Archivo de la etiqueta: recuerdo

Se acerca navidad…tiempo de ayudar

Bueno en algunos sitios ya lo es hace mucho, ejem, pero ya es casi Navidad. La navidad es un tiempo que me gusta mucho, me recuerda a cuando mi familia se reunía (aunque aprovechábamos cualquier excusa), sin prisas, compartiendo momentos felices, cuando parecía que el tiempo se paraba, cuando la casa se vestía para arroparnos, un espíritu que me llena, que me alegra y entristece a la vez, pues esos momentos no volverán, y cuando los recuerdo pienso en los que faltan cada año.

Sí, a veces, puede parecer ignorante, tonto o hipócrita. Pero yo los recuerdo todos los días y les echo de menos, pero esta época que para nosotros era tan especial me hace estar más sensiblona. Y parece que es ahora cuando todos nos volcamos lo que no hacemos durante el año, cuando nos acordamos, pues a veces sí, pero mejor acordarse ahora que nunca. A pesar que hay personas que luchan todos los días contra las adversidades, y el resto no lo vemos lo suficiente.

A veces, me riño a mi misma por pensar en tonterías, sabiendo que hay personas que sufren, sin casa, ni comida, ni recursos, pero peor llevo no poder ayudar suficiente a conocidos que tengo lejos y a los que me gustaría poder abrazar por lo menos, personas con familiares enfermos, que cada día es un día más para ellos, una lucha incesante a favor de la vida, embarazadas sufriendo por los bebés que llevan dentro, aquellos amigos que sufren por sus hijos, hospitalizados, operados y con terribles pruebas ya tan pequeños. Me siento mal, no sé qué desearía tener, si tiempo, dinero, todo, para poder hacer algo más, por hacer que se sintieran reconfortados, las distancias son muy malas pero sabéis que os tengo presente a todos, si no, culpa mía, intentaré mejorar.

En esta época previa aprovecho para hacer balance, para acordarme de todos y para mejorar. Muchos son los gestos que se hacen ahora más evidentes, recogida de ropa, juguetes, comida, subastas y maratones, bienvenidos sean.

Así que pondré una miguita, intentaré hablar sobre varios gestos y proyectos de ayuda, solidarios, que se hacen cerca o lejos, para que aprendamos, para que apoyemos y ayudemos, para que todos crezcamos como personas, para que ayudemos a enfermos, niños, personas sin recursos y a quién se pueda. Si conocéis de alguno que os gustaría dar a conocer, poneros en contacto conmigo: estanjana@hotmail.com


Me encantas cuando te pones nostalgica…

Eso me lo digo yo misma, jeje, sí, así estoy de pa’lla!

Un click, no sabría decir, a veces una película antigua, otro un comentario, una conversación… te llevan a la tierra de la nostalgia, de los recuerdos, algunos muy muy aparcados.

Eso me pasó esta tarde, hablando de costura y manualidades con mis amigas, de golpe! me acordé de mi infancia, cuando, no sé si a los 9 o 10 años, me apuntaron a un nuevo taller de bolillos (tiene muchos nombres: randes/puntes de coixí le llamabamos nosotros) era un taller para recuperar una tradición muy antigüa de mi pueblo marinero, ahí nos juntamos muchas niñas los sábados por la tarde y nos lo pasábamos genial. Fue una época muy feliz, aprendí muchísimo y fui casi profesional de ello; hicimos de aquella tradición una bonita forma de divertirse. Fuimos a jornadas, encuentros y concursos, primero los domingos por la mañana o sábados a pueblos cercanos, luego la geografía catalana y de ahí a jornadas de varios sitios de españa y alguno de Francia.

Y se me había olvidado! puede parecer algo arcaico o pasado de moda, pero nosotras lo rescatamos y me alegro muchisimo de ello, en las jornadas eramos admiradas por nuestra joventud y empeño, y ganamos más de un concurso! También instalamos en mi pueblo una jornada espectacular que reunió alrededor de un millón de “encajeras” o “puntaires” (pocos se acordarán ya de ello así que pocas pistas doy, jeje, y ya hace más de veinte años de aquello, dios!) fue una época feliz de viajes con las amigas y las mamás y papás, que como los que llevan a los niños a las competiciones nos llevaban a los encuentros. Sólo de pensar que fui partícipe de aquello me enorgullezco de haber participado y del apoyo familiar. Recuerdo a mi abuela con el abanico dándome aire por el calor, un espectacular batido después de una jornada con mi hermanopegado, sus padres y los míos, mi hermana que también estuvo un tiempo, el vestido regional catalán que nos poníamos en jornadas importantes y en las ferias, … que sencillo parece todo. Ayuntamientos, pueblos y habitantes nos apoyaban, un trabajo tan bonito, una tradición casi perdida entonces.

Y recordé que fui “profesora” de ello en las extraescolares de mi cole, porque yo fui de las últimas en dejarlo, ya cuando fui a la universidad y cada vez que iba a casa de mi abuela y veía mis cojines de “puntaire” me venían ganas de volver a cogerlo. Y me permitió conocer a Marta Ferrusola (la mujer de Jordi Pujol, presidente de Cataluña en aquellos años) y para una niña de 13 años en aquella época era un hito que se interesara alguien así por lo que haces.

Así que rescaté fotos de aquellos días, y espero en los próximos días recuperar las cajas de álbumes y labores (e igual hasta las enseño), me senté al sol de la ventana y me puse música de Júlio Iglesias (sí, que queréis esa época va ligada a la música que ponía mi padre los domingos por la mañana, una cosa sin la otra no es completo recuerdo)

Y la nostalgia se convierte en felicidad y en orgullo, y el sol se marcha y espero que el recuerdo no vuelva a borrarse… mmm donde estarán los cojines y los hilos? Estanjano ya estará temblando porque se ve la casa llena de “puntes de coixí” jeje


A %d blogueros les gusta esto: