan surgir y que probéis por lo menos varias formas para conseguir una lactancia satisfactoria. Yo estaré aquí, con mis mamis blogueras, no dejéis de pasar por sus blogs (que saben más que yo) por si me necesitáis.

 


A %d blogueros les gusta esto: